Importancia 
 

El inmueble es uno de los monumentos históricos más importantes de la ciudad y del país, puesto que perteneció a uno de los héroes más ilustres de la Historia de México, como lo es Don José María Morelos y Pavón. La casa fue declarada Monumento Nacional en el año1934 por la Dirección de Monumentos Coloniales y de la República.
 

Historia del Museo
 

La planta baja del inmueble se terminó de construir en el año 1758. Los registros notariales señalan que en 1774 el Juzgado de Testamentos de Valladolid adjudicó la propiedad a Anastasio Martínez, quien la heredó a su hijo Juan José Martínez; aunque en agosto de 1801, el cura del pueblo de Carácuaro, José María Morelos y Pavón adquirió el inmueble, el cual sufrió algunas modificaciones, entre ellas la adición de la segunda planta en el año 1801. La mayor parte de los espacios del inmueble fueron ocupados por Antonia Morelos, hermana del clérigo vallisoletano, mientras que las accesorias del costado sur fueron alquiladas. Cabe mencionar que uno de los inquilinos, de nombre Miguel Cervantes, contrajo matrimonio con doña Antonia en 1807, y que de esta unión nació Teresa Cervantes Morelos. La nueva familia ocupó la planta alta del inmueble, mientras que las accesorias continuaron bajo arriendo; sin embargo, en mayo de 1810, pocos meses antes del estallido del movimiento de independencia, Morelos hipotecó su casa a través de su poderdante y cuñado, por la cantidad de 1,000 pesos, con la intención de satisfacer una deuda que ascendía a la cantidad de 673 pesos, 4 reales y 6 granos. 

La casa de Morelos fue una de las muchas propiedades que sufrió los estragos de la guerra insurgente, ya que en marzo de 1811 el jefe político de la intendencia, que pertenecía al bando realista, Torcuato Trujillo, confiscó el inmueble y ordenó su destrucción parcial; esta acción, indudablemente, era parte de una estrategia tendiente a debilitar la figura del caudillo. A raíz de este acontecimiento, la familia del cura revolucionario se mudó al rancho de Zindurio, donde permaneció hasta 1822, una vez que se consumó la independencia, y el gobierno mexicano reconoció los derechos de Antonia y Nicolás Morelos, hermanos del héroe nacional. No obstante, los herederos de los bienes del insurgente debieron participar en el proceso de remate de la casa de Valladolid, ya que como se mencionó anteriormente, esta estaba cargada con una hipoteca. Finalmente, la propiedad fue adjudicada a Miguel Cervantes, quien al igual que Nicolás Morelos, reconoció y satisfizo la deuda; este último, a su vez, cedió sus derechos sucesorios a su cuñado y su hermana Antonia.

A partir de que se consumó el arreglo con sus acreedores, la familia Morelos regresó a la casa adquirida por el Siervo de la Nación, y se abocó a su reconstrucción, puesto que como señalamos, guardaba una mala condición física. Después de la muerte de Antonia Morelos, ocurrida en 1830, el edificio pasó a manos de su hija Teresa y de su esposo Nicolás Pérez Dueñas; la familia de esta la completaban sus tres hijos de nombre Vicente, Guadalupe y Francisco de Paula. Correspondió a Teresa Cervantes Morelos continuar con la restauración de la propiedad, por ello, en 1838 inició una serie de trabajos que modificaron la estructura original de la casa. 

Francisco de Paula Pérez Morelos, quien casó con Mariana Aguilar en 1867, procreó tres hijos de nombre: Nicolás, Concepción y Catalina, y de esta manera dio continuidad al ilustre linaje Morelos, ya que al igual que su padre, los vástagos del sobrino-nieto de José María Morelos y Pavón conservaron el apellido Pérez Morelos. En 1910, la situación de la casa de Morelos volvió a modificarse, ya que en el marco de la celebración del centenario del inicio de la lucha por independencia mexicana, el presidente Porfirio Díaz determinó la adquisición del inmueble y la formación de un museo en honor al insigne insurgente michoacano.

