INAH
Inicio Especiales Historia de un tesoro escondido durante la Revolución
Historia de un tesoro escondido durante la Revolución
(4 votos, media 3.25 de 5)
Lunes, 23 de Noviembre de 2009 00:00
smaller text tool iconmedium text tool iconlarger text tool icon

 

 

Guillermina Escoto
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

Tradiciones orales cuentan que la gente adinerada de los años de la Revolución Mexicana acostumbraba enterrar su dinero para protegerlo de los rebeldes, y que este aún se puede encontrar en las casas viejas como “tesoro”. La ingenua creencia ha llegado a propiciar que la gente excave dentro de inmuebles históricos de propiedad particular alterando contextos arqueológicos ricos en información.

La arqueóloga, Janis Rojas Gaytán, quien dedica su vida a excavar lugares antiguos en busca de la más valiosa de las riquezas: el conocimiento, dijo lo anterior y señaló que hasta donde sabe sólo en una ocasión la arqueología ha dado con un “tesoro” monetario enterrado. El hecho ocurrió en la calle de Mina, número 32, en el Centro Histórico, mientras Rojas Gaytán realizaba trabajos de salvamento por parte del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) con motivo de la construcción de una unidad habitacional de interés social.

Se trata de un lote de 3 mil 322 monedas de plata y cobre de diferentes denominaciones que de acuerdo con la Dirección de Salvamento Arqueológico, fue enterrado durante la época de apogeo de la Revolución Mexicana, en el traspatio de la casa de un comerciante, dentro de una bolsa de lona y envuelto en hojas de un ejemplar del periódico El demócrata de 1914.

El lote incluye monedas de cobre de 50 centavos, y de plata de 10, 20, 50 centavos y un peso, entre las que se encuentran piezas conmemorativas de El Caballito.

La acuñación más vieja corresponde a 1896 y la más reciente a 1914. Junto con las monedas se identificaron restos de periódico y tela, al parecer de una bolsa, así como una elevada corrosión de óxido en la tierra, misma que una vez analizada reforzó la posibilidad de la existencia de una caja de metal deshecha con el tiempo.

Las monedas se encontraron pegadas unas con otras y separadas por denominaciones, lo cual indicó que fueron acomodadas de acuerdo con su valor monetario al momento de guardarse, posiblemente en una caja metálica.

Por medio del trabajo de restauración se recuperó la parte del periódico en que aparece su fecha de publicación, correspondiente al sábado 17 de octubre de 1914 y se hizo la investigación histórica. Con el dato de la fecha y la cronología de acuñación de las monedas, Janis Rojas concluyó que los objetos fueron enterrados muy probablemente durante el periodo revolucionario.

Pasada la Revolución Mexicana, el predio cambió de dueño y entre otros usos, durante los años 60 albergó sobre su suelo al salón de baile King Kong, sin que ningún bailarín aficionado sospechara que danzaba sobre tantas monedas de plata. Luego pasó a manos de un banco y finalmente a la compañía constructora que edificó la unidad habitacional.

De la misma manera que se reconstruyeron los hechos acerca del lote de monedas, se recupera la historia de eventos relevantes a partir de los objetos arqueológicos, únicas pruebas materiales de los acontecimientos del pasado. Janis Rojas dijo que este hallazgo viene a confirmar la importancia de que el Instituto intervenga en las construcciones de áreas de alto potencial arqueológico, ya que de no ser así se corre el riesgo de saqueo y destrucción.

La arqueóloga comentó que actualmente el mayor daño por excavaciones no controladas motivadas por la búsqueda de fortunas escondidas ocurre en el campo, donde se han generado leyendas en torno a la “olla del tesoro”.

“La gente cree que va a encontrar dinero y joyas en el interior de las vasijas prehispánicas, por eso cuando se encuentran alguna la rompen a fin de sacar su contenido. Esto no sólo destruye los contextos y los materiales, sino que ha generado una serie de historias distorsionadas; se dice, por ejemplo, que hay envidias y por eso el dinero se convierte en huesos, cuando en realidad se trata de entierros prehispánicos llevados a cabo en el interior de las ollas”.

Janis Rojas asegura que los hallazgos de dinero no son comunes; lo que se localiza son entierros, vasijas, casas habitacionales, pisos, basureros, incluso monedas antiguas pero en pequeñas cantidades, una o dos, y sin indicios de haber sido escondidas.

El arqueólogo Alberto López Wario, también de la Dirección de Salvamento Arqueológico, dijo que en el caso de que durante la búsqueda de un supuesto “tesoro”, como durante la realización de alguna obra, resulte dañado el patrimonio, se aplica el capítulo VI de la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos, referente a las sanciones, preferentemente en el artículo 52, donde se especifica: “al que por cualquier medio dañe o destruya un monumento arqueológico, artístico e histórico, se le impondrá prisión de uno a diez años y multa hasta por el valor del daño causado”.

Y el 54: “la graduación de las sanciones se hará tomando en cuenta la educación, las costumbres y la conducta del sujeto, sus condiciones económicas y los motivos y circunstancias que lo impulsaron a delinquir”.

En lo que se refiere a la posesión de “tesoros”, la misma ley señala que todos los monumentos arqueológicos muebles e inmuebles, es decir los producidos antes de la llegada de los españoles, son propiedad de la nación, inalienable e imprescriptible; en tanto que los monumentos históricos y artísticos se determinan de acuerdo con la ley citada por su valor estético.

El lote de monedas localizado en la calle de Mina es conservado en el Museo Nacional de Historia, en tanto que se trata de materiales arqueológicos correspondientes a un momento importante en la historia de México y localizados en el contexto de una excavación controlada.

Última actualización el Jueves, 22 de Marzo de 2012 13:29
 

Insurgentes Sur No. 421, Colonia Hipódromo, México D.F. CP 06100 Teléfonos 4040-4624 y 4040-4300 - Comentarios sobre este sitio de internet

INAH - ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS © 2010 - POLÍTICAS DE PRIVACIDAD

Evaluación anual de los 235 sitios web gubernamentales del Gobierno Federal enmarcado en el Programa Nacional de Rendición de Cuentas, Transparencia y Combate a la Corrupción (PNRCTCC) en 2011.         Evaluación anual de los 235 sitios web gubernamentales del Gobierno Federal enmarcado en el Programa Nacional de Rendición de Cuentas, Transparencia y Combate a la Corrupción (PNRCTCC) en 2012.