INAH
Inicio boletines Zonas arqueológicas Astronomía prehispánica
Astronomía prehispánica
(3 votos, media 2.33 de 5)
Miércoles, 28 de Enero de 2009 17:00
smaller text tool iconmedium text tool iconlarger text tool icon

 

Habrá actividades culturales y recreativas en la Noche de las estrellas, este 31 de enero.

Boca de Potrerillos

La Zona Arqueológica Boca de Potrerillos se localiza en el municipio de Mina, en Nuevo León; se denomina así porque la formación natural predominante es la conjunción de dos cerros donde se forma una boca o entrada al Cañón de Potrerillos.

 

Es uno de los sitios de mayor importancia en México debido a la cantidad de petrograbados que conserva, 10 mil imágenes presentes en 4 mil rocas con motivos rupestres en una o varias de sus caras.

 

Entre las imágenes destacan las dedicadas a los eventos astrales que coinciden con direcciones cardinales, la representación del Sol, la Luna, las estrellas, el paso de cometas y la caída de estrellas fugaces; los petrograbados están ubicados generalmente en áreas abiertas y despejadas que permitían la observación del cielo por las noches.

 

El antropólogo William Breen Murray, especializado en el estudio de las manifestaciones rupestres con un enfoque astronómico, describe el sitio como un calendario de horizonte que marca el año solar.

 

Debido a las condiciones geográficas, en Boca de Potrerillos las actividades especiales del programa Noche de las estrellas serán por la mañana y consistirán en tres recorridos guiados, durante los cuales se le explicará al público la relevancia de los petroglifos que hacen referencia a los fenómenos astrales. Los recorridos guiados serán a las 10:00, 11:00 y 12:00 horas. El sitio se ha preparado para recibir 300 personas.

 

En tanto que la observación astronómica a simple vista y con telescopios, así como los talleres y las conferencias se llevarán a cabo en el Planetario Alfa de Monterrey y en Parque Fundidora. En ambos sitios el público podrá ingresar a partir de las 19:00 horas. 

Calixtlahuaca

 

La Zona Arqueológica de Calixtlahuaca se localiza en el Estado de México, en las faldas del cerro Tenismó o Calixtlahuaca, en el poblado del mismo nombre. Por la posición de algunas de sus estructuras, de acuerdo con Jorge Valencia, coordinador de la actividad en este sitio, permitía una excelente observación de los astros en la época prehispánica, lo cual la hacen relevante desde el punto de vista astronómico.

 

“Se cree que el edificio principal, el templo circular de Quetzalcóatl, está relacionado íntimamente con las lecturas astrales que realizaban nuestros antepasados, gracias a la orientación del mismo”, explica el arqueólogo.

 

En este lugar se recibirá un máximo de mil personas. El público podrá ingresar a partir de las siete de la noche y será dividido en pequeños grupos guiados por actores hasta el área de la observación, en el trayecto les relatarán leyendas referentes a la historia cultural del lugar. Se repartirán mapas de la bóveda celeste entre los visitantes para facilitar la identificación de planetas, constelaciones y las Pléyades.

Cholula

 

La Zona Arqueológica de Cholula, ubicada en Puebla, a 8 kilómetros de la capital del estado se prepara para el arribo de entre tres mil y como máximo cinco mil visitantes la noche del 31 de enero, a quienes además de guiarlos en la observación del cielo, se les ofrecerán los talleres: papiroflexia, donde se armarán estrellas de diferentes tamaños; astronomía para niños; y planetario, impartido por el Planetario de Puebla.

 

También cuentacuentos narrarán tres mitos: uno mesoamericano sobre la creación del universo, y dos más referentes a la construcción de la Gran Pirámide de Cholula.

 

Las actividades iniciarán a las 17:30 horas en la cancha de béisbol anexa al Hospital Psiquiátrico de Nuestra Señora de Guadalupe; en la zona arqueológica únicamente se realizará la observación del cielo a simple vista, mientras que en la explanada del Patio de los Altares a través de telescopios.

Dzibichaltún

 

En la Zona Arqueológica de Dzibichaltún, ubicada en Yucatán, a 17 kilómetros de Mérida, la Noche de las estrellas tendrá especial significado por la importancia del conocimiento astronómico entre los mayas y la influencia en su mitología.

 

Los visitantes podrán ingresar al sitio a partir de las 19:00 horas a una primera área donde se llevarán a cabo actividades culturales como la proyección repetidamente tres videoconferencias: K´inich Ahau en Dzibilchaltún; Chichén Itzá y la tradición de Quetzalcóatl-Kukulcán y Los equinoccios y los movimientos de los cuerpos celestes.

