Reproduccción de urna del Dios Descendente. Foto: Melitón Tapia, INAH.

 

*** El Instituto Nacional de Antropología e Historia presenta el montaje museográfico con el fin de difundir su devenir y logros en ocho décadas de trabajo

 

*** De 1985 a la fecha, con la reforma a su Ley Orgánica, se han multiplicado sus responsabilidades institucionales de cuatro a 21


 


Con motivo de la sesión solemne del Congreso de la Ciudad de México, efectuada para conmemorar el 80 aniversario de su fundación, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) presenta el montaje museográfico 80 años, esbozo de una historia, con la que busca difundir entre el público su devenir y logros en ocho décadas de trabajo, durante las cuales se han multiplicado sus responsabilidades institucionales, principalmente a partir de 1985 con la reforma de su Ley Orgánica que las incrementó de cuatro a 21.


La exhibición revela datos estadísticos y una numeralia que dan constancia de ese incremento; por ejemplo, en 2018, el INAH atendió más de 27 millones de visitantes en zonas arqueológicas y museos abiertos al público, espacios que en dicho año sumaron 192 y 160, respectivamente; mientras en 1940 solo contaba con 18 zonas y para 1995, con 141; y en museos eran 11 para 1939 y 1989 ascendió a 82. En tanto, hacia 1991 había logrado la inscripción de nueve sitios en la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO, 23 en 2007 y 35 en 2018.


El valor que ha tenido el INAH para el país y la complejidad de sus funciones, así como su crecimiento constante, se ven reflejados en una línea del tiempo que conduce por los acontecimientos más significativos, desde su fundación, el 3 de febrero de 1939, hasta nuestros días, con la reciente apertura del primer sitio paleontológico de México, en Rincón Colorado, Coahuila.


El montaje museográfico, integrado con cedularios de gran formato con fotografías e información llamativas, así como reproducciones de piezas prehispánicas, es resultado del trabajo conjunto entre las coordinaciones nacionales de Museos y Exposiciones, y de Difusión; se trata de un esbozo de la larga historia de la institución, pero con la inclusión de todas sus áreas.


La exhibición destaca, por ejemplo, su sólida estructura nacional, compuesta por un Centro INAH en cada estado, para atender y proteger el patrimonio cultural. Luego de ocho décadas de trabajo ininterrumpido, la institución ha desarrollado una red de 160 museos, la mayor en América y una de las más importantes del mundo, de muy diversos perfiles: nacionales, regionales, comunitarios, de sitio, salas introductorias e interpretativas.


Ha abierto al público 192 zonas arqueológicas (de un universo de 52 mil 316 sitios arqueológicos y paleontológicos registrados). Bajo custodia directa del INAH están 515 monumentos históricos, de 107 mil 658 consignados en el Catálogo Nacional de Monumentos Históricos Inmuebles.


El INAH también es depositario de 66 bibliotecas, entre las que destaca la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia, que custodia un gran conjunto documental de 60 mil libros, códices, lienzos, manuscritos, casi 10 mil mapas y planos; así como del Sistema Nacional de Fototecas, que agrupa 42 fototecas públicas y privadas, y es encabezado por la Fototeca Nacional, ubicada en Pachuca, Hidalgo, que resguarda casi un millón de imágenes; además de la  Fonoteca, con más de 18 mil registros; la Osteoteca, de la Dirección de Antropología Física, y ceramotecas de gran valor, como la de la Zona Arqueológica de Teotihuacan.


En cuanto a la investigación, origen y sustento de todo lo anterior, el INAH cuenta con 878 investigadores y anualmente lleva a cabo más de mil 600 proyectos de investigación, conservación y difusión en múltiples disciplinas: antropología física y social, etnografía, etnohistoria, historia, arqueología, arqueología subacuática, salvamento arqueológico, arquitectura, lingüística, paleontología, antropología física, conservación y restauración, museografía y museología, etnomusicología, paleografía, fotografía, biblioteconomía y archivística, entre otras.


Cuatro universidades de excelencia del INAH han formado a generaciones de mexicanos y latinoamericanos: la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía “Manuel del Castillo Negrete” (ENCRyM), la Escuela de Antropología e Historia del Norte de México (EAHNM), con sede en Chihuahua, y la Escuela de Conservación y Restauración de Occidente (ECRO), que opera gracias a un convenio entre el Gobierno de Jalisco, la Secretaría de Cultura y el INAH, para su conducción académica, validación institucional y sustento presupuestal.


El INAH atiende una matrícula total de dos mil 938 alumnos en 12 licenciaturas, 12 maestrías, dos especialidades (museografía y antropología forense) y seis doctorados; 17 de los cuerpos académicos de las escuelas están registrados en el Programa para el Desarrollo Profesional Docente (Prodep) del Conacyt. Cabe añadir que nueve egresados de la ENAH han sido acreedores al Premio Nacional, en la categoría de Ciencias Sociales y Humanidades.


Parte fundamental del trabajo institucional es la protección técnica y legal del patrimonio cultural, lo que incluye tanto las tareas de inventario, manejo y digitalización de acervos y colecciones, como la protección legal, registro público y catálogos nacionales; supervisiones, inspecciones y dictámenes; salvamentos, peritajes y asesorías técnicas en cuanto a monumentos y zonas de monumentos arqueológicos, históricos y paleontológicos en todo el país.


En 2015, con la conformación de la Secretaría de Cultura, el INAH pasó a depender de ésta. Hoy el INAH recibe más de 27 millones de visitantes en su red de museos y zonas arqueológicas; ha logrado la inscripción de 35 sitios en la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO, siendo el país de América Latina con más bienes inscritos. Además, suma nueve elementos inscritos en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial.


La historia del INAH es larga y rica, apasionante y fundamental para la nación. Muchas son las generaciones de hombres y mujeres que han entregado su vida entera al estudio, conservación y difusión del pasado mexicano y de sus poblaciones vivas. A la luz de sus inmensas responsabilidades, el INAH celebra su noble historia y su vocación.


80 años, esbozo de una historia estará abierto al público durante dos semanas, en el vestíbulo del Auditorio Benito Juárez del Congreso de la Ciudad de México (Plaza de la Constitución N° 7).

 

 

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (20190208_boletin_30.pdf)Boletín 30[Descarga]

Atención a medios de comunicación

 

  Arturo Méndez

 

Suli Kairos Huerta Figueroa
Directora de Medios de Comunicación

Foto del día

Coyolxauhqui