El revolucionario en voz de Paco Ignacio Taibo II e imágenes de Rodrigo Moya

En el marco de la XIX Feria del Libro de Antropología e Historia se llevó a cabo la conferencia Che Guevara, 40 años , a cargo de su biógrafo, el escritor mexicano Paco Ignacio Taibo II y uno de los fotógrafos que más retrataron al guerrillero, Rodrigo Moya.

 

La intención de esta conferencia fue ofrecer al espectador una semblanza de los caminos cotidianos que recorrió el revolucionario argentino y dialogar sobre los contenidos hallados en aquél cuaderno verde que se encontraba en su mochila al momento de ser capturado por el ejército boliviano, cuaderno que ahora se ha convertido en libro.

 

Taibo II ofreció cátedra de la personalidad que distinguía al Che, así como anécdotas cargadas de irreverencia desde su salida de Argentina, como sus andanzas por el continente, su participación en la revolución cubana hasta su asesinato en Bolivia, así como las reflexiones y materiales que recuperó en el cuaderno verde.

 

Ernesto Guevara Lynch de la Serna, como era su nombre completo, además de interesarse en la medicina desde siempre, era voraz lector de poesía. A su llegada a la isla cubana, se convierte en gran amigo del poeta Nicolás Guillén, a quien invita a dar el primer recital al ejército rebelde. Entre otros, los poemas de León Felipe eran de sus favoritos por grandilocuentes y vibrantes, según palabras del biógrafo, además de Neruda y César Vallejo.

 

Toda este material se puede encontrar en el libro, sin embargo, en palabras del escritor mexicano, el Che Guevara no deja de sorprenderlo e intimidarlo: pasaba noches tratando de descifrar las causas por las que el revolucionario había actuado de tal o cual manera, observando una serie de fotografías del mismo pegadas a una pared, las cuales lo acompañaban en sus reflexiones.

 

El cuaderno verde, hoy libro, permite al lector descubrir al llamado Che de Bolivia , a ese ser humano que no detuvo su camino en el derrocamiento de Batista en Cuba, sino que siguió preocupado y ocupado por las condiciones sociales que imperaban en otros países del continente. Además, se convierte en una puerta “para que algunos jóvenes lean hoy a Vallejo y Neruda tomaditos de la mano del Che”, comentó el autor.

 

Tengo una relación altamente conflictiva con el Che , viví con él tres años escribiendo su biografía y nunca logré sacarle una voz de estímulo, de apoyo, ni siquiera una sonrisa. El Che era malo, exigía, pedía pero no palmeaba; en su estilo las cosas había que hacerlas, no premiarlas, nunca logré que me diera una palmada, agregó.

 

Che: ¿Quién es Rius?

 

Por su parte, Rodrigo Moya hizo un recorrido visual y anecdotario con los materiales que tuvo la oportunidad de plasmar a través de su lente de la figura cantinflesca, como el y Taibo II la llaman, del Che Guevara. Si bien su idea era no comercializar con la imagen del guerrillero, después de 30 años de estar guardadas aproximadamente, las fotografías llevan tiempo circulando y a la venta, de las cuales se proyectaron algunos ejemplos durante la charla.

 

Comentó la experiencia que vivió junto con el caricaturista y critico mexicano, Ernesto del Río, mejor conocido como Rius, en su entrevista con el comandante en la isla cubana, por el año de 1964.

 

Cabe mencionar que el revolucionario no era accesible para dar entrevistas, al contrario, se caracterizaba por ser receloso en la intimidad de su vida y los sucesos que lo rodeaban. Sin embargo, en aquella ocasión, cuenta el fotógrafo, Guevara nos permitió 15 minutos advertidos de que ni un minuto más, ya que en esos precisos momentos Cuba rompía relaciones con Chile, y el tiempo destinado a una delegación representativa de este país, pasó a manos de los periodistas mexicanos.

 

Estos 15 minutos se transformaron en casi tres horas por que al llegar el comandante del ejercito rebelde cubano, preguntó: “¿Quién es Rius?”, a lo que el caricaturista levantó un dedo identificándose y sin dejar de sonrojarse. Moya platicó que al llegar la maleta diplomática de México a Cuba lo primero que preguntaba Guevara era si había llegado Los agachados, obra de Rius, el cual leía religiosamente; en realidad fue gracias a él que el comandante se extendió tanto tiempo con nosotros, se la pasaba platicando anécdotas, recordó.

 

En esa reunión Rodrigo Moya realizó la secuencia fotográfica que presentó durante la charla; uno de los puntos que resaltó del suceso, fue la escasa luz que imperaba en el lugar, lo cual impedía tomar buenas fotos.

 

Sin embargo, el periodista de la lente se dio a la tarea de improvisar algunos objetos que le permitieran emplazar la cámara frente al personaje y así, poder maniobrar con la velocidad del obturador y la poca luz, sin tener que moverla. De ahí se desprenden algunas de las imágenes que dan la vuelta al mundo.

 

Con su pantalón verde olivo perfectamente planchado, las botas negras impecablemente lustradas, Ernesto Guevara daba la apariencia de ser un tipo pulcro y preocupado por sus atavíos. Además de lo anterior, lo que sorprendió al fotógrafo fue el tipo de manos que tenía, en las cuales concentró su trabajo.

 

Mencionó que no podía creer cómo unas manos cuidadas, blancas, suaves y tan largas podían haber librado batallas en terrenos tan inhóspitos, daban la apariencia de ser manos de un pianista o de un artista, comentó.

 

Como dato curioso, Taibo II y Moya se refirieron al Che haciendo una sátira de su parecido con Cantinflas, del cual se jactaba él mismo. Había visto Ahí está el detalle siete ocasiones, la única película que había visto tantas veces, agregó entre risas de los asistentes.

 

Por último, Paco Ignacio Taibo II declaró que la mejor manera de matar a un hombre es ponerle su nombre a una estación del metro o a una calle, levantarle una estatua o recordarlo simplemente el día del aniversario, lo cual implica recordarlo solamente cuando murió y no el resto de los días. Siempre ácido y burlesco, remató diciendo que Guevara era irreverente, antijerárquico y provocador constante, además de igualitario, aventurero, romántico y vagabundo.

 

Es por estos últimos adjetivos por los cuales el Che sigue vivo en el imaginario mundial. Los mismos le permitieron tener una visión de América Latina no académica, no teórica ni político-abstracta. La conferencia Che Guevara, 40 años se efectuó en el marco de la XIX Feria del Libro de Antropología e Historia que se celebra en el Museo de Antropología e Historia del 6 al 16 de septiembre.

Atención a medios de comunicación

 

  Arturo Méndez

 

Suli Kairos Huerta Figueroa
Directora de Medios de Comunicación

Foto del día

Quetzalpapálotl, Teotihuacan