De izquierda a derecha: Alejandro Canales Daroca, director de la ECRO; Guillermo Urrea Carroll; Teresa Franco, directora general del INAH; Jaime Reyes, titular de la Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología de Jalisco, Pinky Corvera De Charpenel, y Álvaro Zárate Ramírez, director académico de la ECRO. Foto Gerardo Hernández.

 

 

*** Con la formación de 11 generaciones de restauradores y la participación de alumnos y egresados en la atención de bienes culturales, el plantel festeja tres lustros
 

*** “Siempre confiamos en que la semilla que se sembró en Guadalajara daría frutos importantes, los cuales están ahora a la vista”: Teresa Franco, titular del INAH



Fruto del esfuerzo de un grupo de personalidades y autoridades preocupadas por la conservación del patrimonio cultural de México, en particular de la región occidental, la Escuela de Conservación y Restauración de Occidente (ECRO) celebra 15 años de su fundación con importantes logros a nivel nacional e internacional, y la formación de 11 generaciones de restauradores, “con lo cual es posible afirmar que el modelo educativo de esta institución ha mostrado ser adecuado”.

El reconocimiento fue expresado por Teresa Franco, directora general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), durante la ceremonia del 15 aniversario de la ECRO, tras recordar que hasta antes de la creación de este centro educativo, la única institución dedicada a la formación de profesionales para la atención de los bienes culturales era la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía (ENCRyM).

“La ENCRyM entonces señaló el modelo de enseñanza idónea para formar nuevos cuadros de profesionistas en la región Occidente. Desde un principio se tuvo confianza en que con la creación de la ECRO se obtendrían buenos resultados, en virtud de que la escuela del INAH siempre ha estado cerca. De hecho la primera planta de profesores, en un porcentaje importante, se formó con egresados de ésta”.

La titular del INAH rememoró que hace 15 años la ECRO tomó forma como fruto de un esfuerzo conjunto entre los gobiernos federal y estatal, a través del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, el INAH y el Gobierno del Estado de Jalisco (en aquel momento a través de la Secretaría de Educación, y hoy de la Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología, de la que forma parte la escuela).

La colaboración en proyectos de atención de bienes culturales, como la restauración de los murales de José Clemente Orozco y de la Mapoteca de la Universidad de Guadalajara; de los Cristos de pasta de caña de Nayarit y Michoacán; de las obras pictóricas del Congreso del Estado de Jalisco y del Museo Regional de Guadalajara del INAH; o de las armas históricas del Museo del Ejército, Cuartel Colorado, en Jalisco; y recientemente la intervención de la obra gráfica y esculturas en metal del artista Mathias Goeritz, del Instituto Cultural Cabañas, son algunos de los ejemplos que Teresa Franco citó como parte de los trabajos desarrollados por alumnos y egresados de la ECRO.

“Quince años han pasado, y hoy la comunidad académica, docente y estudiantil de la ECRO es ampliamente reconocida. Desde los primeros años, la ECRO estableció convenios con instituciones afines, como universidades, escuelas, laboratorios, museos y departamentos de conservación y restauración, en países como Alemania, Argentina, Bélgica, Brasil, Colombia, España, Estados Unidos y Portugal, entre otros.

“Esta dinámica ha permitido una gran movilidad estudiantil, no sólo de alumnos de la propia ECRO que realizan cursos en el extranjero, sino de muchos estudiantes de distintas nacionalidades con los que han convivido y compartido conocimientos y experiencias en las aulas y en los proyectos de restauración en que la ECRO ha venido y viene participando”.

La directora general del INAH, Teresa Franco, dijo que otro fruto en década y media es el reconocimiento que han recibido los egresados de la ECRO, en particular los que han obtenido el Premio INAH “Paul Coremans”, en la categoría de Tesis de Licenciatura, en sus ediciones de 2012, 2014 y 2015.

“La Escuela ha tenido el honor de recibir en sus aulas a visitantes distinguidos, entre los que podemos mencionar a: Jaime Cama, Enrique Florescano, Eusebio Leal, Consuelo Maquívar, Sergio Montero, Juan Navarro Baldewec, Javier Rivera Blanco y Phil Weigand; académicos y directivos del Instituto Central del Restauro de Roma; el Instituto Real del Patrimonio Artístico de Bélgica (IRPA); la Universidad de Ciencias y Artes Aplicadas de Hildesheim Alemania; la Universidad Politécnica de Valencia, y el Museo de Arte Moderno (el prestigioso MOMA de Nueva York), entre otros. Esto es una muestra más del respaldo y reconocimiento a la trayectoria académica de la ECRO”.

Teresa Franco hizo un reconocimiento a la asociación civil Adopte una Obra de Arte cuya participación en la etapa fundacional de la ECRO fue decisiva. “A su fundadora, nuestra querida Beatriz Sánchez Navarro de Pintado, le hago llegar un muy afectuoso saludo a través de Pinky Corvera y don Guillermo Urrea, que no cesan de trabajar empeñosamente en la preservación del patrimonio cultural de los mexicanos, especialmente de los jaliscienses.

“A tres lustros de su creación, la ECRO ha alcanzado reconocimiento tanto a nivel nacional como internacional. Sin embargo, es indispensable redoblar esfuerzos para mantener este prestigio y para consolidarla como una escuela con una voz y una visión propias, y reforzar este proyecto en cuanto a su infraestructura tecnológica.

“Siempre confiamos en que la semilla que se sembró en Guadalajara daría frutos importantes, los cuales están ahora a la vista”, finalizó. 

 

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (20151030_boletin_303.pdf)Descarga[Boletín 303]107 kB