Imprimir

Presentan tarjeta del Metrobús conmemorativa a los 40 años del Proyecto Templo Mayor y 30 del Museo del Templo Mayor. Foto: Héctor Montaño, INAH.

 

*** Autoridades del INAH destacaron la importancia de esta iniciativa para conmemorar un proyecto arqueológico y difundir el patrimonio cultural de México

 

*** Se han emitido 150 mil tarjetas, disponibles en la Línea 2 y aptas para el STC Metro, la red Ecobici y el Servicio de Transportes Eléctricos de la CDMX


    


A partir de hoy, una imagen del Templo Mayor de Tenochtitlan extraída del Códice Durán acompañará a un sinnúmero de usuarios de la red del Metrobús, a través de una tarjeta conmemorativa que, en coordinación con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), se ha puesto en circulación por parte de la Secretaría de Movilidad (Semovi) de la Ciudad de México, para celebrar los 40 años del Proyecto Templo Mayor (PTM) y el 30 aniversario del Museo del Templo Mayor (MTM).


Encargados de presentar esta edición especial de la tarjeta de prepago del sistema de transporte, estuvieron Morrison Limón Boyce, director de Estudios Arqueológicos del INAH; Bianca Moreno Alarcón, subdirectora de Museografía del MTM; y Guillermo Calderón Aguilera, director general del Metrobús.


En representación del coordinador nacional de Arqueología del INAH, Pedro Francisco Sánchez Nava, Morrison Limón afirmó que festejar las tres primeras décadas del MTM y 40 años de investigación ininterrumpida por parte del proyecto homónimo al recinto sagrado tenochca, equivale a conmemorar dos iniciativas clave para la cultura y la historia de México.


Precisó que si bien el PTM inició en 1978, por iniciativa del investigador emérito del INAH, Eduardo Matos, tras el fortuito hallazgo del monolito de la diosa Coyolxauhqui, las pesquisas arqueológicas en el área tienen antecedentes en 1790 y 1791, cuando tuvieron lugar los descubrimientos de la escultura en roca de Coatlicue y la Piedra del Sol.


“En el año de 1900 fue Leopoldo Batres el encargado de llevar a cabo diversas obras de investigación en el área próxima al edificio sagrado. Trece años más tarde, correspondería a Manuel Gamio encontrar la esquina suroeste del templo”.


El PTM y las 1.2 hectáreas de vestigios arqueológicos que comprende, dijo, se ostentan como el punto de origen para incontables investigaciones sobre la cultura mexica y el mundo prehispánico en general, proyectos como el Programa de Arqueología Urbana —surgido en 1991— y espacios de difusión como el Museo del Templo Mayor.


El arqueólogo recordó que este recinto, uno de los más visitados en todo el país, abrió al público en octubre de 1987 para resguardar y exponer las piezas resultantes de las investigaciones en campo del PTM, además de vestigios arqueológicos provenientes de Tlatelolco, Xochimilco y otras zonas de trabajo a cargo del INAH.


El diseño arquitectónico del museo, obra de Pedro Ramírez Vázquez, emula en orientación y distribución la forma que en su momento de esplendor tuvo el Templo Mayor, con dos secciones principales: “la sur dedicada a Huitzilopochtli, señor de la guerra, el sacrificio y el tributo, y la norte abocada a Tláloc, dios de la agricultura, lluvia, flora y fauna”.


Al retomar el tema de la dualidad en el Recinto Sagrado de Tenochtitlan, Bianca Moreno, en representación de la directora del MTM, Patricia Ledesma Bouchan, señaló que la tarjeta conmemorativa, diseñada por Eduardo Noriega, juega con dicho concepto al presentar en el anverso una imagen a color del Códice Durán, y en el reverso una reinterpretación en blanco y negro de la relación espacial del museo y el templo mediante dibujos encontrados de Tláloc y Huitzilopochtli.


“Para el museo es un honor que la imagen del Templo Mayor sea plasmada en estas tarjetas de tan alta circulación, que sin duda nos ayudarán a difundir y, por ende, a preservar el amplio patrimonio histórico de nuestra ciudad y nuestro país”.


Finalmente, el titular del Metrobús, Guillermo Calderón, se congratuló por esta primera colaboración con el INAH en materia de tarjetas de prepago, las cuales, confió, “se convertirán pronto en artículos de colección”.


Anunció que las tarjetas conmemorativas ya han sido emitidas y se encuentran en circulación dentro de la Línea 2 de este sistema de transporte público. Son funcionales tanto para el Metrobús como para el STC Metro, la red Ecobici y el Servicio de Transportes Eléctricos de la Ciudad de México.


Detalló que aunque la cantidad inicial de tarjetas es de 150 mil, ésta podría ampliarse en función de la demanda que reporten.

 

 

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (20171213_boletin_451.pdf)Boletín 451[Descarga]