Se intervinieron tres mil 900 mosaicos de talavera y cerca de 300 metros cuadrados de estuco, entre otros trabajos. Foto: Mauricio Marat, INAH.

 

 

 

*** Se recuperaron los colores originales, así como la luz natural de este espacio que resguarda el Museo Nacional del Virreinato
 

*** Se intervinieron ocho retablos dorados, ocho pinturas de Miguel Cabrera, tres mil 900 mosaicos de talavera y cerca de 300 metros cuadrados de estuco, entre otros trabajos

 

La enorme conjunción de voluntades que hizo posible el proyecto de intervención arquitectónica del Camarín de la Virgen de Loreto, en el Museo Nacional del Virreinato, en Tepotzotlán, permite devolverlo después de tres años a la ciudadanía, que podrá maravillarse nuevamente con los tesoros que resguarda en su interior, destacó Diego Prieto Hernández, director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Durante al acto protocolario previo a la apertura de esta capilla que el INAH restauró en su totalidad, el antropólogo expuso que ante las inmensas y diversas tareas que realiza el instituto, es necesario sumar capacidades y acciones con numerosas personas e instituciones de los tres niveles de gobierno, así como con organismos académicos, de la sociedad civil organizada y de la iniciativa privada.

Tras felicitar a las mujeres en el Día Internacional de la Mujer, y trasmitir a los presentes el saludo la secretaria de Cultura, María Cristina García Cepeda, Prieto Hernández destacó que las piezas restauradas que hoy se presentan son resultado de esta plausible suma de voluntades y esfuerzos de diversas instancias, especialmente de la Secretaría de Turismo del Gobierno del Estado de México, encabezada por la maestra Rosalinda Elizabeth Benítez González, quien desde un inicio apoyó las gestiones para la realización del proyecto.

“No podemos disminuir la importancia de la colaboración con la Secretaria de Turismo federal, con la que hemos tenido una muy estrecha alianza a favor del cuidado de nuestro patrimonio cultural que, sin duda alguna, es un elemento para el desarrollo del turismo sustentable”, manifestó.

El titular del INAH indicó que la principal razón para emprender la restauración del camarín fue la urgencia de corregir el severo problema de humedad en su interior, que se debía al pavimento de concreto que servía de base al empedrado de la explanada exterior, por lo cual fue retirado en su totalidad, pues este material impedía la evaporación natural proveniente del subsuelo y ocasionaba que el inmueble se comportara como una válvula de alivio por donde salía toda la humedad, causando muy altas temperaturas que alteraban los bienes culturales alojados ahí.

Detalló que, al realizar el estudio de los restos de policromía y esgrafiados en las fachadas, los restauradores descubrieron que contaban con la información suficiente para restituir la gama cromática y los patrones de diseño que decoraban el inmueble, así como la recuperación integral de la crestería de palmetas que rematan cada cuerpo de la doble cúpula del camarín, por lo cual ahora va recuperando su esplendor y lectura original.

Asimismo, resaltó que, además de la atención del monumento virreinal, la arqueóloga Josefina Gasca Borja realizó rescates arqueológicos en la zona aledaña, donde registró el hallazgo de basamentos, entierros y una gran variedad de material cerámico que reafirman el origen prehispánico de Tepotzotlán.

“El impacto de este trabajo en la derrama económica, merece que esta iniciativa sea aplaudida e imitada para seguir recuperando los baluartes culturales de nuestro país, que son piedra angular en la apertura de nuestras fronteras frente al fortalecimiento de nuestra identidad y del intercambio entre los diversos pueblos que integran el mosaico heterogéneo que es México”, anotó el antropólogo.

Por su parte, Rosalinda Elizabeth Benítez González, secretaria de Turismo del Estado de México, en representación del gobernador Eruviel Ávila, agradeció el apoyo del INAH brindado a través de sus coordinaciones nacionales de Conservación del Patrimonio Cultural y de Monumentos Históricos, encabezadas por Liliana Giorguli Chávez y Arturo Balandrano Campos, respectivamente.

“A esta obra de restauración, el INAH se sumó con trabajos complementarios, aportando casi un tanto más, por lo que la inversión en este proyecto es de entre ocho y nueve millones de pesos”.

Benítez González hizo un llamado a la ciudadanía para el cuidado de los monumentos del mundo. “Nosotros los resguardamos como nuestro mayor tesoro, por lo que agradezco el trabajo en conjunto (entre el INAH y el gobierno estatal).

Así, después de siete meses de trabajo concluyeron las obras de restauración del Camarín de la Virgen de Loreto, uno de los espacios arquitectónicos virreinales de mayor riqueza iconográfica y ornamental que resguarda el Museo Nacional del Virreinato (MNV), dependiente del INAH.

Durante los trabajos de intervención se logró recuperar la iluminación natural al interior del camarín, mediante la colocación de ventanas de vidrio que retoman el diseño de las que existían antes de la intervención de la década de los sesenta en la que fueron colocados los alabastros que al oxidarse impedían el paso de luz, explicó el arquitecto Ricardo Peza, encargado de la ejecución de los trabajos.

En el proyecto de restauración participaron restauradores, arquitectos, arqueólogos, museógrafos, personal de apoyo técnico y administrativo, quienes atendieron los daños ocasionados tanto en la arquitectura del lugar, como en los bienes inmuebles por destino: estucos, retablos, pinturas y esculturas, informó la restauradora Xochipilli Rossell Pedraza, quien encabezó este proyecto multidisciplinario.

Destacó que se cumplieron los objetivos establecidos, y hoy se ha recuperado la estabilidad de todos los bienes que se resguardan al interior del camarín, restaurándose ocho retablos de madera tallada y dorada, ocho pinturas de Miguel Cabrera, tres mil 900 mosaicos de talavera y cerca de 300 metros cuadrados de estuco, entre otros trabajos.

El retablo poniente, cuyo remate descansaba sobre dos polines de madera, lo que hacía que la pieza completa tuviera una desviación hacia el frente y hacia el lado izquierdo fue intervenido. “Cambiamos la estructura de este remate a través de un larguero que se fijó al muro para estabilizarlo”, explicó la restauradora Xochipilli Rossell Pedraza.

El proyecto que hoy concluye se sustentó en un profundo diagnóstico que inició en 2010, cuando se empezó a estudiar la problemática de inestabilidad del espacio, realizando diversos análisis que permitieron definir una programación específica para la intervención del Camarín de la Virgen de Loreto. Los trabajos comenzaron en agosto del año pasado, señalaron los especialistas Xochipilli Rossell y Ricardo Peza.

En el evento también estuvieron Rubén Gerardo Corona González, subsecretario de Innovación y Desarrollo Turístico de la Secretaría Turismo federal; Ángel Zuppa Núñez, presidente municipal de Tepotzotlán; la diputada local María de Lourdes Montiel Paredes; los coordinadores nacionales de Conservación del Patrimonio Cultural y de Monumentos Históricos, Liliana Giorguli Chávez y Arturo Balandrano Campos,  respectivamente, y Alejandra Cortés Guzmán, encargada de despacho de la dirección del Museo Nacional del Virreinato.

 

 

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (20170308_boletin_78.pdf)Boletín 78[Descarga]815 kB