Restos del convento que funcionó entre los años de 1534 y 1567. Foto: Joel Peña, INAH.

 

*** Se busca narrar el devenir de este inmueble religioso y exponer los objetivos de un proyecto de arqueología histórica que se elabora para investigar sus vestigios

 

*** Las charlas se inscriben en el ciclo mensual de conferencias “Tehuacán y Mesoamérica”, organizado por el INAH y autoridades del municipio poblano


 


El 24 de febrero de 1541, “día del glorioso apóstol san Matías”, fray Toribio de Benavente, ‘Motolinía’, firmó la epístola proemial de su obra cumbre, laHistoria de los Indios de la Nueva España, en el Convento de Santa María de la Concepción de Tehuacán, Puebla. De este otrora imponente espacio solo queda un puñado de vestigios arquitectónicos conocidos localmente como los ‘Paredones de Tehuacán Viejo’.


A fin de narrar el devenir de este centro religioso, piedra angular en la evangelización del sur de Puebla, y de exponer los objetivos de un proyecto de arqueología histórica que se plantea iniciar en él, este 26 de octubre se dictarán las conferencias: Calcahualco, la primera fundación franciscana en el valle de Tehuacán, del arqueólogo Mauricio Gálvez Rosales; y La presencia de los franciscanos en la provincia de Tlaxcala, del historiador Joel Peña Espinosa.


Inscritas en el ciclo “Tehuacán y Mesoamérica”, las ponencias son desarrolladas por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), a través del Museo y Zona Arqueológica de Tehuacán Ndachjian, en coordinación con la Dirección de Educación y la biblioteca de esta localidad poblana.


“La idea es que el público, los estudiantes y las escuelas de la región, no sólo accedan a investigaciones recientes sobre la ciudad prehispánica de Ndachjian, sino que conozcan otras arqueologías como las del centro y sur del país”, dijo Mauricio Gálvez.


 El también director del Museo de Sitio de Tehuacán detalló que una de tales variables es la propuesta que, en colaboración con Joel Peña, investigador del Centro INAH Puebla, delinea para que, en una primera temporada, pueda darse mantenimiento al inmueble, y a la postre, se indague por primera vez en los restos del convento que funcionó entre los años de 1534 y 1567.


Establecido al sur de la zona arqueológica —a dos kilómetros del Templo Mayor popoloca— e incluido en su poligonal de protección, el conjunto novohispano habría estado compuesto por una nave central, casas curales, un par de aljibes y, posiblemente, un atrio y un claustro; aunque estos dos últimos espacios no están referidos en fuentes documentales, por lo que una meta adicional de la exploración arqueológica sería confirmar o descartar su presencia.


Los franciscanos, aunó el arqueólogo, optaron por asentarse en el valle Calcahualco dado que allí existían diversos manantiales que les garantizaban abastecimiento hídrico. No obstante y apoyados por los indígenas de las comunidades aledañas, reusaron gran parte del material pétreo de la antigua Ndachjian; evidencia de ello es una piedra con el dibujo de una pirámide, que está fijada en uno de los aljibes.


“Incluso en la actual iglesia de San Diego Chalma pueden apreciarse dos rocas labradas, una de las cuales contiene una figura de espiral, que debieron ser transportadas con rodillos y cuerdas hasta allí”.


Esta práctica, empero, también afectó al propio edificio franciscano, ya que tras la expedición de una orden virreinal que en 1567 trasladó la orden conventual al centro del actual municipio de Tehuacán, le dejó a merced de los elementos naturales y de haciendas que, levantadas entre fines del siglo XVIII y mediados del XIX, sustrajeron gran parte de las piedras careadas de sus muros internos y externos.


El inmueble, afectado igualmente por el sismo que en 1999 tuvo epicentro en Tehuacán, conserva sólo algunos de los muros de su nave central; mismos que a pesar de estar reducidos a sus núcleos, permiten calcular que tuvieron 12.5 metros de altura por casi dos metros de anchura en sus desplantes.


El arqueólogo considera que existe información y material in situ suficiente para, luego de dar mantenimiento a las estructuras que se preservan, llegar a restituir algunos segmentos, localizar pisos y otros elementos originales para también saber si alrededor del templo se construyeron casas-habitación de población española o indígena conversa.


“Lo que mejor se preserva son los aljibes, se encuentran al sur del terreno y debieron tener una profundidad de aproximadamente 4.80 metros. Se construyeron dos con la finalidad de garantizar el suministro de agua mientras a uno se le limpiaba o daba mantenimiento”.


Si bien actualmente son estructuras visitables y están protegidas por el INAH, el eventual proyecto de arqueología histórica tendría como cometido su incorporación al recorrido del sitio arqueológico.


Novedades arqueológicas de México, en ciclo de conferencias


El ciclo “Tehuacán y Mesoamérica” continuará el 25 de octubre con la participación de los arqueólogos Raúl Barrera Rodríguez y Abel Badillo Guzmán, del Programa de Arqueología Urbana (PAU) del Museo del Templo Mayor y la Dirección de Estudios Arqueológicos del INAH, respectivamente, quienes abordarán el reciente hallazgo del Huey Tzompantli de México-Tenochtitlan, así como los avances en la catalogación de los huesos humanos resguardados por este muro de cráneos mexica.


El 29 de noviembre dictarán las ponencias de los arqueólogos Eduardo Merlo, investigador del Centro INAH Puebla, y Claudia López, directora de la Ceramoteca de la Zona Arqueológica de Teotihuacan: la primera vinculada con una serie de maquetas elaboradas por Merlo durante un proyecto de investigación en la Zona Arqueológica de Tehuacán, y la segunda relativa a Teotihuacán y el periodo Clásico mesoamericano.


Un día después, el 30 de noviembre, acudirá al ciclo la arqueóloga Guadalupe Espinosa, titular de la Dirección de Operación de Sitios, con el tema Patrimonio arqueológico y Mundial de México; asimismo, expondrá Efraín Flores, de la Dirección de Registro Arqueológico del INAH, acerca de la función y labor cotidiana de esta oficina.


Para  diciembre, con fecha por confirmar, tendrá lugar la conferencia Introducción a la arqueología maya, del arqueólogo Luis Alberto Martos, de la Dirección de Estudios Arqueológicos del INAH.


Todas estas actividades tienen como sede el vestíbulo del Complejo Cultural del Carmen (Av. Reforma Norte N° 200, en el centro de Tehuacán). Las conferencias inician a las 18:00 horas y son de acceso libre.

 

 

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (20181024_boletin_392.pdf)Boletín 392[Descarga]

Atención a medios de comunicación

 

Gabriel Ulises Leyva Rendón

Director de Medios de Comunicación


Arturo Méndez

Atención a medios de comunicación

arturo_mendez@inah.gob.mx

artest26@yahoo.com.mx

Ext. 417511

 

Foto del día

Shiva Nataraja