1. Buscar la máxima eficiencia con objeto de proteger de manera integral, la fachada poniente en su totalidad y parte del montículo superior  en su mitad oeste, de factores climáticos extremos que provocan su deterioro.


2. Asegurar la durabilidad del sistema de protección mediante el empleo de materiales de buena calidad.


3. Que los materiales utilizados sean claramente diferenciables de aquellos que conforman los monumentos prehispánicos.


4. Contar con un plan de mantenimiento de bajo costo y bajo impacto ambiental.


5. Que se genere un entorno visual apropiado y no invasivo, ni para el conjunto ni para el sitio, logrando que el espacio interior favorezca la lectura de todos los elementos de la fachada.


6. Que el diseño se adapte a la arquitectura de los edificios prehispánicos conservando las visuales de los edificios.


7. Prever la posible afectación estructural por cargas muertas (carga permanente o peso total de la estructura) y la incidencia de cargas vivas causadas por el agua de lluvia, acumulación de granizo y tránsito de personas.


8. Minimizar la afectación estructural a corto, mediano y largo plazo, tanto a la Plataforma Adosada como a la Pirámide, por razones de peso, anclaje, instalación de soportes, columnas, etc., con base en los estudios técnicos que sean necesarios.


9. Considerar el efecto de las fuertes ráfagas de viento.


10. Prever la alta precipitación durante la temporada de lluvias diseñando una forma apropiada y controlada de conducción de los escurrimientos al sistema de drenaje.


11. Favorecer un microclima adecuado en el espacio entre los dos edificios, con iluminación y ventilación preferentemente naturales.


12. Integrar una propuesta de sistema de iluminación artificial con base en sistemas de energía renovable.


13. Incluir una propuesta  para que el espacio interior pueda ser aprovechado para proyecciones multimedia.


14. Propiciar el adecuado flujo de visitantes y accesibilidad a personas con capacidades diferentes y de la tercera edad.