Museo Regional de Nayarit

El recinto fue reinaugurado la víspera con un guión actualizado y una nueva sala, para mostrar las culturas de Occidente.

Video


Con nueva museografía


MUSEO DE NAYARIT REABRE CON 508 JOYAS PREHISPÁNICAS

*** El recinto fue reinaugurado la víspera con un guión actualizado y una nueva sala, para mostrar el devenir de las culturas de Occidente

*** El INAH implementó un proyecto de infraestructura y reestructuración museográfica de este recinto, en el que se invirtieron cinco millones de pesos, tras 20 años de su última intervención


Con 508 piezas arqueológicas y un nuevo discurso que integra los hallazgos más recientes sobre las culturas de Occidente, el Museo Regional de Nayarit (MRN) fue reabierto al público por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta). El recinto ahora incluye una nueva sala y la recreación de dos tumbas de tiro, características de los pueblos prehispánicos que se asentaron en esa región.

Después de casi 20 años de la última actualización del acervo e información en el MRN, que se alberga en un inmueble del siglo XVIII, el INAH implementó un proyecto de infraestructura y reestructuración museográfica, con el objeto de renovar los contenidos del museo, además de posibilitar el acceso de personas con discapacidad motriz a través de rampas, las cuales próximamente serán complementadas con un elevador.  

La ceremonia de reapertura del espacio museístico, efectuada la víspera, fue encabezada  por Othón Yaroslav Quiroga García, delegado del INAH en la entidad; Miguel Ángel Delgado Ruiz, director del MRN; Yesenia Catalina Ruiz, secretaria estatal de Cultura; y Juan López Salazar, rector de la Universidad Autónoma de Nayarit.

Asimismo, estuvieron presentes Marco Antonio Camberos, Salvador Muñoz y Pavel Jarero, presidentes municipales de Jala, Ixtlán del Río y Santiago Ixcuintla, respectivamente, sitios de donde provienen gran parte de las piezas de exhibición.

“Con una inversión de poco más de cinco millones de pesos, el Instituto puso al día este museo arqueológico, que posee una de las colecciones más grandes en su tipo de la región de Occidente (estados de Nayarit, Jalisco, Colima, Michoacán y algunas partes de Zacatecas) con más de cinco mil piezas que dan un panorama del desarrollo prehispánico en Nayarit, que va desde el año 2200 antes de Cristo a 1530 de nuestra era, y que nos define e identifica como nayaritas y mexicanos”, expresó Othón Yaroslav Quiroga.

El delegado del INAH en Nayarit mencionó que a través de dichas labores, a cargo de las coordinaciones nacionales de Obras y Proyectos, y de Museos y Exposiciones del INAH, se logró enriquecer el discurso del recinto con una nueva sala, integrada por materiales provenientes del Proyecto Arqueológico El Cajón, con la cual la museografía se complementa y suma seis módulos temáticos.

En el nuevo espacio el público podrá admirar “alrededor de 110 figuras de barro con representaciones de animales, guerreros, jugadores de pelota, mujeres embarazadas y músicos, que fueron hallados en 2006 en 29 tumbas de tiro, durante las exploraciones de dicho proyecto en los sitios La Playa y Lagunitas (municipios La Yesca y Hostotipaquillo, en Nayarit y Jalisco, respectivamente); en esta sala también se hizo la reproducción de la denominada Tumba 24”, destacó Miguel Ángel Delgado Ruiz, director del MRN.

La arqueóloga Geylu Valderrama Macías, coordinadora curatorial, indicó que dichas figuras (fechadas hacia 200 a.C. y 600 d.C.) itineraron en una exposición que recorrió diversas ciudades de México, y también se llevó a Eslovenia, en 2008. “Ahora los objetos regresan a la entidad donde fueron recuperados para ser exhibidos de manera permanente.

“Otras piezas que se muestran —añadió—, son ornamentos de concha y rostros antropomorfos de piedra; además se incorpora información de ocho asentamientos mineros de los siglos XVIII al XX, y de comunidades indígenas actuales del área, como coras y huicholes”.

