INFORMACIÓN

  Horario: Lunes a Domingo de 08:00 a 17:00 horas. Entrada libre.

  Servicios disponibles en la zona: Unidad de Servicios, sanitarios, estacionamiento, señalización externa y cédulas restrictivas e informativas.

  Recomendaciones: Llevar ropa ligera. En los meses de junio, julio y agosto usar repelente para insectos. No llevar mascotas. Por favor prevea llegar al sitio una hora antes del cierre a fin de contar con el tiempo suficiente en su visita.

  ContactoCentro INAH Campeche 01 (981) 8 16 91 11 y 8 16 81 79
Ext. 138017 01 (981) 8 16 91 36  Ext. 138016 y 138017 

  Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

REDES SOCIALES

 

Significado

Dzibilnocac es un nombre maya que significa “Bóveda pintada o bóveda con escritura”.

Acceso

Desde la ciudad capital de Campeche se toma la Carretera Federal No. 262 hasta el poblado de Hopelchén, con una distancia de 90 km; de ahí se dirige hasta Dzibalchén distante 40 km y posteriormente 20 km hasta Vicente Guerrero (Iturbide), comunidad adjunta a la zona arqueológica maya de Dzibilnocac.

Importancia Cultural

En febrero del año de 1842, los exploradores Frederick Catherwood y John L. Stephens visitaron el poblado de Iturbide y unas ruinas prehispánicas que tiempo después sería conocida como Dzibilnocac. En mayo de 1887 el explorador Teoberto Maler llegó al sitio realizando un registro del edificio principal y de las imágenes de dos tapas de bóveda de algún edificio describiendo el asentamiento de manera general. El topónimo del sitio es de origen maya yucateco, que se traduce al castellano como “bóveda pintada” o bóveda con escritura”, en alusión a las figuras e inscripciones jeroglíficas que decoraban el interior de algún cuarto. En 1936 el investigador Harry Pollock  de la Institución Carnegie de Washington también realizó un reporte de las ruinas. Tiempo después el arquitecto mexicano Ricardo Robina realizó trabajos de investigación en el edificio principal del sitio en los años 50 del siglo XX. En 1949 George W. Brairned hizo algunas excavaciones arqueológicas en el sitio para el estudio de materiales cerámicos para la cronología del sitio, pero su muerte prematura impidió la conclusión de dichos estudios. Entre 1968 y 1969 Fred W. Nelson, investigador de la Fundación Arqueológica del Nuevo Mundo, Utah, Estados Unidos, realizó la monografía más completa que se tiene de Dzibilnocac. En los diez años siguientes, George Andrews de la Universidad de Oregón registró e interpretó más detalles arquitectónicos y constructivos de algunos edificios, y en 1982 el INAH inició las labores de restauración y consolidación en el Edificio A-1. En el año 2002 y 2004 el mismo Edificio A-1 es nuevamente intervenido algunos de sus sectores para su conservación. En el 2011 se realizó la exploración y restauración del lado sur de la Torre Central incluyendo el cuarto sur de su edificio superior y también se hicieron trabajos de mantenimiento en el templo superior de la Torre Oeste. En el 2013, con la exploración y restauración de la Torre Este se expone prácticamente toda la majestuosa arquitectura del Edificio A-1, incluso, se restaura una estructura circular en la plaza central del sitio.

  GALERÍA
 
  PASEO VIRTUAL
 
  VIDEO