Cientos de telescopios apuntarán al cielo, desde 14 zonas arqueológicas del país.

En 1609, Galileo Galilei apuntó por primera vez al cielo con un telescopio. Fue el comienzo de 400 años de descubrimientos en el universo; por eso la UNESCO declaró a 2009 como el Año Internacional de la Astronomía. En México, las celebraciones comenzarán el 31 de enero de manera simultánea en 14 sitios arqueológicos, con una fiesta que convoca a mirar al firmamento como lo hicieron nuestras culturas antiguas.

 

Se trata de la Noche de las estrellas 2009. El cielo de nuestros antepasados; los sitios donde se celebrará son: Boca de Potrerillos, en Nuevo León; Calixtlahuaca, en el Estado de México; Cholula, en Puebla; Dzibichaltún, en Yucatán; Edzná, en Campeche; El Cerrito, en Querétaro; La Pintada, en Sonora; Monte Albán, en Oaxaca; Plazuelas, en Guanajuato; Teotihuacan, en el Estado de México; Tzintzuntzan, en Michoacán; Xochicalco, en Morelos; Xochitécatl, en Tlaxcala; y La Quemada, en Zacatecas.

 

En tanto que en El Vallecito, Baja California, la actividad se llevará a cabo posteriormente debido a las bajas temperaturas del lugar.

        

La Noche de las estrellas 2009 es un proyecto franco-mexicano de divulgación científica con el cual el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) también festejará su 70º aniversario. Esta actividad está organizada de manera conjunta con la Embajada de Francia en México, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto Politécnico Nacional (IPN), a través de sus institutos de investigación astronómica y el Planetario Luis Enrique Erro.

 

Además del Instituto de Ciencia y Tecnología del DF (ICyTDF), el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE), gobiernos y universidades estatales y municipales, institutos de cultura, asociaciones de astrónomos aficionados y la Federación de Alianzas Francesas.

 

La Noche de las estrellas 2009 invitará al público en general a visitar las antiguas ciudades prehispánicas entre las 19:00 y las 23:00 horas de manera gratuita, para observar el cielo a simple vista y a través de telescopios, asesorados por astrónomos aficionados y profesionales, quienes, con la ayuda de luces láser verdes especiales para apuntar hacia la bóveda celeste, mostrarán estrellas principales y describirán las constelaciones visibles durante ésta época del año.

 

En los 14 sitios, la observación celeste estará complementada con información sobre el conocimiento que las culturas mesoamericanas tenían del cosmos, de tal manera que  el programa de divulgación científica vincule la astronomía moderna con la sabiduría de los antiguos habitantes de México, plasmada en muchos casos en el trazo de sus ciudades, así como en sus construcciones, murales, grabados, códices y cerámica.

 

Para ello se ofrecerán conferencias impartidas por arqueólogos y destacados astrónomos especializados en el estudio de la astronomía prehispánica. También habrá talleres relacionados con el conocimiento de los astros y las tecnologías para estudiarlos.

 

Además se incluye la narración de leyendas y mitos de las culturas antiguas relacionados con el cielo, a cargo de actores profesionales, y en algunos sitios por los propios miembros de las comunidades aledañas, como el caso de La Pintada, en Sonora, donde participarán las comunidades seri y pima.

 

La información que se ofrecerá al público será sobre la historia cultural y los estudios de arqueoastronomía del sitio arqueológico, así como los mitos antiguos y los mitos etnográficos relacionados con el cielo cada región, y los calendarios en diferentes culturas.

 

Operativo especial de seguridad

 

Con la finalidad de garantizar la conservación de los monumentos arqueológicos y la seguridad de los visitantes se implementará un operativo especial en los 14 sitios arqueológicos:

 

Cada sitio determinó el número máximo de personas a las que les permitirá el acceso, conforme a la capacidad de carga y al número de asistentes que se puedan controlar por las características de la zona.

 

Sólo se permitirá transitar por los corredores señalados, mismos que han sido determinados por el responsable de cada zona, por lo tanto se restringirá el acceso a todas las estructuras, pictografías y grabados.

 

Los telescopios serán colocados en las explanadas o plazas de las zonas arqueológicas o en áreas previamente niveladas propuestas por el arqueólogo responsable, así como en los estacionamientos, y en ningún caso sobre los monumentos.

 

No se permitirá el acceso con mochilas o bultos de grandes dimensiones, así como tampoco animales, carreolas, bicicletas, patines o cualquier otro vehículo.

 

Los bolsos de mano y la ropa voluminosa serán revisados antes de ingresar al sitio para evitar la introducción de alimentos, bebidas alcóholicas u objetos que pongan en riesgo la seguridad de los asistentes.

 

Se le recomienda al público acudir con ropa apropiada para bajas temperaturas, una lámpara de mano y un pliego de papel celofán rojo que impida deslumbrar el campo de oscuridad adecuado para la observación, así como llegar temprano a los sitios.

 

En todas las zonas arqueológicas la entrada será gratuita. En el caso de Peralta, en Guanajuato, serán necesarios boletos de ingreso, mismos que se entregarán sin costo en el Centro INAH del estado; en tanto que para entrar a La Quemada, en Zacatecas, el público deberá registrarse a través de la página de internet: www.cocyt.com, y en el caso de La Pintada, en Sonora, los interesados  deberán registrarse al teléfono 2-13.12-34 o al correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla..

 

La fiesta de las estrellas desde 1991, en Francia

 

Desde 1991 se celebra en Francia una fiesta dedicada a observar el cielo y maravillarse con los misterios del universo que acompañan a los hombres de todas las culturas y de todos los tiempos. Durante esta fiesta es costumbre que los astrónomos presten sus binoculares y telescopios.

 

La observación con binoculares permite reconocer las principales estrellas, destacando colores, brillo y magnitud; y objetos de cielo profundo muy sencillos, como cúmulos de estrellas abiertos. Con los telescopios se observan con mayor resolución estrellas principales, estrellas dobles y estrellas variables; algunos planteas, y objetos de cielo profundo, como la galaxia de Andrómeda.

 

En el marco del Año Internacional de la Astronomía y del 70 aniversario del INAH, Francia se hermana con México para realizar la primera noche de las estrellas en nuestro país.