A pesar de la reticencia de Francisco de Paula Pérez Morelos, la instrucción presidencial se cumplió el 25 de junio de 1910, fecha en que se cerró la venta del inmueble a favor del gobierno federal, aunque con la condición de que se permitiera a la familia Pérez Morelos seguir habitando la casa. De esta manera, la misión de resguardo de la casa de Morelos se depositó en la propia familia del héroe, y fue Nicolás Pérez Morelos quien tomó la estafeta; en este sentido, para 1921, al conmemorarse el centenario de la consumación de la independencia, Nicolás, ahora convertido en médico y escritor, formó una Junta Patriótica para organizar los festejos y armar una exposición de objetos relacionados con otros personajes insurgentes. En 1923, como un reconocimiento a su labor cívica, el presidente de México nombró a Nicolás Pérez “Guardián de la Casa de Morelos”; a la muerte de este personaje, ocurrida en 1930, el cargo fue asumido por su hermana Catalina, quien también falleció cuatro años más tarde, sustituyéndole entonces Concepción Pérez Morelos, hasta su deceso verificado en 1949.  Este periodo administrativo descrito fue muy importante en la historia de la Casa de Morelos, puesto que durante el mismo se depositó el Archivo del Antiguo Obispado, específicamente en 1932, y se realizó una restauración al inmueble para recuperar su aspecto original, el cual podemos apreciar hasta hoy en día.

Con motivo del Bicentenario de la Independencia Nacional, la Casa de Morelos fue restaurada en su totalidad, se renovó la museografía y equipo el Archivo Histórico de un nuevo Sistema de Almacenaje, lo cual permite ofrecer una imagen actualizada y moderna en el discurso museográfico, además de ofrecer mejores condiciones en la prestación de los servicios educativos.
 

Descripción del inmueble
 

Consta de 9 salas y dos ambientaciones, en la planta baja se ubican 4 salas en las cuales se abordan los temas del origen de la ciudad de Valladolid y la vida en la ciudad en el siglo XVIII, además de la historia de la Casa, la biografía de Don José María Morelos y su vida sacerdotal. En la segunda planta se aborda el periodo insurgente, desde la crisis política de 1808, la incorporación de Morelos a la lucha armada, y hasta su fusilamiento el día 22 de diciembre de 1815. En las salas pueden encontrarse, además de una serie de piezas de gran valor histórico y artístico, varios audiovisuales que enfatizan algunas acciones militares del Siervo de la Nación.
 

Temáticas tratadas en el Museo y Archivo Histórico Casa de Morelos
 

El Museo Casa de Morelos, rinde tributo a uno de los estrategas militares más importantes de nuestra historia, un estadista y político, el mayor visionario como arquitecto de las instituciones, que dentro de sus mayores aportes están los “Sentimientos de la Nación” y la Constitución de Apatzingán. Sin duda Morelos fue uno de los grandes artífices del país que hoy conocemos.

El Museo cuenta con nueve salas en las que muestra un acervo de 300 piezas históricas, novedosos recursos museográficos y un nuevo guión basado en los últimos avances de investigación historiográfica, derivado de una reestructuración integral de que fue objeto y que terminó con su reinauguración en diciembre de 2009. Este recinto museográfico se alberga en una casa típica vallisoletana del siglo XVIII, caracterizada por su sobriedad, propia de una familia no prominente; está ubicada en lo que durante la Colonia fue un barrio humilde de las afueras de Valladolid.
 

Recorrido
 

La primera sala que integra el renovado museo aborda el tema de “Valladolid y el antiguo obispado de Michoacán” y a Don Vasco de Quiroga, de quien podrás conocer una semblanza de su obra. Una obra de arte particular que no puedes dejar de ver es el óleo que nos remite a este personaje, de la autoría  de Manuel de la Cerda, elaborado en 1755, la cual es una réplica de la original que se encuentra en la Basílica de María Inmaculada de la Salud de Pátzcuaro. También forma parte del nuevo discurso museístico Fray Juan de Medina Rincón.

Encontrarás también una pintura alusiva, cuya pieza original se localiza en la Catedral de Morelia.

Otro de los objetos relevantes que integran el acervo pictórico es el óleo sobre tela del también Obispo de Michoacán, Pedro Anselmo Sánchez de Tagle, cuyo original data del Siglo XVIII y se encuentra exhibido en el Museo de El Carmen, ubicado en la Ciudad de México.

También podremos hallar una semblanza de la vida y obra del propio Obispo Pedro Anselmo Sánchez de Tagle. Cuando visites esta sala no dejes de observar el mapa del Obispado de Michoacán, que nos muestra la geografía que prevalecía en 1801. Se explica también la fundación de Valladolid, a través de un óleo sobre tela que nos ofrece una vista de la Catedral hacia 1874, del artista Mariano de Jesús Torres, cuya obra forma parte del acervo del Museo Regional de Michoacán, y mediante el fascimilar de un mapa de la ciudad hacia 1751, el cual se resguarda en el Archivo General de la Nación.