        

También se realizarán talleres infantiles y se presentará un planetario virtual que explicará las constelaciones y cuerpos celestes que se pueden observar, mediante el uso de programas de computadora.

 

En Dzibilchaltún la observación del cielo tendrá como entorno el cenote Xlacah, la estructura colonial conocida como “la capilla” y un edificio maya. La entrada hasta dicho lugar estará controlada en grupos de 20 personas, conducidos por guías que señalarán en el cielo determinados astros con luces láser y ofrecerán breves reseñas de su mitología, tanto griega como maya.

 

En seguida podrán hacer observaciones a través de telescopios hasta las 23:00 horas. En Dzibilchaltún se recibirá un máximo de mil personas.

Edzná

 

La Zona Arqueológica de Edzná, ubicada a 60 kilómetros de la ciudad de Campeche, iniciará la Noche de las estrellas con un par de conferencias a cargo de los arqueólogos Florentino García Cruz y Fernando Rocha Segura, quienes charlarán sobre la práctica prehispánica de orientar estructuras arquitectónicas hacia eventos astronómicos en el horizonte. En este sitio destaca el Edificio de los Cinco Pisos, frente al que se ubica un gnomon o marcador que permitía observar los pasos del Sol por el cenit.

 

Se espera el ingreso de un máximo de mil personas, de ahí que previamente un grupo de 20 guías de turistas fue capacitado en la “lectura del cielo”. Así mismo, cuentacuentos narrarán los mitos referentes a las constelaciones mayas.

 

El arqueólogo Antonio Benavides, responsable de la Noche de las estrellas en Edzná, explicó que entre estas constelaciones está la tortuga que, en el zodíaco occidental, corresponde al cuadrángulo de Orión con su cinturón formado por tres estrellas. “Para los antiguos mayas la tortuga era un animal primigenio, pues se dice que cuando el dios del maíz peleó contra los hombres del inframundo y fue derrotado por ellos en el Juego de Pelota, renació del carapacho de la tortuga.”   

El Cerrito

 

La Zona Arqueológica El Cerrito es un centro ceremonial ubicado a 7 kilómetros al sur del Centro Histórico de Querétaro. Los estudios arqueológicos proponen que las dimensiones del basamento piramidal de este sitio se determinaron con base en las fechas del equinoccio de primavera; sin embargo un fenómeno de luz y sombra ha sido detectado en las tardes del 19 de marzo de cada año.

 

Conforme va descendiendo el Sol, el basamento va proyectando su sombra gradualmente, de manera que se desplaza subiendo por la ladera poniente del cerro Gordo, siguiendo el trazo de un posible antiguo camino prehispánico hasta lograr su máxima proyección en el oriente de la cima del cerro, lugar donde existía un basamento piramidal.

 

Se permitirá el acceso de un máximo de tres mil personas, quienes podrán realizar la observación astronómica de las 19:30 a las 11:30 horas, desde la Plaza de la Danza.

        

Durante la observación a simple vista se formarán grupos de 30 personas para explicarles cómo veían nuestros ancestros la bóveda celeste, mostrando por medio de un láser la franja elíptica, el ecuador celeste y el polo norte celeste, así como las estrellas principales y las constelaciones.

 

La observación por binoculares y telescopios permitirá a una persona cada tres minutos hacer observaciones más precisas.

 

Previamente se ofrecerán las conferencias El cielo de nuestros antepasados y La noche de las estrellas. También habrá talleres didácticos para niños y adolescentes. La entrada al sitio será a partir de las 19:00 horas, los visitantes estarán acompañados de actores, quienes les leerán leyendas y contarán mitos prehispánicos sobre el cielo.

La Pintada

 

La Zona Arqueológica de La Pintada, ubicada al sur de Hermosillo, Sonora, llevará a cabo la Noche de las estrellas de las 14:00 a las 23:00 horas, tiempo durante el que espera la asistencia de 350 personas. Durante el programa diurno se ofrecerá una explicación del sitio y los asistentes tendrán la oportunidad de hacer observaciones solares con telescopio H-Alpha; paralelamente, cada hora se organizará un grupo de 16 personas para visitar el interior del cañón donde se encuentran las pinturas rupestres.

