Importancia
 

El 2 de febrero de 1792 don Miguel Hidalgo renunció a sus cargos de rector, tesorero y catedrático de teología en el colegio de San Nicolás de Valladolid, y marchó a Colima a servir el curato. Hidalgo atendió esa parroquia, entonces comprendida en la Independencia de Michoacán, del 10 de marzo al 26 de noviembre del mismo año. 
 

La orden de dejar Colima y de trasladarse de nuevo a Valladolid, provenía del obispo fray Antonio de San Miguel. Éste, conocedor del carácter y talento de Hidalgo, le mandó encargarse del curato de la Villa de San Felipe. La razón era que el obispado de Michoacán tenía ya en su poder todas las parroquias de franciscanos, excepto la de San Felipe. Con la convicción de que Hidalgo resolvería los avatares, el virrey, conde de Revillagigedo, lo nombró cura propio, vicario y juez eclesiástico de San Felipe. 
 

Hidalgo recibió la parroquia el 24 de enero de 1793. Compró casa en la calle principal de la Alcantarilla, a poca distancia del templo. Así, esta amplia casa fue habitada por el cura Hidalgo y su familia durante su estancia como párroco de San Felipe de 1793 a 1803.
 

Después de la salida de Hidalgo de San Felipe, el inmueble continuó siendo habitación, a excepción de algún periodo de 1928 en que se estableció una escuela de artes y oficios.
 

En 1957 por decreto presidencial de don Adolfo Ruiz Cortines, se expropió una parte de la casa de Hidalgo por considerar su conservación de utilidad pública y se le declaró Monumento Histórico Nacional. En 1959 debido al mal estado del inmueble, la Dirección General de Bienes Inmuebles de la Secretaría del Patrimonio Nacional la entregó en custodia a la Dirección de Monumentos Coloniales del Instituto Nacional de Antropología e Historia para su reconstrucción. 
 

De este modo, a partir de 1963 se dio inicio a las obras de restauración para que fungiera como museo. La casa de Hidalgo o “La Francia Chiquita”, abrió sus puertas en 1969 cuando se dio término al empedrado del patio central que recrea un jardín a la usanza de las casonas de la época.


Descripción del inmueble
 

El museo Histórico Casa de hidalgo, Mejor conocido como la “Francia Chiquita” es un ejemplo de la arquitectura civil relevante del siglo XVIII. Se accedía a ella a través de un amplio zaguán con un portal inmediato que daba paso a un patio cuadrangular rodeado de habitaciones. Atrás quedaban las áreas de servicio y la huerta. Actualmente el edificio se encuentra dividido transversalmente de la calle a la huerta, ocupando el museo el área del lado izquierdo. La otra parte es de propiedad particular.
 

Esta edificación forma parte del conjunto de recintos de valor histórico que integran la Ruta de la Independencia, y que fueron renovados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta) con motivo del Bicentenario del inicio de la gesta de 1810.


Temáticas tratadas en el Museo Histórico Casa de Hidalgo (La Francia Chiquita)
 

El discurso del museo es un punto de reflexión dentro de la historia de la independencia, se trata de un inmueble novohispano del siglo XVIII, conservado por el INAH y difunde la historia de la estancia, durante once años, de Miguel Hidalgo y Costilla en San Felipe, Guanajuato. La temática se divide en los siguientes temas:
 

San Felipe: Fundación de un lugar en la ruta de la plata
 

La fundación de San Felipe se remonta a 1552 cuando los españoles, obedientes de la política defensiva del virrey Luis de Velasco contra los chichimecas, establecieron allí un presidio o fuerte. Diez años más tarde, en 1562, el poblado recibió el título de villa de españoles e indios. Fue entonces cuando la villa de San Felipe quedó inscrita en la Alcaldía Mayor de San Miguel el Grande, perteneciente al Obispado de Michoacán; recibió grandes extensiones de tierra -cinco leguas en total- y se convirtió, en tan sólo diez años, en el principal punto ofensivo y defensivo del camino que unía a la ciudad de México con Zacatecas. 
 

Arribo y estancia de Miguel Hidalgo en San Felipe
 

En diciembre de 1792 el cura Miguel Hidalgo fue designado - por órdenes del obispo fray Antonio de San Miguel - vicario, cura propio y juez eclesiástico de la parroquia dedicada al apóstol a quien el poblado debe el nombre de San Felipe.  El cambio a esta parroquia representaba estar cerca de su familia y propiedades mayores beneficios económicos, además de un mejor ingreso. Esta casa, construida en el siglo XVIII y adquirida por el propio Hidalgo para habitarla junto con algunos de sus familiares durante su gestión  de casi once años, constituye un ejemplo típico de arquitectura civil de la época: amplia entrada, patio cuadrangular rodeado de habitaciones con puertas independientes, área de servicio y huerta.
 

En busca de un futuro en el Bajío: Párroco de indios y españoles


En San Felipe sus obligaciones eran oficiar misa, administrar sacramentos y ejercer como juez eclesiástico; debía supervisar a los vicarios de su parroquia, examinar a los curas, otorgar y recoger cédulas de confesión y vigilar las buenas costumbres entre los pobladores. Su trato amable y “dicharachero” le ganó la simpatía de muchos pobladores que a la postre se unieron al ejército insurgente al tañer las campanas de Dolores.
 

La Francia Chiquita
 

La casa de Hidalgo se distinguió por ser un centro de intensa vida cultural en el que se promovía el libre intercambio de ideas. Allí se reunían vecinos y amigos que venían de otras villas para participar en tertulias y bailes, escuchar música y ver representaciones de obras francesas traducidas al español y dirigidas por el propio Hidalgo.  No es difícil imaginar que todo ese pensamiento francés estuviera presente en las largas conversaciones de las tertulias y que, seguramente, dicho despliegue cultural hizo que las autoridades españolas lo interpretaran como algo peligroso, sobre todo tomando en cuenta que los asistentes llamaban a la casa “la Francia Chiquita” por el clima liberal e intelectual que en ésta se respiraba.
 

Molière: Música y escenografía en casa

Dos artes apasionaron a Hidalgo: el teatro y la música, en especial las obras de origen francés. Así, en esta casa, sus visitantes asistían a tertulias, al juego de barajas, a la discusión de asuntos de trascendencia mundial; a bailar, escuchar música, ver o participar en puestas teatrales. Un gran universo cabía en otro pequeño donde concurrían amigos, trabajadores, dignidades eclesiásticas y civiles, familias y vecinos.
 

Servicios disponibles en el Museo Histórico Casa de Hidalgo (La Francia Chiquita)
 

La visita incluye el acceso a la ambientación del huerto novohispano.
 

Horario
 

Martes a sábado de 9 a 18 horas.
Domingos de 8 a 17 horas.

 

Costo de acceso
 
Entrada general: 40 pesos.

 

Contacto
 

Encargado del Museo Histórico Casa de Hidalgo (La Francia Chiquita)
Sr. Enrique Martínez.