INAH
Inicio boletines Investigaciones y Estudios Históricos Investigadores estudian albarradón de Ecatepec
Investigadores estudian albarradón de Ecatepec
(1 voto, media 5.00 de 5)
Martes, 26 de Julio de 2011 15:45
smaller text tool iconmedium text tool iconlarger text tool icon

El monumento conserva 90% de sus materiales y estructura original.

En Estado de México


INVESTIGADORES ESTUDIAN ALBARRADÓN DE ECATEPEC

*** La antigua obra hidráulica de por lo menos cinco siglos de antigüedad, fue sometido a trabajos de salvamento arqueológico por especialistas del INAH

*** El monumento, posiblemente prehispánico, conserva 90% de sus materiales y estructura original; sirvió para contener el agua de los lagos y evitar inundaciones en la Ciudad de México

 
El Albarradón de Ecatepec, en el Estado de México, monumento histórico de obra hidráulica, de por lo menos cinco siglos de antigüedad, fue investigado y sometido a trabajos de salvamento arqueológico por especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta), quienes determinaron que esta antigua construcción es la más completa de su tipo que se conserva hasta nuestros días, toda vez que aún guarda 90% de sus materiales y estructura originales.

Ubicado en las inmediaciones del Distrito Federal y Edomex, dicha construcción sirvió durante la época colonial como camino para los viajeros procedentes de Pachuca, Veracruz, la antigua Ciudad de México y Ecatepec. Este sitio fue decretado por el Gobierno Federal como monumento histórico el 23 de marzo de 2001. Actualmente, sigue vigente como paso entre el municipio de Ecatepec y el poblado de Venta de Carpio.

“Es de los pocos vestigios arqueológicos que existen hasta nuestros días relacionados con los antiguos sistemas de manejo hidráulico de la Cuenca de México, ya que la mayoría fueron destruidos durante la Conquista, y los que fueron creados durante la época colonial quedaron sepultados con la edificación de las avenidas y obras modernas”, declaró el arqueólogo Francisco Antonio Balcorta, coordinador de los trabajos arqueológicos desarrollados de durante 2009 y 2010, y cuyo informe está en proceso de conformación.

“El Albarradón de Ecatepec, —actualmente llamado calle Avenida Nacional— se localiza en el tramo de la carretera federal 85 México-Pachuca, y consta de un camino cubierto de relleno de tepetate y asfalto —de aproximadamente un metro de grosor—, con muros de piedra en ambos lados y una serie de compuertas a lo largo de él; se utilizó en las épocas prehispánica y colonial, para contener las aguas de los lagos Xaltocan y Zumpango, y evitar posibles inundaciones en la Ciudad de México durante las épocas de lluvia”, comentó el arqueólogo Balcorta.

Debido a la implementación de un nuevo sistema de transporte, proyectado por el Gobierno del Estado de México en 2009 y 2010, fue necesaria la intervención del INAH para realizar el Proyecto de Salvamento Arqueológico del Albarradón de Ecatepec, dirigido por el arqueólogo Raúl García.

“Se ubica, dijo, en lo que fue el punto más estrecho del sistema lacustre prehispánico, al norte de la Cuenca de México. Tiene una altitud de dos mil 240 metros sobre el nivel del mar, y se extiende a lo largo de cuatro kilómetros. Su altura varía de uno a seis metros de norte a sur, es decir, va del poblado Venta de Carpio (ubicado en las faldas del cerro de Chiconautla) hacia el Puente de Fierro, en Ecatepec”.

El arqueólogo Francisco Antonio Balcorta detalló que los trabajos de salvamento arqueológico consistieron en levantamientos topográficos, registros fotográficos, sondeos estratigráficos y excavaciones controladas, para saber las características y etapas constructivas, así como los materiales usados para su edificación.

Al respecto, comentó que se han encontrado indicios del uso de piedra de basalto, tezontle y andesita para la construcción de la estructura. También, se ha determinado, preliminarmente, que el albarradón tuvo una sola etapa constructiva, no así los trabajos de mantenimiento que ha recibido a lo largo de la historia.

