Red de Museos de Hidalgo

Cerca de una treintena de recintos museísticos se sumaron a la declaratoria de formación de la Red de Museos de Hidalgo.

 

Suman esfuerzos e ideas


CREAN RED DE MUSEOS EN HIDALGO

*** Cerca de una treintena de recintos museísticos de esa entidad se sumaron a la declaratoria de formación de la Red de Museos de Hidalgo, para el trabajo vinculado entre estos espacios

*** La iniciativa se formalizó en el marco del IV Foro Nacional de Museos, realizado el 5 y 6 de julio en las ciudades de Real del Monte y Pachuca

 

Con la firma de la declaratoria de creación de la Red de Museos de Hidalgo, la apertura y renovación de espacios museísticos de ese estado, así como de una fructífera discusión sobre la función social de estos espacios y la necesidad de vincularlos a las dinámicas internas de las comunidades donde se asientan, concluyó el IV Foro Nacional de Museos, realizado el 5 y 6 de julio en las ciudades de Real del Monte y Pachuca.

Organizado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta) a través de su delegación Hidalgo, la  Secretaría de Turismo y Cultura de la entidad y la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), este foro académico fue el marco donde cerca de una treintena de museos de la entidad suscribieron este 6 de julio la declaratoria de creación de la Red de Museos de Hidalgo.

Entre las acciones derivadas de esta iniciativa, destacan las de compartir y generar conocimientos, la promoción de sus actividades, el fortalecimiento de la difusión, vinculación y capacitación entre sus miembros, con el objeto de conformar un sistema que beneficie a estos espacios.

Entre los museos del INAH en Hidalgo que se sumaron a la red, están el de la Fotografía, de Sitio de San Francisco, el “Fray Bernardino de Sahagún”, de Tepeapulco, y los ex conventos de Actopan y Epazoyucan, así como el Arqueológico de Tula “Jorge R. Acosta” y Sala de Orientación “Guadalupe Mastache”.

Otros de los museos del estado que se integraron a la iniciativa son: el de los Olmos de Tizayuca, de Huehuetla, de la Municipalidad de Santiago de Anaya, de la Cultura Otomí, de la Sierra Alta de Zacualtipán, los tres recintos de Tulancingo (del Ferrocarril, de los Datos Históricos y del Santo); la Sala Histórica Quetzalcóatl, en Tula; Rehilete Museo del Niño y Planetario Hidalgo, de Pachuca; el Regional Arqueológico de Huichapan y Sala Histórica, Casa Museo de Indumentaria Indígena Acaxochiteca "Señor Amarillo", de Acaxochitlán, y el de la Labranza, de la localidad de Francisco I. Madero.

El IV Foro Nacional de Museos reunió a expertos de museos locales y de todo el país, quienes mediante talleres y conferencias desarrollaron temas como la creación de proyectos museográficos, curaduría, funciones educativa y social de los museos.

Durante la jornada académica, Rodolfo Palma Rojo, delegado del INAH en Hidalgo, destacó el papel de los museógrafos en hacer comprensible lo incomprensible, y en acercar el patrimonio cultural a la sociedad. “La museografía es una labor que parece que se hizo con facilidad, pero detrás hay muchas horas de trabajo físico y mental.

“Es una actividad animada por un deseo de enseñar, mostrar, verificar y desde luego, compartir un bien cultural para que sea admirado y valorado por el público”, indicó en la recién restaurada Casa Grande de la UAEH, en el Pueblo Mágico de Real del Monte, Hidalgo, una de las dos sedes donde se efectuó el foro.

Comentó que el Centro INAH-Hidalgo tiene entre sus prioridades museográficas a los ex conventos de Epazoyucan, donde se abrió el museo arqueológico comunitario Tomazquitla con un acervo de mil 700 piezas, y  Actopan, donde ya se trabaja en la restauración del edificio y el mejoramiento de sus salas de exhibición. Asimismo, dijo, se prevé la reapertura del Museo Jorge R. Acosta y Sala de Orientación Guadalupe Mastache, de la Zona Arqueológica de Tula.

