INAH
Inicio
Zona Arqueológica El Meco
(5 votos, media 3.20 de 5)
smaller text tool iconmedium text tool iconlarger text tool icon




Orígenes de su nombre


El topónimo prehispánico de El Meco se desconoce. Esta denominación corresponde aparentemente al siglo XIX, cuando en este sitio vivía una persona con alguna enfermedad en las piernas y quien por esa razón tenía el sobrenombre de “El Meco”. Según fuentes de la época, este hombre tenía una plantación de cocos junto a la playa; de esta construcción sólo se conservan algunos cimientos y un pozo, ubicados cerca del actual faro.

Importancia

Los investigadores han detectado que El Meco estuvo poblado posiblemente desde el siglo III de nuestra era, en principio como un pequeño asentamiento de pescadores que más tarde fue abandonado para ocuparse de nuevo en el siglo XI, época en la que la costa de Quintana Roo recibió a una importante población procedente, posiblemente, de los grandes sitios del interior de la península.

Los nuevos habitantes de El Meco lo convirtieron en un próspero puerto mercantil, aprovechando su ubicación estratégica, que generó un importante crecimiento en su población y propició su fortalecimiento como centro religioso, asociado a los rituales que se realizaban en Isla Mujeres.

Además,  los arqueólogos que se han ocupado del tema opinan que El Meco pudo ser la ciudad que el cronista español Gonzalo Fernández de Oviedo identificó con “Belma” en el siglo XVI, pero esta hipótesis aún debe verificarse.

Sin duda, El Meco es un sitio de especial interés por la relevancia de su arreglo arquitectónico y por la belleza de su entorno. Quien desee tener más información sobre la historia antigua de Cancún y su área de influencia, encontrará en esta visita una grata experiencia cultural.

Descripción del sitio

Entre todos los sitios registrados hasta la fecha en el noreste de Quintana Roo, El Meco parece ser uno de los más importantes. El edificio conocido localmente como “El Castillo” es el más alto de la región y desde su cima puede tenerse una visión privilegiada de la isla de Cancún y sus zonas aledañas, lo que debió conferirle una importancia estratégica en la época prehispánica. Su puerto debió haber sido centro de una importante actividad comercial y desde allí seguramente se controló el acceso hacia la vecina Isla Mujeres, que funcionó como uno de los santuarios más importantes de la época postclásica.

Actualmente puede visitarse un pequeño sector del sitio, que incluye la plaza cívica y ceremonial, presidida por El Castillo, su edificio principal, en cuya porción superior aún se conserva un templo con tres accesos, característico del estilo arquitectónico de la costa oriental de Quintana Roo. En la parte posterior de El Castillo, las excavaciones arqueológicas permiten observar una estructura más antigua, parcialmente cubierta por una más tardía: un templo más pequeño y modesto, con un recubrimiento de estuco en buenas condiciones todavía, vestigio de su acabado en tiempos prehispánicos.

Al frente de El Castillo se conserva en muy buen estado su escalinata de acceso al templo, rematada por esculturas en forma de serpiente, similares a las que caracterizan al edificio del mismo nombre en Chichén Itzá. A ambos lados de esta estructura se conservan dos pequeñas construcciones, que pueden haber funcionado como templos menores o centros administrativos para el control del área de influencia.

Al igual que en otros sitios de similar estilo, en este conjunto pueden apreciarse edificios con columnatas que sostenían techos de madera, y probablemente, dadas sus dimensiones, habilitadas como áreas administrativas en las que funcionarios reales atendían las diversas necesidades de la población. En ocasiones estos edificios aparecen acompañados de pequeños templos, destinados a ceremonias cotidianas.

Uno de estos templos, que cierra la plaza por su lado, es especialmente notable por la presencia de un hermoso árbol de copó (o higuera), que creció desde el espacio interior de la estructura, confiriéndole un aspecto muy peculiar.

La plaza de El Meco presenta un pequeño adoratorio al centro, en donde se colocaban ofrendas durante la realización de las ceremonias y danzas que se efectuaron en el lugar.

La carretera que comunica al norte de la porción continental de Isla Mujeres, construida en los años setenta del siglo pasado, segmentó en dos al sitio arqueológico, quedando en un sector el área civil y ceremonial que aquí se menciona, en tanto que el área del muelle y estructuras residenciales ubicadas cerca de la playa quedaron en otro sector, pendiente aún de exploración y que por ese motivo permanece cerrado a la visita.

El paso del huracán Wilma por la región en el año 2005, ocasionó la caída de un gran número de árboles en el sitio; sin embargo, se trabajó en un intenso programa de reforestación que ha permitido devolver al área su aspecto original.

Servicios disponibles en la Zona Arqueológica El Meco

Estacionamiento, sanitarios y área de descanso.
 

Horario

Lunes a domingo de 8 a 16 horas.

 

Última actualización el Martes, 26 de Febrero de 2013 11:58
 

Insurgentes Sur No. 421, Colonia Hipódromo, México D.F. CP 06100 Teléfonos 4040-4624 y 4040-4300 - Comentarios sobre este sitio de internet

INAH - ALGUNOS DERECHOS RESERVADOS © 2010 - POLÍTICAS DE PRIVACIDAD

Evaluación anual de los 235 sitios web gubernamentales del Gobierno Federal enmarcado en el Programa Nacional de Rendición de Cuentas, Transparencia y Combate a la Corrupción (PNRCTCC) en 2011.         Evaluación anual de los 235 sitios web gubernamentales del Gobierno Federal enmarcado en el Programa Nacional de Rendición de Cuentas, Transparencia y Combate a la Corrupción (PNRCTCC) en 2012.