 

En el programa nocturno además de la observación celeste, miembros de las comunidades indígenas comca'ac (seris) y o'ob (pimas) estarán recreando la tradición oral para comunicar sus historias del cielo, mitos y cuentos acerca de las estrellas, alrededor de fogatas. Así mismo se colocará un altar del yumare, empleado en las ceremonias pimas y participarán danzantes de esa comunidad.

 

Los interesados en asistir a la Noche de las estrellas en La Pintada deberán registrarse al teléfono 213-1234 o al correo electrónico Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla .

La Quemada

 

La Zona Arqueológica de La Quemada o Chicomoztoc se localiza entre los estados de Zacatecas y Jalisco. Se cree que dicho lugar fue fundado por los mexicas durante su paso hacia el centro del territorio nacional.

 

En el sitio se pueden identificar más de 40 plataformas así como las emblemáticas Pirámides del Sol y la Luna, separadas por un patio hundido; éste tipo de construcciones servía, dicen los especialistas, como espejos de agua en donde el cielo y los astros se reflejaban.

 

Los informes apuntan a que los pueblos que el Valle de Malapaso, donde esta ubicada La Quemada, se dedicaban al cultivo de fríjol, maíz, calabaza y maguey, además de ser recolectores de productos silvestres, como semillas de amaranto, jitomate y nopal, actividades relacionadas directamente con el cambio de estaciones y la observación astronómica.

 

Para este 31 de enero, se permitirá el acceso de máximo mil 500 personas, quienes recibirán asistencia del personal del Instituto Nacional de Antropología e Historia, en las tareas de seguridad también colaborarán grupos de voluntarios de la Asociación Scout de la entidad, Protección Civil, Alianza Francesa y las policías Federal Preventiva, estatal y municipal de Villanueva, Zacatecas.

 

Cabe mencionar que en el caso de esta zona arqueológica, los interesados en asistir a la Noche de las estrellas deberán registrarse previamente en la dirección de internet www.cocyt.com, donde llenarán un formato que deberán imprimir para que puedan obtener acceso al sitio.

 

Se contará con un área especial de telescopios y otros espacios donde se podrán observar los astros a simple vista y por medio de binoculares. El acceso será a partir de las 18:30 horas.

 

Habrá servicio de transporte a la zona. Los autobuses saldrán de las oficinas del Consejo Estatal de Tecnología a las 18:00, 20:00 y 22:00 horas, con la posibilidad de regresar hasta la 01:00 horas del 1 de febrero.

Monte Albán

 

La Zona Arqueológica de Monte Albán, en Oaxaca, ofrecerá diversas actividades a partir de las 17:00 y hasta las 23:00 horas: 15 talleres, conferencias, relatos dramatizados, además de la observación telescópica.

 

En la época prehispánica los sabios zapotecas tuvieron un control exacto del tiempo y un registro de los eventos celestes, a través de los ciclos de la Luna, del Sol y de Venus; los eclipses, la lluvia de estrellas y el paso de los cometas presagiaban buenos o malos augurios para los antepasados.

 

Cómo armar un telescopio manualmente o medir las distancias que separan a la Tierra del sol y de la Luna, son ejemplo de lo que el público podrá informarse en la Noche de las estrellas en Oaxaca.

 

Se permitirá el acceso de mil 500 personas para observar el cielo desde la explanada principal del sito arqueológico, la cual, está limitada justamente por tres observatorios astronómicos: los edificios J, H y P; juntos forman un triángulo de observación celeste sobre el cual se definió el trazo de la ciudad prehispánica.

 

La directora del sitio, Nelly Robles, explica que en el centro de la escalinata del edificio P y en la parte superior del Edificio H se construyeron dos cámaras que permiten  observar la luz que proyecta el Sol en su interior: “En dos fechas a lo largo del año el Sol pasa por la parte más alta del cielo, en el cenit, y un rayo de luz penetra por un ducto para señalar con exactitud cuándo realizar la ofrenda a Cocijo (deidad zapoteca del agua) y a Pitao Cozobi, marcando así el inicio de la temporada de lluvias y el tiempo de cosecha”.          

Plazuelas

 

La Zona Arqueológica de Plazuelas, localizada en Guanajuato, fue una de las ciudades prehispánicas más complejas de la región, cuyos edificios mantenían las características de una sociedad teocrática. Su apogeo sucedió entre los años 600 y 900 de nuestra era.

 

Las recientes exploraciones en los sitios de la llamada Tradición del Bajío, revelan que su peculiar arquitectura determinada por el “patio hundido”, también posee valores astronómicos.