 

Función social de los museos

Durante la primera jornada, se llevó a cabo la mesa de análisis La función social de los museos, donde Ana Graciela Bedolla, académica de la Escuela Nacional de Antropología e Historia, reconocida como impulsora de museos comunitarios, señaló que la museografía ha evolucionado en los últimos 30 años, al grado que se habla de una nueva disciplina que propone la inclusión de la población aledaña a éstos, en las decisiones de exhibición y manejo del patrimonio cultural.

Agregó que “la función social de los museos ha variado en los últimos años”, al pasar de su función democratizadora y didáctica, a la época de los institucionales especializados (antropología, historia, ciencia, economía), provistos de nuevas tecnologías; y los museos comunitarios que resguardan la memoria y representan las inquietudes de la población que los alberga.

En los museos comunitarios, dijo, es indispensable “la participación y organización colectivas, porque es donde estos espacios persisten, donde si no hay organización se pierde”. La especialista sugirió “menos exposiciones permanentes y más temporales, porque con las primeras la gente va un día y ya no regresa, en cambio con varias temporales, la gente sigue viniendo y opinando. Para el buen funcionamiento se necesitan dos condiciones: participación de la comunidad y la renovación constante”.

Por su parte, Luis Gabriel Rivera Madrid, restaurador del Centro INAH-Hidalgo, enfatizó que en el siglo XXI es necesaria una concepción abierta del museo, que contemple elementos como acervo (patrimonio cultural), territorio (espacio físico) y comunidad, pues sólo la integración de estos tres aspectos permite que la colectividad se sienta identificada con su museo.

En su oportunidad, José Vergara, director del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes del Estado de Hidalgo, destacó la importancia de crear museos comunitarios porque “ya es tiempo que los gobiernos estatales y municipales vayan cumpliendo con la tarea de conservar y difundir su patrimonio cultural”, y no dejar esta tarea sólo en manos de las instituciones federales.

A su vez, Raúl Guerrero, impulsor del Museo del Maguey y el Pulque, en Tepeapulco, dijo que los museos de esta época requieren sumarse a la era de la información, que proveen las herramientas tecnológicas e Internet, y que permite pasar de un conocimiento tácito a uno explícito.

Enfatizó que también los nuevos proyectos museísticos deben surgir desde la “sociedad civil y de grupos de intereses compartidos, organizados como voluntariado, desde el experto hasta la comunidad; el otro requisito es la honestidad intelectual y que se respete la voluntad colectiva”.

 

Creatividad en los museos

La doctora Consuelo Maquívar, investigadora de la Dirección de Estudios Históricos (DEH) del INAH, participó con una ponencia magistral que puso énfasis en la creatividad y planeación en el trabajo de museos. Apuntó que esta labor debe ir desde la clarificación del proyecto, la elaboración de objetivos y el trabajo interdisciplinario en equipo, cuya ejecución debe estar sujeta a un estricto programa de revisiones periódicas y una evaluación final.

Maquívar, ex directora del Museo Nacional del Virreinato y quien ha trabajado varios años en la renovación del guión del Museo de Guadalupe Zacatecas, enfatizó la necesidad de impulsar dinámicas creativas en los equipos que trabajan en la concepción museográfica basada en la investigación; y de áreas clave como curaduría, producción, montaje, difusión y atención de los diversos tipos de público.

Otras actividades que se llevaron a cabo como parte del IV Foro Nacional de Museos fueron los talleres impartidos por expertos del INAH: Investigación y curaduría,  Función educativa en los museos y Elaboración de proyectos museográficos.

También se presentó el libro Los encantos acambarenses y sus moradas. Un estudio de la tradición oral desde la antropología social, de Carlos Vázquez Olvera, doctor en Antropología Social y docente de la ENAH, experto en museos dedicados a la historia de la tradición oral.

Atención a medios de comunicación

 

  Arturo Méndez

 

Suli Kairos Huerta Figueroa
Directora de Medios de Comunicación

Foto del día

Lenguas indígenas en México