El museo comunitario Shan-Dany, ubicado en Santa Ana del Valle, Oaxaca. Foto: Héctor Montaño / INAH.

El museo comunitario Shan-Dany, ubicado en Santa Ana del Valle, Oaxaca. Foto: Héctor Montaño / INAH.

 

*** En México existen alrededor de medio centenar de museos comunitarios

*** En el Seminario Permanente de Museología en América Latina, realizado en la ENCRyM, participaron especialistas de España, Brasil, Argentina, Colombia y México
 

En México existen alrededor de medio centenar de museos comunitarios en estados como Oaxaca, Yucatán, Veracruz, Morelos, Tlaxcala, Hidalgo, Guerrero, Querétaro y Puebla, que nacieron a partir del interés de las poblaciones por preservar su patrimonio, memoria e identidad, señalaron los antropólogos Cuauhtémoc Camarena y Teresa Morales, en el Seminario Permanente de Museología en América Latina. Museo(s) y Comunidade(s). Revisión y Evaluación de una Realidad Cambiante 2015, que se realiza en la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía (ENCRyM).

Con el tema “Museos comunitarios: principios y prácticas actuales en México y América Latina”, dentro de la mesa Repensando la Relación Museos y Comunidad, los especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), adscritos al Centro INAH Oaxaca, expresaron que dicha entidad es la que cuenta con mayor número de recintos de este tipo a nivel nacional. Hasta el momento existen 18 museos en los Valles Centrales, la Mixteca, la Costa, el Istmo y la Sierra Norte.

El museo comunitario genera acciones en favor de los intereses de la población, fortalece la capacidad de organización local en redes, brinda capacitación y responde a necesidades comunitarias.

En México, el origen de este tipo de proyecto de museo comunitario, detalló la antropóloga Teresa Morales, se remonta a 1985 en Santa Ana del Valle, comunidad zapoteca localizada en el Valle de Tlacolula de Matamoros, Oaxaca, que demandaba apoyo para crear un recinto que resguardara su patrimonio cultural.

En 1986, como fruto del trabajo y organización de la población de Santa Ana, se creó el museo Shan-Dany, que en zapoteco significa “bajo el cerro”, conformado con el apoyo y la asesoría del INAH  Oaxaca. Atesora más de un centenar de objetos arqueológicos e históricos, entre los que destacan los restos de un entierro prehispánico, armamento utilizado durante la Revolución Mexicana, un antiguo telar de madera y fotografías.

Luego de esta iniciativa, otras comunidades pidieron ayuda para crear sus propios museos, y a través de reuniones, intercambio de experiencias y capacitación conjunta, se formó la Unión de Museos Comunitarios de Oaxaca en 1991.
    
“Este proceso permitió trabajar de forma sistemática en la metodología y formar un equipo técnico que no perteneciera a ninguna institución, sino que fuera de la misma Unión de Museos Comunitarios”, señaló la antropóloga.

Los expertos manifestaron que estos museos son un proceso de creación colectivo comunitario, que desarrolla la capacidad de las comunidades de actuar sobre su propia memoria, a la vez que fomenta el autoconocimiento y la reflexión crítica.  “El objetivo es la construcción de sujetos colectivos, no hegemónicos, a partir de su identidad y su memoria”.

Para ellos no se trata de un “modelo de museo comunitario” que se desarrolla dentro de estos contextos, sino de principios y prácticas producto de la reflexión y la experiencia que son vigentes en diversos contextos. “Al hablar de modelo parece que se restringe a una fórmula rígida, cuando precisamente ha sido posible expandir y desarrollar los museos comunitarios y sus redes en muchas regiones y países porque el concepto y métodos de trabajo tienen una amplia aplicación ya que van evolucionando”.

Leticia Pérez Castellanos, coordinadora académica del Posgrado de Museología en la ENCRyM, dijo que este seminario busca explorar y discutir distintas formas de relación entre museos y comunidades; vislumbrar los contrastes y semejanzas con lugares tan alejados como Nueva Zelanda, así como reflexionar en el contexto de una realidad que se ha transformado drásticamente en los últimos años a partir de la culturalización de las tecnologías digitales.
 
Andrés Triana, director de la ENCRyM, informó que en el marco de la novena edición de este encuentro, en el que participaron especialistas de España, Brasil, Argentina, Colombia y México, se presentó la publicación electrónica de las memorias de los primeros siete años de trabajo, coordinada por Luis Gerardo Morales.

La pertinencia del libro, concluyó, radica en poner al alcance de todos los interesados los documentos, ideas y reflexiones que se han trabajado, además de ser una evidencia de la evolución de los distintos momentos del pensamiento que se han presentado en el seminario y cómo han agrupado un conjunto de ideas y preocupaciones que siguen siendo oportunas.

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (2015_293.pdf)Descargar[Boletín]

Atención a medios de comunicación

 

  Arturo Méndez

 

Suli Kairos Huerta Figueroa
Directora de Medios de Comunicación

Foto del día

Rupestre. 7000 años de Arte Contemporáneo