Diego Prieto, sostuvo que es un momento propicio para revisar los avatares que permitieron la profesionalización de la restauración en México. Foto Héctor Montaño, INAH.

 

 

 

*** Diego Prieto, secretario técnico del INAH, dijo que es un momento propicio para revisar los avatares que permitieron la profesionalización de la restauración en México

*** El encuentro continuará este 27 y  28 de octubre, en el Auditorio de la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía

 

Durante la inauguración del Simposio Internacional de Conservación de Bienes Culturales, el antropólogo Diego Prieto Hernández, secretario técnico y encargado de la Dirección General del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), sostuvo que es un momento propicio para revisar los avatares que permitieron la profesionalización de la restauración en México, lo cual ha asegurado la permanencia de los bienes culturales y ha garantizado la autenticidad y sus valores esenciales.

“Es fundamental aprovechar la conmemoración de los cincuenta años de la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC) y de la  Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía (ENCRyM), para difundir la importancia del INAH en materia de conservación del patrimonio”.

Prieto Hernández explicó que en 1966, en el Ex Convento de Churubusco se inauguró oficialmente el Centro de Estudios para la Conservación de los Bienes Culturales “Paul Coremans”, donde se impartieron cursos y talleres, y se crearon las instancias que originaron a la ENCRyM y la CNCPC.

Sin embargo, señaló que dos décadas atrás, el INAH ya había instituido espacios dirigidos a la conservación del patrimonio cultural inmueble a través de los entonces llamados Departamentos de Monumentos Arqueológicos y de Monumentos Coloniales.

En 1961, creó el Departamento de Catálogos y Restauración de Patrimonio Artístico, con Manuel del Castillo Negrete al frente, y su tarea principal consistió en atender las colecciones de los recintos en desarrollo como los museos nacionales del Virreinato y de Historia, en el Castillo de Chapultepec, y el de El Carmen.

A la ceremonia de apertura, que se realizó en el Auditorio de la ENCRyM, asistieron Liliana Giorguli, titular de la CNCPC; Andrés Triana, director de la ENCRyM, y James Black, director de International Academic Proyects, Archetype Editions.

Asimismo, Diego Prieto destacó la labor que desarrollaron Sergio Montero, Jaime Cama y José Luis Lorenzo, quienes con su calidad y esfuerzo impulsaron lo que hoy se conoce como el Centro Churubusco.

El secretario técnico del INAH agradeció la presencia de los ponentes nacionales e internaciones, quienes durante tres días expondrán diversas reflexiones en torno a la propia historia de Churubusco como centro de conservación; el desarrollo de esta disciplina y la formación de profesionales en México; la visión teórica y académica de las principales instituciones en formación; la interdisciplinariedad en conservación, y las posibilidades de colaboración, resolución, aplicación de metodologías, así como líneas de trabajo de reciente creación con el fin de identificar retos y plantear estrategias y proyectos a futuro.

En su intervención Andrés Triana, director de la ENCRyM, mencionó que el inicio del simposio tiene un significado múltiple, por un lado, es un espacio de reflexión y diálogo académico y, por otro, celebra los 50 años del Centro Churubusco.

Resaltó que el Centro Churubusco implica en la memoria la construcción de una de las acciones más importantes del INAH en función de promover y legitimar el desarrollo profesional de la restauración y la conservación del patrimonio cultural, que hoy en día desarrolla con éxito la CNCPC.

“Este simposio también abre un espacio de interacción para profesionales de otras latitudes, porque nos permite reposicionar lo que fue el Centro Churubusco en sus orígenes, que fue un sitio dedicado a la conservación en Iberoamérica, de ahí que es muy acertado que se realice este evento”.

El simposio está organizado en cuatro mesas de trabajo: Churubusco 50 años. Origen y desarrollo del centro; La conservación y los restauradores en México: ámbitos formativos y profesional; La Conservación del patrimonio cultural: interconexiones internacionales y Los retos de la conservación del patrimonio. Mirando hacia el futuro.

En la primera mesa, se hizo un recorrido por la historia con la participación de los primeros protagonistas de la conservación en México: los maestros Jaime Cama Villafranca y  Sergio Montero Alarcón, quienes hicieron referencia a la formación del centro y a los proyectos paradigmáticos en el campo de la conservación.

La investigadora Catheline Perier-D´leteren, de la Université Libre de Bruxelles, Bélgica, habló de dos personajes emblemáticos en la restauración: Paul Coremans y Paul Philippot, quienes apoyaron la conservación de bienes culturales a mediados del siglo XX alrededor del mundo.

En la segunda mesa, que se llevará a cabo este jueves 27 de octubre, se discutirá la importancia que tiene el esquema profesional existente en el país y cómo se ha ido modificando a partir de las necesidades que se han detectado En esta sesión se contará con la presencia de académicos de ENCRyM, de la Escuela de Conservación y Restauración de Occidente (ECRO) y de la Licenciatura de Conservación y Restauración de Bienes Culturales, de la Universidad de San Luis Potosí.

En la tercera mesa, también el 27 de octubre, se tratará la relevancia de la colaboración internacional y asistirán figuras destacadas en el terreno de la conservación mundial, como el holandés Sylvio Mutal, quien es consultor de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).  El experto conoció el Centro Churubusco en sus inicios y fundó el Centro Regional de Cuba.

En el encuentro también participará el arquitecto Daniel Schávelzon, que hace 30 años impartió cátedra en Churubusco, y es el Padre de la Arqueología Urbana en Latinoamérica; en México participó en el rescate de la escultura de la Coyolxauhqui.

En esa misma mesa estará presente el inglés James Black, director de International Academic Proyects, quien imparte cursos de conservación en varias partes del mundo.

En la cuarta mesa de trabajo, a desarrollarse el viernes 28, se tratarán  los retos de la conservación del patrimonio, destaca la participación de dos invitados internaciones: el ingeniero italiano Mauricio Seracini, especialista en la obra de Leonardo da Vinci y fundador de la primera compañía para el diagnóstico y el análisis no destructivo del arte europeo, y el norteamericano Richard Wolbers, quien es bioquímico y ha desarrollado nuevos métodos y técnicas de limpieza para materiales de bienes culturales.   

También se contará con la presencia de la restauradora Yareli Jáidar Benavides, quien hará referencia al uso de la nanotecnología en México, y Marie Vander Meeren abordará las técnicas japonesas de conservación adaptadas a obras con soporte de papel en América Latina, entre otros especialistas. 

 

 

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (20161026_boletin_314.pdf)Boletín 314[Descarga]670 kB