INAH
Inicio Especiales Nocturno a Chapultepec
Nocturno a Chapultepec
(1 voto, media 5.00 de 5)
Lunes, 14 de Diciembre de 2009 00:00
smaller text tool iconmedium text tool iconlarger text tool icon

 

Carlos Pérez Gallardo
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

El Bosque de Chapultepec no únicamente es un pulmón de la Ciudad de México, sus 686 hectáreas lo convierten en el parque urbano más grande de América Latina. Detrás de sus simbólicas rejas color verde acoge nueve museos, la residencia oficial de Los Pinos, parques de diversiones, un zoológico, monumentos históricos, foros de cultura, lagos, un jardín botánico, fuentes y un inagotable y sorprendente pasado.

Hoy es posible disfrutar a través del bosque, veredas y paseos que durante siglos han recorrido generaciones de toltecas, aztecas, novohispanos, mexicanos y extranjeros. Algunos de los puntos más emblemáticos han pasado por una metamorfosis constante, tal es el caso del Castillo de Chapultepec, que ha funcionado como residencia oficial, baluarte estratégico, colegio militar, palacio imperial, cuartel y actualmente es sede del Museo Nacional de Historia adscrito al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Obras excepcionales de artistas de la talla de José Clemente Orozco, Juan O´Gorman y David Alfaro Siqueiros enriquecen algunos de los muros de este majestuoso recinto. También, alberga muebles y artículos de uso personal de Miguel Hidalgo, José María Morelos, Agustín de Iturbide, Benito Juárez y Emiliano Zapata, entre otros.

En su interior se puede apreciar la representación de 12 habitaciones ocupadas por personajes importantes en la vida de México, como el emperador Maximiliano de Habsburgo y su esposa Carlota.
 
Cuenta entre su acervo con mobiliario virreinal, utensilios, trajes, monedas, manuscritos, esculturas en barro, marfil y plata, así como un sinnúmero de piezas de arte, que juntas evocan los momentos en que se forjó el destino de nuestro país.

El bosque del Chapultepec inició su peregrinar por la historia de México durante la época prehispánica, cuando los primeros habitantes del valle, los toltecas, poblaron las periferias y aprovecharon sus recursos. Los manantiales que brotaban del subsuelo y los arroyos que surcaban sus laderas enriquecieron con el tiempo los canales del imperio azteca y Tenochtitlan.

La primera construcción de la que se tiene registro fue la casa de Nezahualcóyotl, rey de Texcoco, edificada cerca de 1428; unos años después, Moctezuma Ilhuicamina mandó construir la primera obra hidráulica del bosque, el acueducto de Tlaxpana. Pero fue su sucesor, Moctezuma Xocoyotzin, quien realizó la edificación más emblemática del periodo prehispánico, “los baños de Moctezuma”, una serie de estanques que el jerarca azteca usaba como criadero de peces y baño personal.

Los visitantes al “cerro del chapulín” —chapultepec en náhuatl— pueden ahora deleitarse de las bellezas del bosque como sólo unos cuantos privilegiados en la historia, a través de paseos nocturnos por diversos sitios emblemáticos del bosque, o bien de interesantes actividades culturales, que permitirán apreciar la belleza de monumentos históricos a la luz de la luna.

Una opción es el Ballet Folklórico de México, de Amalia Hernández, que se presentará del 16 al 20 de diciembre a las 20 horas, en la explanada del Castillo, con el espectáculo Navidades en México, a través del cual narra el origen de las fiestas populares decembrinas.

Con la participación de 120 artistas, el Ballet ofrece coloridas danzas alusivas a la Navidad, previamente investigadas, que se ejecutan en Guerrero, Michoacán, Jalisco y Tlaxcala.

O los recorridos nocturnos por la exposición de Pompeya y una Villa Romana, en el Museo Nacional de Antropología, otro emblemático recinto que acoge el bosque.

Las visitas guiadas nocturnas por esa magna muestra buscan aproximar al público citadino en un horario flexible, a un recorrido más participativo con expositores especializados. Están disponibles desde las 19 horas con una reservación previa.

