Lo recibirá el arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma, creador del Proyecto Templo Mayor.  

 

El nombre de Eduardo Matos Moctezuma se halla vinculado de manera intrínseca a la comprensión del pasado prehispánico de nuestro país; aunque desarrolló parte de su labor arqueológica en sitios como Tula y Teotihuacan, sin duda, su impronta la ha plasmado en el Templo Mayor de la antigua Tenochtitlan, develando los secretos de la sociedad mexica.

Sobrados son los méritos del “profesor” —su apelativo común— que le han valido recibir distintos reconocimientos a lo largo de su trayectoria de casi 50 años, a los cuales el próximo jueves 11 de agosto se sumará el VIII Premio Fundación México Unido a la Excelencia de lo Nuestro, cuyo comité es presidido por el doctor Fernando Landeros Verdugo.

Esta distinción se otorga anualmente a hombres y mujeres mexicanos, así como instituciones, destacados por su obra académica, intelectual, artística y humanística, mediante la cual contribuyen al fomento y difusión de la cultura nacional, dentro y fuera de nuestras fronteras.

El director de orquesta Benjamín Juárez Echenique, la doctora Josefina Muriel de González Mariscal; el Ballet Folklórico de México, de Amalia Hernández; el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, el doctor Miguel León-Portilla; la Revista “Artes de México  y del Mundo”; el cineasta Alejandro González Iñárritu y el escritor Carlos Montemayor, han sido las personalidades galardonadas en ediciones anteriores.

La entrega del VIII Premio Fundación México Unido a Eduardo Matos, coincide con los 30 años de la creación del proyecto de investigación al que ha dedicado gran parte de su vida y obra: el Templo Mayor, cuyos resultados más visibles son la zona arqueológica y el museo que llevan esa denominación, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Al respecto, Matos Moctezuma, profesor emérito del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), comenta sobre la importancia de compartir con la sociedad, el conocimiento acumulado sobre nuestro devenir, en este caso, prehispánico.

“Desde que ingresé en la Escuela Nacional de Antropología e Historia, en 1959, mi preocupación no sólo fue estudiar, sino también publicar. Este interés por trascender lo aprendido hizo que un día, cuando fungía como director del Museo Nacional de Antropología, invitara a algunos de mis amigos artistas, entre ellos, Carmen Parra y José Luis Cuevas, para quemar ‘judas’ en la explanada del recinto y acercar más a los visitantes.”

“Siempre he tenido la preocupación de que la gente pueda acceder a lo que uno hace como investigador, si no es así, te encierras en tu ‘torre de marfil’ y te vuelves parte de una élite inalcanzable. Y un museo, llámese de Antropología, del Templo Mayor, es un medio de difusión enorme, de ahí que existe una responsabilidad muy fuerte sobre lo que comunica, sobre todo para el público estudiantil”, expresó.

Con fama de madrugador (suele estar en pie desde las 6 de la mañana) y puntual, el profesor Eduardo Matos, miembro de El Colegio Nacional, se mantiene más que activo a sus 67 años. Además de correr tres o cuatro veces a la semana y atender sus asuntos personales, siempre está ocupado en la redacción de varios artículos y libros, de manera simultánea.

A lo anterior, se suman “un montón de conferencias. Doy entre dos y tres ponencias por mes. Me encanta dar charlas, que las personas escuchen lo que uno quiere transmitir, pero que también pregunten. Escribir también es una de mis aficiones, ya estoy cerca de los 500 trabajos, quizás algunos intrascendentes, lo cierto es que me encanta hacerlo”.

Ser merecedor de diversos reconocimientos no deja de ser una responsabilidad, al menos para Eduardo Matos. El Premio Fundación México Unido a la Excelencia de lo Nuestro, representa una más; en ese sentido, preguntándose qué necesita México para su progreso, terminante, concluye:

“Yo creo que mucho está centrado en la educación, por desgracia, tenemos niveles muy bajos en esta materia y por ahí hay que empujar. Mientras más preparada esté una población, en general, va a servir mejor al país. Lo importante es no caer en el conformismo, en decir: ‘yo tengo mi plaza’ y dejar de producir.”

Atención a medios de comunicación

 

  Arturo Méndez

 

Suli Kairos Huerta Figueroa
Directora de Medios de Comunicación

Foto del día

Recinto de la Constitución. Galería de Historia