Museo Agrario

Objetos de la época, elementos multimedia y medio centenar de documentos, componen este nuevo recinto dedicado a este movimiento social.
Video


A un siglo del Plan de Ayala


FINCA DE CHINAMECA SE CONVIERTE EN MUSEO DEL AGRARISMO

*** Objetos de la época, elementos multimedia y medio centenar de documentos de los siglos XVI hasta nuestros días, componen este nuevo recinto dedicado a este movimiento social

*** El museo morelense fue dotado de un centro de información y documentación para desarrollar estudios en la materia; además se inauguró la muestra Emiliano Zapata en Morelos

 
A cien años de la redacción del Plan de Ayala, la Ex Hacienda de San Juan Chinameca, en Morelos, lugar donde dio inicio y terminó el movimiento zapatista, fue convertida en sede del Museo del Agrarismo, un espacio que estará dedicado no sólo a la historia de las formas de propiedad en México, sino a su estudio a través de un centro de información y documentación.

Inaugurado esta semana por el presidente Felipe Calderón, la puesta en valor de este espacio es producto del esfuerzo coordinado entre la Secretaría de Educación Pública a través de los institutos nacionales de Antropología e Historia (INAH-Conaculta) y de Estudios Históricos de las Revoluciones de México, la Procuraduría Agraria y el Gobierno del Estado de Morelos.

El Museo del Agrarismo expone el devenir de este movimiento social y político que marcó la historia del México contemporáneo, a través elementos multimedia, objetos de la época y aproximadamente medio centenar de documentos históricos de los siglos XVI hasta nuestros días. Asimismo, fue dotado de un centro de información y documentación que será clave para desarrollar investigaciones en la materia.

El recorrido por el nuevo recinto consta de ocho secciones: ¿Qué es el agrarismo?, Tierra: diosa madre, Estatus político, Estatus ideológico, Reparto y formas de propiedad, Transformaciones en el siglo XX, Desarrollo Agrario, y Nueva era, visión al futuro.

El guión museográfico, basado principalmente en instalaciones multimedia, tuvo la asesoría de un equipo de connotados investigadores del INAH, el cual destaca la relevancia de la Ex Hacienda de San Juan Chinameca como el sitio donde murió Emiliano Zapata en 1919, y también donde tropas del jefe figueroísta Federico Morales, le tendieron una emboscada en agosto de 1911.

Dicho atentado marcó la separación de Zapata con el presidente Madero, y el comienzo de una revolución que terminaría el 10 de abril de 1919 con el asesinato del Caudillo del Sur, por parte de los constitucionalistas.

El recorrido por el Museo del Agrarismo incluye videos sobre la visión en torno al zapatismo y los rostros del caudillo en la mano de diversos artistas plásticos; acerca de Tlaltecuhtli, deidad mexica de la tierra, y del calpulli (barrio) como base de la organización social y productiva en Mesoamérica; además de audios que rescatan el lema del zapatismo: Reforma, Libertad, Justicia y Ley, y los puntos del Plan de Ayala.

A estos materiales se suman aproximadamente 50 documentos históricos, entre reproducciones de códices, mapas, ordenanzas, cédulas y mercedes reales, amparos, planos, cartas y fotografías, entre otros, que van de los siglos XVI a la actualidad. Las imágenes proceden del Archivo General de la Nación, del Registro Agrario Nacional, de la Fototeca Nacional y del Archivo Fotográfico del periódico El Universal.

El Museo del Agrarismo es un proyecto más ambicioso, de modo que en la planta alta del casco de la antigua hacienda se instaló un centro de información y documentación que será clave para desarrollar investigaciones sobre la geografía relacionada al campo mexicano, a través de los proyectos de la Procuraduría Agraria.

La concepción museográfica del espacio destaca también por integrar el resto de la ex hacienda, ejemplo de ello son sitios emblemáticos como su puerta —donde fue abatido Emiliano Zapata— y su patio; también puede apreciarse el monumento que conmemora la promulgación del Plan de Ayala.

Los trabajos de rehabilitación del inmueble fueron supervisados por el INAH a través de su delegación en Morelos, mismos que se inscriben dentro del programa de imagen urbana de la llamada “Ruta de Zapata”, que comprende los poblados de Anenecuilco, Villa de Ayala, San Rafael, Tlaltizapán y Chinameca.

Entre las acciones efectuadas en el inmueble histórico destacan la realización de acabados de pisos y paredes de la llamada Casa Grande, que data de 1906, mediante la eliminación de rellenos de concreto y su sustitución por capas de barro. Previamente se recuperaron los niveles originales, canales y drenes del patio, con lo cual se erradicaron las filtraciones de humedad hacia el casco de la ex hacienda; además fueron demolidos elementos que entorpecían la visual de la finca.

Como señala el historiador del INAH, Salvador Rueda, Chinameca fue una de las 37 haciendas —más un centenar de pueblos y rancherías— que configuraban la geografía de Morelos al amanecer del siglo XX. Ahora, como sede del Museo del Agrarismo, será un lugar para “recobrar una historia que hemos ido perdiendo conforme nuestro país se ha vuelto más urbano: la del campo”.



Emiliano Zapata en Morelos

Con una lectura distinta a la que fue presentada en 2010 en el Museo Nacional de Historia (MNH) “Castillo de Chapultepec”, en la Ciudad de México, en el Museo del Agrarismo se inauguró la exposición Emiliano Zapata en Morelos, con una selección de piezas procedentes en su mayoría del MNH y del Museo de la Revolución del Sur, instalado en el que fue el Cuartel de Zapata en Tlaltizapán.

El discurso de la exposición presenta a Chinameca como el alfa y el omega del zapatismo, en cuatro apartados: El joven Zapata, el Plan de Ayala y los pueblos campesinos; Las haciendas cañeras de Morelos, pasado y presente; El caudillo revolucionario y el Ejército Libertador del Sur, para concluir con Muerte y mito.

Retratos de Zapata pintados por artistas como Arnold Belkin y José Atanasio Monroy, fotografías del caudillo, objetos que le pertenecieron: su rifle, su sombrero de tejido fino, su traje de charro, su silla de montar y sus espuelas amozoqueñas; maquetas de calaveras que representan la promulgación del Plan de Ayala (facilitadas por el Museo de Arte Popular), forman parte de una colección de aproximadamente 70 objetos que podrán admirarse en esta muestra que permanecerá hasta febrero de 2012 en el recién estrenado Museo del Agrarismo.
 

Atención a medios de comunicación

 

Gabriel Ulises Leyva Rendón

Director de Medios de Comunicación


Arturo Méndez

Atención a medios de comunicación

arturo_mendez@inah.gob.mx

artest26@yahoo.com.mx

Ext. 417511

 

Foto del día

Pintura Rupestre de San Francisco, Baja California.

Fotos