English

BOTINES DE CARLOTA

Por decreto del emperador Maximiliano de Habsburgo, el 4 de diciembre de 1865 se estableció el Museo Público de Historia Natural, Arqueología e Historia en el edificio de la antigua Casa de Moneda. Se formó con las colecciones del Museo Nacional, fundado en 1825 por Guadalupe Victoria y que hasta entonces se encontraba en los salones de la Real y Pontificia Universidad de México.

Tres meses después de su inauguración, el 6 de julio de 1866, Maximiliano entregó a su director, Domingo Bilimek, diversos objetos para que los conservase en ese establecimiento.

Bilimek dejó como constancia de la donación una lista firmada en la que se separaban las piezas que regaló el emperador de las que obsequió la emperatriz Carlota. Entre estas últimas se incluían los zapatos o botines de raso blanco que ahora podemos admirar, con su decoración de motivos florales bordados con cuentas de chaquira.

Estos botines se han conservado durante siglo y medio; primero en el antiguo Museo Nacional y luego en el Castillo de Chapultepec, sitio donde Carlota vivió parte de su estancia mexicana.