Se aborda también la arquitectura a través de un par de obras pictóricas que nos muestran el Templo y Colegio de Las Rosas, que data de 1876, de Mariano de Jesús Torres, y un Paisaje de Morelia hacia el Siglo XX. Ambas obras forman parte del acervo del Museo Regional de Michoacán. Puedes conocer un fascimilar del Plano de Valladolidad en 1794, cuyo original se encuentra bajo el resguardo del Archivo General de la Nación.

El inmueble que alberga este museo fue adquirido por el “Siervo de la Nación” en 1801. Aquí se muestran diversas ambientaciones de la casa y su destino después de la guerra de Independencia. Un plano nos revela la ubicación de la sala, recámaras y las accesorias, entre otros espacios. Hay documentos fascimilares del grabado de la fachada y del interior de la vivienda, un poder de venta de la casa al Gobierno Federal y un registro de pagos mensuales de los inquilinos de Teresa Cervantes

Una ambientación austera de época nos remite a la oficina del administrador. Hay fascimilares de una relación de las ventas efectuadas por Miguel Cervantes, encargado de los negocios de la familia Morelos. Hay obras pictóricas de Juan Nepomuceno, San Pedro Apóstol y la Dolorosa virgen, provenientes del Museo Regional de Guadalajara. Encontrarás diversos recursos museísticos para conocer mejor a José María Morelos y Pavón, cómo una cédula temática con su obra, pensamiento y descripción física, así como también que refiere al pensamiento de su madre.

Una cédula gráfica nos muestra el camino que siguió en la carrera eclesiástica, mientras que uno electrónico nos remite a su semblanza biográfica. Algunas piezas relevantes son una ambientación de los objetos de Morelos y un altar de iglesia, así como obras pictóricas de la figura de Morelos, del autor Alfredo Zalce, de 1991, y de Juana Pérez-Pavón, óleo sobre lámina. Además, el fascimilar de un devocionario de Morelos, cuyo original se resguarda en el Museo Nacional de Historia “Castillo de Chapultepec”, en la Ciudad de México.

En la cuarta sala del Museo se aborda el pensamiento ilustrado en el Obispado de Michoacán, para lo cual se muestran cédulas de la teología político-caritativa, los centros de enseñanza en Valladolid, y la generación de Independencia.Hay una semblanza de Fray Antonio de San Miguel y un óleo sobre tela en su honor, así como la obra pictórica “Franciscano”, que data del Siglo XVIII.

Un par de copias de retratos de las figuras de Ana Serrato y Ana Pérez, cuyos originales forman parte del acervo del Museo Nacional de Historia “Castillo de Chapultepec” de la Ciudad de México. No dejes de admirar una vitrina ambientada que recrea una celda. En este espacio se abordan las Reformas Borbónicas y su impacto en la economía y la sociedad novohispana, encontraremos una cédula que nos permitirá comprender mejor el tema del circulante en la economía novohispana. Entre los objetos más destacados que no puedes dejar de ver, están: vitrina  que contiene tabaco, papel sellado y otros elementos como sal, pólvora, navajas para gallos de pelea y naipes. Además, un arcón metálico de seguridad con cerradura oculta que data del Siglo XIX, así como una imagen de la Plaza Mayor de la Ciudad de México y un retrato del Virrey Bernardo de Gálvez, de éstas dos últimas piezas las originales se encuentran en el Museo Nacional de Historia “Castillo de Chapultepec”

Encontarás cédulas informativas de “El Juntismo en América” y un mapa  con la ubicación de los lugares donde se realizaron las juntas americanas. Aquí también, podrás observar un óleo sobre tela de Fernando VII, que forma parte del acervo del Museo Regional de Guadalajara. Hacia 1809, se llevó a cabo la llamada Conspiración de Valladolid. Entre los documentos gráficos exhibidos se encuentran el Salón de sesiones del Ayuntamiento de la Ciudad de México, y un facsimilar del Libro de Cabildo del Ayuntamiento de la Ciudad de Valladolid, hoy Morelia. Hay objetos destacados como el óleo sobre tela de Francisco Javier de Lizana y Beaumont, y las réplicas de los retratos del virrey José de Iturrigaray y de Mariano Michelena, cuyos originales integran el acervo de los museos Nacional de Historia y Regional Michoacano, respectivamente.

