Instituciones italianas promueven la investigación multidisciplinaria e internacional del Tesoro Mexicano

 

*** La Accademia Nazionale dei Lincei y el Consiglio Nazionale delle Ricerche trabajan en una página web que será la base de datos más completa sobre este tratado

 

*** Del seminario bilateral con expertos mexicanos se desprenderá una exposición en nuestro país, la cual pondrá en relieve este documento de carácter universal

 

En 2020, la Accademia Nazionale dei Lincei (ANL) y el Consiglio Nazionale delle Ricerche (CNR), suscribieron un convenio de colaboración científica para desarrollar actividades de investigación multidisciplinaria sobre el Tesoro Mexicano o Rerum Medicarum Novae Hispaniae Thesaurus, tratado del mundo natural novohispano considerado un legado documental de carácter universal.

 

Los pormenores de este acuerdo y los avances del mismo fueron expuestos en el seminario virtual “El Tesoro Mexicano. Estudios y perspectivas de investigación en Italia y México”, por los coordinadores del proyecto, los académicos de la ANL y del CNR, Marco Guardo y Maria Eugenia Cadeddu.

 

El acuerdo entre ambas instituciones italianas, indicó Cadeddu, busca favorecer relaciones científicas y culturales en Italia y el extranjero, además de promover la valoración del Tesoro Mexicano como símbolo del equipo linceo y también de una época, ya que su publicación fue una de las grandes empresas del fundador de la Accademia dei Lincei, Federico Cesi.

 

De este interés se desprende el actual seminario del programa “México-Italia: 500 años de diálogo cultural”, organizado por la Secretaría de Cultura del Gobierno de México y la Embajada de Italia en nuestro país, a través de los institutos Nacional de Antropología e Historia (INAH) e Italiano de Cultura (IIC), que congregó remotamente a una decena de expertos de ambos países.

 

Maria Eugenia Cadeddu refirió que, en 2010, la ANL y el CNR organizaron un congreso en torno a esta obra, De dicho evento se desprendió una muestra temporal cuyo fin fue colocar al Tesoro Mexicano en la tradición librera y científica de la época. Propósito que, 11 años más tarde, también busca concebir una exposición sobre el mismo en México.

 

De momento, resultado del acuerdo entre la ANL y el CNR, se avanzado en la creación de una página web. Esta base datos contendrá el censo de los ejemplares del Tesoro Mexicano dispersos en varias naciones, bibliografía actualizada, trabajos de investigación, materiales y noticias en torno a la obra; y su versión digitalizada, aparte de imágenes, pinturas y mapas.

 

“La página electrónica refleja algunos de los dictámenes del antiguo equipo linceo, todavía muy actuales: el espíritu de colegialidad y mutua colaboración, la importancia de la divulgación científica, la atención a la comunicación y la importancia de las imágenes en sus funciones explicativas y estéticas”, comentó la historiadora en la transmisión efectuada por el canal de INAH TV en YouTube, hermanada con la campaña “Contigo en la distancia”, de la Secretaría de Cultura.

 

¡En cuanto a la edición y circulación del libro –el cual recoge la copiosa información obtenida por el médico y naturalista español Francisco Hernández en Nueva España, en la década de 1570— se sabe por una misiva de Francesco Stelluti a Cassiano dal Pozzo, firmada en octubre de 1650, que de Nápoles salieron mil ejemplares del Tesoro Mexicano, para España y México, y que otros 400 ejemplares se quedaron en Roma.

 

Cadeddu abundó que la comparación de los volúmenes permitirá conocer los aspectos técnicos y paratextuales del libro, así como su complejo proceso de edición, desarrollado entre 1628 y 1651. A esta línea de investigación se añade el estudio de la circulación del libro y su presencia en bibliotecas públicas y privadas, así como el mercado librero y anticuario, y el tipo de uso, con fin de estudio u objeto de representación.

 

“De una primera búsqueda, sabemos que el Tesoro Mexicano se encuentra en bibliotecas de Alemania, Bélgica, Brasil, Canadá, Colombia, España, Estados Unidos, Francia, Italia, México, Países Bajos, Portugal, Reino Unido y Suiza. También, que se encuentra en inventarios de bibliotecas antiguas, como la del siglo XVII correspondiente al virrey de Nápoles, Gaspar de Haro y Guzmán, y la del oidor de la Audiencia de la Nueva Galicia, Joseph Manuel de la Garza Falcón, fallecido en 1763. Incluso, se localizó la referencia de cinco ejemplares en el inventario póstumo de un librero en España, del siglo XVIII, un documento inédito que pensamos publicar cuanto antes”, indicó la medievalista.

 

Asimismo, los catálogos de libros antiguos son una fuente importante para encontrar huellas de la circulación del Tesoro Mexicano, de manera que en una primera indagación se ha ubicado en catálogos anticuarios de los siglos XIX y XX, en Italia, Alemania, Francia, España y Estados Unidos, caso de la Biblioteca Americana de Charles Leclerc.

 

Concluyó que el proyecto, promovido por Accademia dei Lincei y el Consiglio Nazionale delle Ricerche, requiere ser multidisciplinar porque el Tesoro Mexicano es un tratado de esta misma naturaleza: “por su historia y sus contenidos científicos, porque estuvo en medio de complejas relaciones científicas, culturales y político-diplomáticas; por su elaboración y publicación (fruto de un equipo con distintas competencias), y por abarcar varias épocas, culturas, países y lenguas”.

 

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (Boletín 459.pdf)Boletín 459.pdf[Descargar]

Atención a medios de comunicación

 

Gabriel Ulises Leyva Rendón

Director de Medios de Comunicación


Arturo Méndez

Atención a medios de comunicación

arturo_mendez@inah.gob.mx

artest26@yahoo.com.mx

Ext. 417511

 

Foto del día

Recipiente, Jade - nefrita