Exposición fotográfica Los coras del Nayar. Imágenes de una herencia ancestral, de Raúl Barrera Rodríguez. Museo Regional de Nayarit.

 

*** La muestra se da en el marco de la conmemoración de la Semana Santa, pero también es motivo de reflexión a 300 años de la conquista del Nayar

 

*** Las 31 imágenes fueron capturadas por el arqueólogo Raúl Barrera Rodríguez en Santa Teresa del Nayar, en 2007; otras 15 podrán admirarse en el Museo Local de Compostela

 

 

En 1722 se produjo la toma de la Mesa del Nayar, la cual resistió durante dos siglos la empresa de conquista; no obstante, la rendición de los nayaritas frente al poder virreinal, comandados por Tonati, tuvo una serie de elementos que, en conjunto con lo ocurrido en centurias posteriores, dieron lugar a una de las regiones en las que la población indígena ha mantenido un mayor margen de autonomía.

 

Esa autodeterminación se manifiesta en diversos aspectos de su vida diaria, como las celebraciones religiosas, entre las que destaca la Semana Santa, protagonista de la exposición fotográfica temporal Los coras del Nayar. Imágenes de una herencia ancestral que, a partir de este viernes 8 de abril y hasta junio próximo, podrá visitarse en el Museo Regional de Nayarit, presentada por la Secretaría de Cultura federal, a través del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

 

La muestra se da en el marco de la conmemoración de la Semana Mayor, pero también es motivo de reflexión a 300 años de la conquista del Nayar, cuyo culmen fue la entrevista celebrada en marzo de 1722 entre Tonati y Baltasar de Zúñiga y Guzmán, marqués de Valero, en el palacio virreinal, un acto diplomático que selló el destino de esos guerreros, hasta entonces indómitos en las montañas de la Sierra Madre Occidental.

 

A pesar de la reducción del Nayar, en expresiones culturales como la Semana Santa queda clara la imbricación de la evangelización a la que fueron sometidos sus pueblos, en particular el cora, con el antecedente de la ancestral práctica del mitote guerrero, como bien observó el autor de estas imágenes, el arqueólogo Raúl Barrera Rodríguez, quien reconoce en parte del atavío de los personajes de la actual judea, reminiscencias de los instrumentos bélicos que portan las figurillas antropomorfas halladas en las tumbas de tiro.

 

Cabe mencionar que el autor capta esta conmemoración en el pueblo Santa Teresa del Nayar, en 2007, comunidad con la que tuvo acercamiento mientras dirigió el Salvamento Arqueológico Hidroeléctrica “El Cajón”, sobre el curso del río Lerma-Santiago, que derivó en la detección de 72 sitios, entre ellos vestigios de la tradición tumbas de tiro que datan de dos milenios antes de nuestra era.

 

Las 31 fotografías en gran formato que integran Los coras del Nayar. Imágenes de una herencia ancestral, forman parte de un conjunto de poco más de 60 que fueron expuestas en su totalidad en octubre de 2012 en el Museo Regional de Nayarit. En esta ocasión, por motivo de espacio –dado que aún permanece la exposición Las culturas de un cactus sagrado. Arte y ritualidad– se seleccionó este conjunto, pero otras 15 podrán admirarse en el Museo Local de Compostela, al sur de la entidad.

 

Siguiendo un orden temporal muy preciso, la judea de la Cora Alta –donde sobresalen comunidades como Dolores, Mesa del Nayar, San Francisco, Jesús María y Santa Teresa del Nayar–, es conformada por procesiones, luchas cósmicas y ceremonias diurnas y nocturnas. El ritual dura ocho días, tiempo en el que los coras se transforman en judíos, fariseos, moros, demonios blancos y negros, borrados y dobles de Cristo.

 

Las escenas captadas por Raúl Barrera Rodríguez son un encuentro con esta escenografía sagrada que representa la Pasión de Cristo, pero que también se vincula de forma simbólica con una mitología prehispánica, antecedente directo de lo que fue el mitote guerrero cora que se practicaba en la región hasta antes de su conquista en 1722.

 

De esta manera, los judíos o borrados, al pintarse el rostro y el cuerpo, transforman su condición humana por la de demonios. Bajo un estado de trance, estos personajes son a su vez representantes de las estrellas, y son quienes ponen en riesgo la armonía cósmica, que no es sino el orden que dicta la llegada de la lluvia, la fertilidad de la tierra y, por consecuencia, la obtención de una buena cosecha.

 

Acompañados de la música producida por las flautas y los tambores, realizan intensas procesiones y espectaculares representaciones de la guerra. La persecución y muerte del Cristo Niño o Cristo Sol, que es escenificado durante la judea, culmina con su resurrección el Sábado de Gloria, momento en que los demonios se autodestruyen regresando al río de donde partieron al inicio de la ceremonia.

 

El Museo Regional de Nayarit se congratula en presentar de nueva cuenta esta exposición temporal en el marco de la Semana Santa 2022, con el propósito de que se conozca una parte de las tradiciones milenarias del Gran Nayar, donde de manera sorprendente los grupos indígenas de la región conservan su esencia desde la época prehispánica hasta nuestros días.

 

Bajo medidas sanitarias, la exhibición podrá visitarse de lunes a viernes, de las 10:00 a las 17:00 horas, y el día sábado, entre 10:00 y 15:00 horas (hora de Tepic).

 

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (Boletín 136.pdf)Boletín 136.pdf[Descargar]

Atención a medios de comunicación

 

Gabriel Ulises Leyva Rendón

Director de Medios de Comunicación


Arturo Méndez

Atención a medios de comunicación

arturo_mendez@inah.gob.mx

artest26@yahoo.com.mx

Ext. 417511

 

Foto del día

Kora, un instrumento africano