Mencionó también, que no obstante el secamiento paulatino de los lagos a partir de la llegada de los españoles, para frenar el desbordamiento de los lagos que afectaban a la Ciudad de México en época de lluvias, es posible que algunas compuertas del albarradón continuaran funcionando quizá hasta finales del siglo XIX, con el fin de evitar inundaciones.

“La primera restauración del monumento hidráulico (de entre las muchas que tuvo durante la Colonia) fue en 1558, fecha en que se le nombró como Puente de San Cristóbal, cuando el virrey don Luis de Velasco mandó reparar una ‘calzada dique’ que se dañó durante la inundación de 1555, y que ya no era capaz de contener las aguas de manera efectiva”, detalló el arqueólogo del Centro INAH-Estado de México.

“Según las hipótesis del etnohistoriador Ángel Palerm (1973) y del arqueólogo Francisco Rubén (2002) —continuó Francisco Antonio Balcorta—, dicha “calzada dique” quizá databa del periodo Posclásico (900-1521 d.C.), pues suponen que fue hecha en el siglo XIV, según narraciones históricas, como las de Fernando de Alva Ixtlilxóchitl, cronista de la época colonial, quien refirió la existencia de dicha construcción durante el enfrentamiento por el control de la misma, entre los grupos tepacnecas de Azcapotzalco y la alianza de los pueblos Acolhua-Chiconautla.

“Además, ambos investigadores (Palerm y Rubén) se basan en un análisis comparativo, entre este albarradón y de otros sitios donde sí se encontraron indicios de calzadas prehispánicas debajo del asfalto, como fueron los casos de la Avenida Vallejo, Calzada de Tlalpan, La Viga y Tacuba.

Por otro lado, Fray Juan de Torquemada —en su obra Monarquía Indiana—mencionó que durante la inundación de 1604 se construyó dicho albarradón, bajo la dirección de Gerónimo de Zárate, nombrado en ese texto como calzada de San Cristóbal, por lo tanto, la fecha exacta de su construcción aún es incierta.

“Sin embargo, hasta el momento no hemos encontrado referencias sobre materiales o estructuras que nos aseguren la presencia de alguna calzada prehispánica en el Albarradón de Ecatepec, y con ello determinar su posible fecha de construcción; lo que sí sabemos es que fue reconstruido y reutilizado varias veces hacia finales del siglo XVI y principios del XVII”, indicó Balcorta.

Para 1627, añadió el arqueólogo, el español Enrico Martínez fue el encargado de construirle compuertas a la albarrada, que permitieron regular el flujo de agua entre los lagos. De éstas, sólo se han localizado tres, distribuidas a lo largo del mismo, una está en San Cristóbal, hacia el municipio de Ecatepec, otra más se ubica hacia el poblado de Venta de Carpio, y la tercera, en el tramo central del albarradón.

Francisco Antonio Balcorta explicó que en la época colonial, a cada compuerta se le construyó en la parte superior, una pequeña capilla o altar —con un nicho para colocar imágenes de santos—, que servía para identificar las compuertas rápidamente.

Finalmente, adelantó, que el informe sobre los resultados obtenidos de esta investigación, incluirá un proyecto de consolidación y restauración de este monumento histórico, cuyas labores de atención del monumento deben de orientarse a la intervención de muros, restablecimiento de material desprendido, y mantenimiento en las compuertas, a fin de que se siga preservando el Albarradón de Ecatepec.

 

Archivos adjuntos
Descargar este adjunto (investigadores_estudian_albarradon_ecatepec.pdf)Descargar[Boletín]523 Kb
Última actualización el Jueves, 28 de Julio de 2011 12:56
 

Insurgentes Sur No. 421, Colonia Hipódromo, México D.F. CP 06100 Teléfonos 4040-4624 y 4040-4300 - Comentarios sobre este sitio de internet

INAH - ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS © 2010 - POLÍTICAS DE PRIVACIDAD

Evaluación anual de los 235 sitios web gubernamentales del Gobierno Federal enmarcado en el Programa Nacional de Rendición de Cuentas, Transparencia y Combate a la Corrupción (PNRCTCC) en 2011.         Evaluación anual de los 235 sitios web gubernamentales del Gobierno Federal enmarcado en el Programa Nacional de Rendición de Cuentas, Transparencia y Combate a la Corrupción (PNRCTCC) en 2012.        

Twitter
Facebook
Instagram
Google plus