Máscara. Cultura Fang, Gabón. Siglo XIX. Madera. Pieza perteneciente a la antigua colección del francés Paul Guillaume. Foto Héctor Montaño, INAH

   

 

Últimos días

 

· Ha sido recorrida por cerca de 90 mil visitantes en el Museo Nacional de Antropología, donde permanecerá hasta el 3 de abril próximo
 

· Antonio Saborit, director del MNA, rememoró la muestra organizada en 1914 por el mexicano Marius de Zayas, en la que por primera vez piezas de esta exhibición se presentaron en América 


Piezas de arte africano pertenecientes a la colección del francés Paul Guillaume, exhibidas por primera vez en Nueva York en 1914 por el galerista de origen mexicano Marius de Zayas (1880-1961), forman parte de Río Congo. Artes de África Central, exposición que ha sido recorrida por cerca de 90 mil visitantes en el Museo Nacional de Antropología (MNA), donde permanecerá hasta el 3 de abril próximo.

Se trata de dos figurillas y una máscara que se presentaron al lado de objetos prehispánicos en la muestra que organizó De Zayas en la Little Galleries of the Photo Seccession de Alfred Stieglitz.

El director del Museo Nacional de Antropología, Antonio Saborit, evocó aquella legendaria exhibición durante la conferencia El Congo y la evolución del arte moderno, que se realizó en días pasados en el MNA como parte de las actividades paralelas a la exposición Río Congo. Artes de África Central, que se puede visitar de manera gratuita.

En su viaje al pasado, Antonio Saborit rememoró la naciente vida cultural de la ciudad de Nueva York, donde el mexicano Marius de Zayas encontró un terreno fértil para desarrollar su trabajo como dibujante y después como corredor de arte y galerista.

El encuentro del caricaturista mexicano con el mundo del arte europeo se dio a partir de la amistad que trabó con el fotógrafo estadounidense Alfred Stieglitz, quien lo invitó a exponer en su galería, que al principio fue exclusivamente para la fotografía y paulatinamente se fue diversificando hasta llegar a mostrar grabados, acuarelas y cerámica.

Marius de Zayas hablaba perfectamente francés, por lo que se volvió el intermediario cultural entre las comunidades artísticas y literarias de París y Nueva York, recordó Antonio Saborit, quien fue el curador de la primera exposición del galerista en el Museo Nacional de Arte, en la Ciudad de México, en 2009.

Entre 1911 y 1914, Marius de Zayas realizó una serie de viajes a París en busca del arte y fue en 1911 cuando conoció al joven catalán Pablo Picasso, a quien invitó a exponer por primera vez en solitario en la galería de Stieglitz. En esa ocasión De Zayas consiguió que le prestaran diez piezas africanas del Museo de Historia Natural de París.

En 1914, De Zayas conoció a Paul Guillaume, quien puso a disposición de Stieglitz su colección de arte africano que se exhibió en Nueva York al lado de objetos prehispánicos. “Fue sorprendente el golpe de la novedad que significó la presencia de esos pequeños objetos de madera en la vida del arte de este continente, gracias a la iniciativa de un par de alucinados”, apuntó el director del MNA.

Agregó que Marius de Zayas, al igual que la exposición Río Congo —curada por François Neyt—, tiene más que ver con una visión artística que antropológica, por lo que invitó a los presentes a recorrer la muestra y encontrar esas piezas que viajaron un siglo antes a América. “Es como entrar por otra puerta al arte africano”.

La exposición Río Congo. Artes de África Central está integrada por 346 piezas, principalmente de los siglos XIX y XX, y constituye la más amplia dedicada a colecciones etnográficas provenientes del continente africano en nuestro país. 

 

 

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (20160322_boletin_77.pdf)Descargar[Boletín 77]174 kB