 

A partir de la puesta del Sol, los visitantes serán guiados a la parte central del sitio arqueológico, donde se ubica el complejo conocido como Casas Tapadas y uno de los juegos de pelota —alineado de norte a sur por lo que sus marcadores apuntan al este y al oeste— donde se observarán las estrellas a simple vista y con la ayuda alrededor de una decena de telescopios y el uso de láser para explicar las constelaciones.

 

El ingreso será gratuito, sin embargo los visitantes deberán contar con su boleto, que podrá ser solicitado previamente en el Centro INAH-Guanajuato. Únicamente se permitirá el acceso de mil personas.

 

Las actividades comenzarán desde las 16:00 horas con una visita guiada por la zona arqueológica, ahí se podrán conocer sus cinco complejos arquitectónicos y sus dos juegos de pelota, así como el vínculo que tienen estos elementos prehispánicos con los cerros que los rodean.

 

Habrá pláticas impartidas por especialistas y dos talleres: de astronomía azteca y fabricación de un planetario maya. La observación astronómica estará acompañada de cuentacuentos.

Teotihuacan

 

La Zona Arqueológica de Teotihuacan se localiza en el Estado de México. Es considerado uno de los sitios prehispánicos más importantes descubiertos hasta el día de hoy por su magnitud y, por ende, su relevancia astronómica resulta atractiva para especialistas y aficionados.

 

Según Alejandro Sarabia, director del sitio arqueológico, aunque el tema ha sido poco estudiado se tiene conocimiento de dos lugares que fueron esenciales para la observación astronómica en el sitio: la Pirámide del Sol y la llamada Cueva astronómica, ubicada cerca de dicha estructura.

 

El especialista menciona que en esta pirámide, el astro rey se oculta exactamente frente a ella, el día 13 de agosto, mientras que para el 19 de febrero surge por su parte posterior. En cuanto a la cueva, se dice que los teotihuacanos registraban en ella el paso cenital del Sol dos veces por año, de una manera exacta.

 

Otro punto a destacar sobre Teotihuacan es que los investigadores coinciden en que la estructura urbana de la ciudad estuvo regida, al momento de construirla, por diferentes puntos astronómicos que, hasta el momento, no han sido definidos.

 

La zona está preparada para recibir a un máximo de tres mil visitantes, quienes estarán en todo momento protegidos, orientados e informados por personal del INAH, las policías estatal y federal, así como brigadas compuestas por voluntarios de Protección Civil, la UNAM y el Instituto Politécnico.

 

Se contará con el servicio de primeros auxilios, una ambulancia para atender emergencias, así como carpas donde los visitantes podrán solicitar información sobre el desarrollo de las actividades. El acceso será a partir de las 19:00 horas para realizar la observación de los astros a través de los telescopios que se emplazarán en la ciudadela. El evento concluirá a las 23:00 horas.

Tzintzuntzan

 

La Zona Arqueológica de Tzintzuntzan, que en purépecha significa lugar de colibríes y en náhuatl se conocía como Mechuacan, fue centro religioso y administrativo del imperio Tarasco, en el actual Michoacán.

 

Las cinco construcciones locales (las yácatas) estaban dedicadas a sus númenes tutelares, con su dios principal al centro y sus hermanos de los cuatro puntos cardinales. El dios central era Curucaveri, dios de la creación (el fuego creador) y padre de los otros dioses menores.

 

La zona arqueológica recibirá un máximo de mil visitantes; el arribo podrá hacerse desde las 18:30 y a las 19:00 horas dará comienzo la festividad con danzas prehispánicas ceremoniales y el permiso a los cuatro puntos cardinales.

 

En el módulo de servicios se ofrecerá una explicación de la historia del sitio arqueológico y una visita guiada a las yácatas.

 

Posteriormente se conducirá a los visitantes hasta el área donde se llevarán a cabo los talleres: lotería cósmica y memoria de astros, con material didáctico proporcionado por la UNAM; y constelaciones, a cargo del PLANETARIUM Morelia.

 

Como en los otros sitios, habrá un área para observación del cielo “al ojo desnudo”, con ayuda de una carta celeste; y un área de de observación con telescopios, dos de gran potencia proporcionados por la UNAM.

 

La Noche de las estrellas en Tzintzuntzan finalizará con la presentación del Juego de Pelota Purépecha por el grupo Uarhukua Chanakua.   

Xochicalco

 

La Zona Arqueológica de Xochicalco, se ubica en Morelos y es  una de las ciudades del México antiguo con más antecedentes astronómicos porque está construida con una alineación basada en el cosmos.