Valderrama Macías detalló que la primera sala versa sobre el antiguo consumo de moluscos, que dio origen a montículos de concha de diferentes dimensiones a lo largo de la costa, cuya evidencia más temprana data de 2200 a.C., así como sobre la producción de ornamentos hechos con caracoles y conchas, como pulseras, collares y orejeras.

En ese sentido, destacan algunas piezas que por primera vez se integran a la propuesta museográfica, como pesas de buceo, flotadores y pesas de piedra para red de pescar, así como anzuelos de concha, provenientes del municipio Bahía de Banderas, utilizados por antiguos pobladores del Occidente de México, entre 900 y 1350 d.C.

Al respecto, la restauradora Paula García comentó que para la nueva museografía se restauraron 73 piezas arqueológicas, de las cuales 30% corresponden a objetos que por primera vez se exhiben, como es el caso de los anzuelos de concha.

En las siguientes salas se explica la tradición de tumbas de tiro, enterramientos a los que se accedía mediante un tiro vertical de hasta 16 metros de profundidad; también se abordan las urnas Mololoa, otra tradición mortuoria prehispánica, en la que los difuntos eran incinerados y las cenizas depositadas en ollas de barro; así como la cultura aztatlán, que se desarrolló entre 900 y 1350 d.C., y destacó por el uso de la obsidiana y el desarrollo de la metalurgia.

En el mismo apartado se presentan dos esculturas de barro —de 75 cm de altura, las piezas más grandes de la exposición— con representaciones antropomorfas, que fueron recuperadas en un decomiso en la comunidad de Tequilita, en 1960, mismas que tras haberse exhibido de 2004 a 2006 en España, Bélgica, Australia y Chile, fueron restauradas para volver a mostrarse.

En la sección correspondiente a las urnas Mololoa, se exhiben cuatro de ellas, encontradas en 1960, cerca del río del mismo nombre; son de barro color crema con formas antropomorfas y de cuerpos cilíndricos. También se muestran nueve vasijas funerarias con diseños geométricos en rojo, localizadas en 1996 en la colonia López Mateos, de la ciudad de Tepic, que contenían restos óseos incinerados.

Sobre la cultura aztatlán se exhiben navajillas de obsidiana negra, que ilustran los talleres de producción lítica desarrollados por este pueblo prehispánico, además de sellos, petrograbados de aves, pipas y figurillas de cerámica, así como cascabeles de cobre y oro, y anzuelos y agujas de metal que datan de 900 a 1350 d.C.

La última sala aborda la conquista española, liderada en esa zona por Nuño Beltrán de Guzmán, en 1530. Se muestran cinco esculturas —de entre 25 y 50 centímetros de altura— que fueron enterradas durante la época prehispánica para evitar su destrucción a la llegada de los ibéricos, mismas que fueron encontradas en 1991 en el hoy municipio de Bahía de Banderas.

 

Reestructuración integral
El Museo Regional de Nayarit (MRN) ocupa un inmueble construido en la primera mitad del siglo XVIII, que perteneció al hacendado Felipe Liñán de la Cueva; en 1969 se determinó que todo el edificio fuera sede del MRN, para dar testimonio de la grandeza arqueológica de la entidad a través de diversas piezas.

De acuerdo con el arquitecto Jorge Escobedo, del Centro INAH-Nayarit, la reestructuración integral del inmueble, que incluyó adecuaciones para el acceso a personas con discapacidad, consistió en la realización de obras tendientes a combatir problemas de exceso de humedad, además del cambio de la instalación eléctrica, y de algunos marcos de puertas, ventanas y pasamanos de madera que ya no eran útiles debido al ataque de insectos.

Asimismo, se realizaron obras de resane y repintes en los interiores de salas y en la fachada. “Para finales del año en curso comenzarán las labores de construcción de un elevador, con el cual complementaremos el programa de accesibilidad que nos permitirá acercar a públicos con necesidades diferentes y específicas”, concluyó Miguel Ángel Delgado, director del MRN.
 

Atención a medios de comunicación

 

  Arturo Méndez

 

Suli Kairos Huerta Figueroa
Directora de Medios de Comunicación

Foto del día

Rupestre. 7000 años de Arte Contemporáneo