En la sexta sala del museo que corresponde al tema de Morelos y el movimiento insurgente, en su etapa inicial, encontrarás información de la guerra de independencia, de 1810 y 1811, así como imágenes de la Virgen de Guadalupe en la insurgencia.

Una obra pictórica destacada es la imagen de la Virgen de Guadalupe, de José de Alzibar, que data de 1783. Se aborda también la etapa de Morelos, de párroco a militar, y su petición de permiso para cumplir la comisión de insurreccionar el Sur; sus campañas militares entre 1810 y 1815, inicialmente la primera campaña, de octubre de 1810 a agosto de 1811. No dejes de observar una ambientación que contiene diversos objetos, como un baúl, cama de campaña, tintero, pluma, un mapa, unos fusiles, un plano, unos anteojos, una linterna, pistola y espadas, entre otros. 

Hay también semblanzas y retratos de Nicolás Bravo y Vicente Guerrero, cuadros de Castas y 17 monedas de época.

Aquí se aborda la Segunda Campaña del insurgente que se desarrolló de noviembre de 1811 a mayo de 1812. La instalación de la Suprema Junta Nacional de Zitácuaro en agosto de 1811. Encontrarás semblanzas y retratos de Mariano Matamoros y de Ignacio López Rayón, además de objetos bélicos diversos, como un cañón con base, un conjunto de balas de cañón y una granada que proceden del Museo Regional de Guadalajara. No dejes de observar el Sixto Berdusco y el óleo sobre tela de José María Morelos y Pavón, de la autoría de Enrique Revueltas. Se aborda el Sitio de Cuautla acontecido en febrero de 1812, y en el que podrás conocer más a través de un audiovisual que muestra la estrategia militar que se utilizó.

Descubrirás el pensamiento de Morelos que rodeó a este acontecimiento, al leer en el muro: “Pues aunque acabe ese ejército conmigo, queda aún toda la América que ha conocido todos sus derechos”. Hay retratos de Francisco Javier Venegas y Saavedra y de Félix María Calleja, y una semblanza de éste último; las obras provienen del Museo Nacional de Historia “Castillo de Chapultepec”. Conocerás la tercera campaña que realizó el insurgente y que corresponde a la toma de Oaxaca, en noviembre de 1812. Entre los objetos destacados que podrás observar se encuentran: casaca de Morelos, que data del Siglo XIX;  y una reproducción del óleo sobre tela de “El Mixtequito”, de autoría anónima, de cuya obra existe también información.

Otra pieza relevante es la nota de alhajas y muebles que el virrey de Nueva España remite al Excelentísimo Ministro de Guerra.

La cuarta campaña de Morelos correspondió al ataque, sitio y captura de Acapulco, del 9 de febrero al 20 de agosto de 1813, que podrás descubrir a través de un desarrollo electrónico. Podrás conocer el papel que jugó la prensa insurgente, a través de facsimilares del Correo Americano del Sur, El Ilustrador Americano y del Semanario Patriótico. Hay además una semblanza y retratos de Andrés Quintana Roo y Carlos María de Bustamante, respectivamente. Como parte de la campaña militar que realizó Morelos en Acapulco, podrás descubrir el últimatum que entregó a Pedro Antonio Vélez, para la rendición del Fuerte de San Diego, en el que expresa algunos puntos de su ideario revolucionario.

Otro de los temas trascendentales corresponde al Congreso de Chilpancingo, en el que se plasmaron los Sentimientos de la Nación, el 14 de septiembre de 1813, y del que podremos observar las tres hojas que integran el facsimilar del documento que se resguarda en el Archivo General de la Nación, así como una sonorización. Otro decreto importante fue el segundo y definitivo en el que se abolió la esclavitud el 5 de octubre de 1813, del cual se muestra un facsimilar. Además, se exhibe la bandera que utilizó el Generalísimo José María Morelos. La presente sección corresponde a la quinta campaña de José María Morelos, en la cual fue derrotado en Valladolid y Puruarán. En la misma sala podrás observar  las dos cuartillas que integran el facsimilar del Acta Solemne de la Declaración de la Independencia de México, cuyo original se resguarda en el Archivo General de la Nación ubicado en la Ciudad de México.