 

Ahí se ha encontrado evidencia de que en el lugar se practicó intensamente la astronomía hasta antes de 900 d.C., año en que fue destruido.

 

A partir de las observaciones en el lugar, tomando como base el horizonte, los arqueoastrónomos  han encontrado que a partir de la parte central de la Acrópolis el Sol sale alineado con la cumbre del Popocatépetl en los días de su tránsito cenital. En tanto que durante el solsticio de verano, el cerro que señala la salida del Sol en el horizonte es el Yeloxóchitl.

 

Se ha determinado que la traza de la urbe permitía el uso simultáneo de dos calendarios observacionales, compuestos predominantemente por múltiplos de veintenas.

         

Así mismo, el alineamiento de las Estructuras C y D marca principalmente las puestas de Sol en los días de cuarto de año, es decir, las fechas 25 de marzo y 18 de septiembre que junto con los solsticios, dividen el año en cuatro partes iguales. En los días 23 de marzo y 20 de septiembre puede observarse, desde la estela de los dos glifos, la salida del Sol sobre el centro de la Estructura C.

 

En Xochicalco, donde aún los aficionados del estado de Morelos a la astronomía acostumbran realizar frecuentes observaciones, las actividades iniciarán a las 19:00 horas con una conferencia sobre astronomía prehispánica, en el Museo de sitio. Posteriomente, el público será conducido por actores y cuentacuentos hacia la Plaza de la estela de los dos glifos, donde se llevará a cabo la observación del cielo.

Xochitécatl

 

La Zona Arqueológica de Xochitécatl, ubicada en Tlaxcala, cerca de la Zona Arqueológica de Cacaxtla, es un lugar mucho más terrenal que los anteriores, íntimamente relacionado con asuntos de la fertilidad, tierras de cultivo y prácticas agrícolas.

 

Aquí las posibilidades de observación del horizonte son amplias, el oriente esta marcado con puntos espectaculares como La Malinche y al norte el Cuatlapanga; las cualidades de la cima de la Pirámide de las Flores como un observatorio de horizonte para marcar los movimientos estacionales del Sol son excelentes.

 

El centro ceremonial de Xochitécatl fue construido en la cima del volcán del mismo nombre, desde donde se domina todo el valle de Tlaxcala, su conjunto arquitectónico ceremonial se encuentra en la parte superior del cerro, abarca una extensión de 12 hectáreas, esta formado por cuatro edificios distribuidos en torno a un espacio central, Plaza Central.

 

Al rededor se distribuyen las estructuras que componen el conjunto arquitectónico: Pirámide de las Flores, Edificio de la Serpiente, Edificio de la Espiral y el Basamento de los Volcanes. La primera etapa constructiva se inicia en el 700 a. C.

 

La noche del 31 de enero, como en los otros 14 sitios, tendrá lugar la observación astronómica a simple vista y con telescopios. Este sitio esperará el arribo de entre dos mil y tres mil visitantes.

 

El Museo Regional de Tlaxcala será la sede de dos conferencias a realizarse el jueves 29 de enero, una sobre telescopios y otra sobre arqueoastronomía. Así mismo será inaugurada una exposición fotográfica de Samuel Malpica, investigador de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP).

El Vallecito

 

La Zona Arqueológica de El Vallecito, en el estado de Baja California, es otro de los sitios que participa en el programa Noche de las estrellas, sin embargo las bajas temperaturas que se registran en el lugar durante el mes de enero no permiten que las observaciones se hagan en esta temporada del año, por lo cual será el único sitio que llevará a cabo las actividades de observación en meses posteriores.

 

Cabe recordar que todas las actividades serán gratuitas. Se sugiere llegar temprano para ingresar a las zonas arqueológicas.

Última actualización el Lunes, 15 de Abril de 2013 12:57
 

Insurgentes Sur No. 421, Colonia Hipódromo, México D.F. CP 06100 Teléfonos 4040-4624 y 4040-4300 - Comentarios sobre este sitio de internet

INAH - ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS © 2010 - POLÍTICAS DE PRIVACIDAD

Evaluación anual de los 235 sitios web gubernamentales del Gobierno Federal enmarcado en el Programa Nacional de Rendición de Cuentas, Transparencia y Combate a la Corrupción (PNRCTCC) en 2011.         Evaluación anual de los 235 sitios web gubernamentales del Gobierno Federal enmarcado en el Programa Nacional de Rendición de Cuentas, Transparencia y Combate a la Corrupción (PNRCTCC) en 2012.