*** Concluyó el Coloquio INAH y Sociedad, donde investigadores coincidieron en la necesidad de insertar las nuevas tecnologías en la difusión y protección de los bienes culturales
 

*** En el encuentro, celebrado en Querétaro, también propusieron un mayor acercamiento con los jóvenes para generar divulgación a través de los medios digitales


“Sin apropiación no hay patrimonio” fue el pronunciamiento central entre los participantes en el Coloquio INAH y Sociedad, en el que durante tres días se abordaron las diversas estrategias y experiencias de acercamiento con comunidades, niños, jóvenes y público en general, que se han convertido en aliados para la protección del patrimonio cultural.

Organizado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), el coloquio reunió en la ciudad de Querétaro a 169 ponentes de 65 instituciones procedentes de 23 estados de la República, para hacer un ejercicio de reflexión, análisis y discusión sobre el trabajo de la institución y la participación de la sociedad.

Los investigadores del INAH coincidieron en la búsqueda y establecimiento de mejores vínculos entre instituciones, expertos y sociedad, a través de nuevas formas de divulgación que logren transmitir la relevancia del estudio científico y lo que hay detrás de su quehacer como especialistas.

Al finalizar el foro, que tuvo como sedes el Museo Regional y el Centro de las Artes de Querétaro, se dio lectura a un documento que conjuntó los planteamientos centrales de los participantes, con énfasis en la necesidad de insertar las nuevas tecnologías en la identificación, difusión, protección y salvaguardia del patrimonio cultural.

El texto apunta que es imperativo acercarse a los jóvenes para generar divulgación a través de los medios que ellos utilizan y ubicar el estudio, preservación y difusión del patrimonio en la era digital.

Asimismo, se estableció que el patrimonio puede jugar un papel fundamental en la construcción de ciudadanía. Así, la población se transformará en un actor con decisiones efectivas sobre el diseño de cualquier proyecto que tenga que ver con sus bienes culturales.

De igual forma se asienta que las metodologías de trabajo deben incluir mayor opinión de la gente, realizar estudios sociales previos a las intervenciones, estudiar las características propias y cómo se relacionan con el patrimonio cultural, ya que en la medida en que la gente se identifica con el bien y su devenir histórico, la apropiación será más efectiva.

En el encuentro también se abordó la necesidad de que los especialistas socialicen más  con la población, y se aventuren en la creación de nuevas formas de relacionarse.

“El patrimonio forma parte de una localidad, por lo que es indispensable dirigirse al sujeto, y eso implica un cambio sustancial en la forma de trabajar. Que los arqueólogos o restauradores vayan a las aulas, que den recorridos por las zonas arqueológicas o los sitios que están interviniendo, que se vinculen más con la gente”, expresó Israel Lara, especialista del Centro INAH Querétaro y miembro del comité organizador del coloquio.

Dijo que para atender esta situación, hace cinco años en el Centro INAH Querétaro se creó el proyecto “Del quehacer al hacer”, que contempla la presentación de exposiciones, conferencias, talleres y publicaciones sobre la actividad de los especialistas, lo que ha generado un fuerte vínculo con la sociedad.

Al respecto, Yanet Lezama López, también del Centro INAH Querétaro, detalló que se han visitado los 18 municipios de la entidad con una población atentida de aproximadamente de 10 mil receptores, que van desde niños de primaria hasta adultos de todas las edades.

Por su parte, el doctor Manuel Gándara Vázquez, de la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía (ENCRyM), recordó que el Instituto tuvo un papel preponderante en la elaboración de los primeros libros de texto, a través de especialistas como Román Piña Chan y Julio César Olivé, de ahí que, subrayo, se debe reforzar la función educativa del INAH.

Asimismo, destacó la importancia de la Escuela Nacional de Antropología e Historia y de la ENCRyM como pioneras en la formación de especialistas en arqueología, antropología y restauración a nivel latinoamericano.

Cabe mencionar que actualmente el INAH tiene 187 sitios arqueológicos abiertos al público y una red de 121 museos distribuidos a lo largo del país.

Finalmente, los participantes en el coloquio, enmarcado en el 75 aniversario del INAH y en los 30 años del Centro INAH Querétaro, propusieron establecer una red nacional, multi e interdisciplinaria, sobre investigación del patrimonio cultural, para lo cual se cuenta con una base de datos creada a partir de este encuentro.

Atención a medios de comunicación

 

  Arturo Méndez

 

Suli Kairos Huerta Figueroa
Directora de Medios de Comunicación

Foto del día

Lenguas indígenas en México