Aquí podrás leer también la semblanza de Agustín de Iturbide  y apreciar un óleo sobre tela que pertenece al acervo del Museo Regional de Guadalajara. Otros elementos relevantes son el Sello de Aduana de Zitácuaro, la réplica de la medalla conmemorativa y el facsimilar de la Constitución de Apatzingan, promulgada el 22 de octubre de 1814.

La novena sala aborda la aprehensión de Morelos a manos del Capitán Matías Carranco, a través de la réplica de un grabado cuyo original se encuentra resguardado en la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia (BNAH), de la Ciudad de México. Además, los procesos que siguió Morelos ante las Jurisdicciones Real y Eclesiástica Unidas, con el fin de realizar la causa inquisitorial. De ello, dan cuenta las réplicas de tres grabados: La aprehensión de Morelos, Morelos en la cárcel y la degradación en la Inquisición de México; ambos bajo resguardo de la BNAH. 

Estos procesos los podrás conocer a través de una cédula electrónica. Aquí se aborda la sentencia del Virrey Félix María Calleja y el fusilamiento de Morelos en San Cristóbal Ecatepec, Estado de México. Una acuarela da cuenta del momento del fusilamiento y se agregan la reliquia del paño que cubrió los ojos del insurgente cuando fue fusilado y la máscara mortuoria que le fue colocada. Un objeto adicional es una vestimenta religiosa, de telar, que data del Siglo XVIII, que forma parte del acervo del Museo Regional de Michoacán. En esta sala podrás conocer una ambientación con muebles de la época, misma que nos propone un viaje por el pasado al recrear una parte de la realidad del siglo XVIII, que fue trascendental para  la vida  independendentista de México.
 

Acceso
 

Se encuentra en el Centro Histórico de Morelia, se ubica a dos cuadras de la Catedral; es posible acceder en dirección hacia el sur por la Avenida Morelos Norte, si la llegada a la ciudad de Morelia es por la autopista de Occidente o desde el estado de Guanajuato.
 

Servicios disponibles en el Museo y Archivo Histórico Casa de Morelos
 

En este museo se ofrecen una variedad de servicios al visitante los cuales son: 
 

1. Comunicación Educativa:
 

Visitas guiadas

Guía Taller:

Conferencia taller “Del museo a la escuela”

Asesorías a grupos de estudiantes y profesores

Curso de Verano.
 

2. Archivo Histórico
 

El Archivo Histórico Casa de Morelos resguarda más de 2 millones de documentos generados por la administración eclesiástica del antiguo obispado de Michoacán, los cuales van de los siglos XVII al XX, mismos que están organizados en tres fondos: Diocesano, Cabildo y Parroquial. Además, se cuenta con un fondo civil que contiene documentos del gobierno del Estado de Michoacán correspondientes a los siglos XIX y XX. Entre los documentos más destacados que resguarda el Archivo se encuentran la Capellanía a favor de Morelos, así como los padrones de la feligresía que éste elaboró como cura de Carácuaro; además de algunos otros documentos expedidos por Don Miguel Hidalgo.
 

Requisitos para consultar la documentación:
 

1. Presentar carta institucional o de presentación individual, en su caso; dirigida a la Dirección del Archivo Histórico Casa de Morelos; mediante la cual se especifique el tema y periodo de la investigación y se incluyan los siguientes datos: nombre completo, institución de procedencia, dirección, teléfono y correo electrónico del solicitante.

2. Presentar identificación vigente, original y copia. (Credencial del IFE, pasaporte)

3. Dos fotografías tamaño infantil iguales y a color.
 

Atención a grupos académicos
 

Con el afán de apoyar la docencia y el interés profesional en el campo de la historia, el Archivo Histórico Casa Morelos ofrece un servicio de asesoría especial a grupos de estudiantes y/o profesionales interesados en el conocimiento del contenido, manejo de los documentos y su proceso de consulta.

Los horarios de consulta son: lunes a viernes de 9 a 15 horas, y de asesorías y visitas guiadas 9 a 14 horas.
 

Horario 
 

Martes a domingo de 9 a 17 horas.

 

Costo de acceso
 
Entrada libre.


Sitio web y redes sociales
 

Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
 

Contacto


Titular del Museo y Archivo Histórico Casa de Morelos
Mtro. Jaime Reyes Monroy
Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Teléfono/fax: 01(443) 313 – 2651.