Por su parte, la Casa del Lago, recinto de la UNAM, también se suma con actividades para noctámbulos a través de un idílico recorrido, que arranca suspiros en cada parada del “trencito”. Los visitantes no podrían concluir mejor el día, que disfrutando un café a la orilla del lago, mientras observan la iluminación del majestuoso e imponente inmueble digno de aristócratas, que hoy alberga una colección de más de 65 mil piezas.

El recorrido realiza una de sus primeras paradas en la fuente de Nezahualcóyotl, donde se funden junto con la estatua del señor de Texcoco, cuatro heraldos de los primeros antecedentes de nuestro territorio como una sola nación.

Alberto Villareal Díaz de Bonilla, director de Paseos Nocturnos y guionista del programa, comentó que la idea surgió cerca del 2001, cuando los entonces directivos del Bosque de Chapultepec acondicionaron algunos espacios y aprovecharon la iluminación de fuentes y monumentos para realizar paseos de noche a bordo del trencito.

Cada miércoles alrededor de 70 espectadores podrán disfrutarlo a las 19:30 y 21 horas. Los paseos están disponibles hasta este miércoles 15 de diciembre y se retomarán a mediados de enero para concluir en abril de 2010. El guión se basa en investigaciones históricas y material proporcionado por las autoridades involucradas en el manejo del bosque.

El recorrido nocturno por la primera sección es una experiencia única, ya que las rejas se cierran al público a las 18 horas. “Observar los espacios de forma distinta con su propia iluminación, las fuentes encendidas y además obtener información fidedigna de los lugares que se vistan es un privilegio, además, algunos espacios sólo están abiertos para este recorrido”, comentó Villareal Díaz de Bonilla.

Tal es el caso de la fuente del Quijote, diminuto espacio de espectacular belleza cerrado al público permanentemente. Se encuentra en una pequeña plaza rodeada por cuatro bancas de concreto, recubiertas por azulejos de colores en los que se aprecian imágenes de los pasajes del libro El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha.

A los lados de la plaza se observan dos columnas, a la derecha se ubica la figura del Quijote con el rostro del célebre pintor Salvador Dalí, del lado contrario se ubica Sancho Panza con la cara del famoso muralista mexicano Diego Rivera, ambas estatuas elaboradas en bronce por José María Fernández Urbina.

Los azulejos datan 1921 y la estructura original fue mandada a construir, al igual que la fuente de las ranas, por Miguel Alessio Robles en Sevilla, España.

La idea de los organizadores es seguir agregando espacios y que el paseo se extienda por la mayoría de los monumentos del bosque, actualmente los visitantes tienen la oportunidad de caminar por la Casa del Lago, la fuente de las Ranas, la fuente de Nezahualcóyotl, la fuente del Quijote, el ahuehuete de Moctezuma, la Tribuna de las Águilas Caídas, la fuente de Templanza, los retratos de los Niños Héroes, el obelisco al Honor Militar, y los lagos, desde donde se aprecia la majestuosa vista nocturna del iluminado e histórico Castillo de Chapultepec.

Mayor información en los teléfonos 5061-9200 extensión 3114 Museo Nacional de Historia; 5553-6386, Museo Nacional de Antropología; e ingresar a las páginas web de la casa del lago www.casadellago.unam.mx, respectivamente para cada actividad.

Última actualización el Miércoles, 08 de Septiembre de 2010 09:14
 

Insurgentes Sur No. 421, Colonia Hipódromo, México D.F. CP 06100 Teléfonos 4040-4624 y 4040-4300 - Comentarios sobre este sitio de internet

INAH - ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS © 2010 - POLÍTICAS DE PRIVACIDAD

Evaluación anual de los 235 sitios web gubernamentales del Gobierno Federal enmarcado en el Programa Nacional de Rendición de Cuentas, Transparencia y Combate a la Corrupción (PNRCTCC) en 2011.         Evaluación anual de los 235 sitios web gubernamentales del Gobierno Federal enmarcado en el Programa Nacional de Rendición de Cuentas, Transparencia y Combate a la Corrupción (PNRCTCC) en 2012.        

Twitter
Facebook
Instagram
Google plus