Los comentarios del antropólogo Diego Prieto y de Felipe Leal, quienes coincidieron en que Matos “representa y acredita” el quehacer del par de instituciones. Foto: Melitón Tapia, INAH.

 

*** La asociación otorgó el emeritazgo al arqueólogo del INAH, reconocimiento a sus aportes en la investigación, conservación y difusión de la historia de nuestro país

 

*** Por más de 59 años, Matos ha encarnado el quehacer cotidiano del INAH; reconocieron alumnos, colegas y allegados al laureado


 


La vida de Eduardo Matos Moctezuma (Ciudad de México, 1940) no solo entrecruza los caminos de la arqueología, la enseñanza académica e incluso la poesía y la ópera, también es un vivo ejemplo del quehacer cotidiano de instituciones como el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y el Seminario de Cultura Mexicana (SCM).


Así se comentó en la sesión solemne en la cual se reconoció al connotado arqueólogo como Miembro Emérito del SCM. En ella estuvo acompañado de colegas, alumnos y familiares, donde Matos Moctezuma se dijo “honrado y agradecido” por la deferencia, así como motivado por la misma a “ser cada vez mejor”.


El investigador emérito del INAH recibió la distinción como parte de un panel que compartió con el antropólogo Diego Prieto Hernández, director general del Instituto; el arquitecto Felipe Leal, presidente de la mesa directiva del SCM; y su colega y sucesor dentro del Proyecto Templo Mayor (PTM), Leonardo López Luján.


Inclusive, una de las personalidades que ‘virtualmente’ se hizo presente en la ceremonia, fue el recientemente fallecido lingüista e historiador Miguel León-Portilla, quien, a través de un documental, filmado en 1981 por El Colegio Nacional, recorrió junto con Matos los vestigios del Templo Mayor de Mexico-Tenochtitlan.


“Este es el doble rostro de México, nuestra viviente dualidad que confiere unidad plena a nuestra identidad. Lo mesoamericano y lo hispano aquí convergen”, se oye decir en el audiovisual a León-Portilla, con motivo de los trabajos de exploración e investigación que, en aquel año, encabezaba Matos a través del Proyecto Templo Mayor, fundado por él en 1978.


Secundando a las palabras del desaparecido tlamatini, estuvieron los comentarios del antropólogo Dieto Prieto y de Felipe Leal, quienes coincidieron en que Matos “representa y acredita” el quehacer del par de instituciones (el INAH y el SCM) en las que ahora tiene un rango emérito, así como de las numerosas más a las cuales pertenece como investigador, académico o miembro honorario: la Universidad de Harvard, El Colegio Nacional, la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, y la Academia Mexicana de la Historia, entre otras.


Sobre el vínculo de 59 años que tiene con el INAH, comentaron Diego Prieto y Leonardo López Luján: el autor de Muerte al filo de obsidiana (1975) y fugaz ‘príncipe persa’ dentro de la ópera Turandot (1977), también se ha caracterizado como un denodado formador de nuevos cuadros de arqueólogos, y difusor incansable del patrimonio cultural de México en sitios como el Museo Nacional de Antropología, que dirigió, o el Museo del Templo Mayor, que estableció.


A nombre del Seminario de Cultura Mexicana, Leal señaló que el emeritazgo de Eduardo Matos se acordó de manera unánime, el pasado 10 de septiembre, como un merecido homenaje a uno de los rostros más célebres de la intelectualidad de nuestro país.


El SCM, añadió, fue fundado en 1942 y a través de miembros pretéritos como la pintora Frida Kahlo, o presentes como el chelista Carlos Prieto, el arquitecto Salvador Aceves, o bien, el poeta Marco Antonio Campos, entre otros, difunde y estimula entre grandes públicos, las disciplinas afines a sus integrantes, a través de conferencias, publicaciones y actividades culturales de distintos órdenes.

 

 

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (20191119_boletin_491.pdf)Boletín 491[Descarga]

Atención a medios de comunicación

 

Gabriel Ulises Leyva Rendon

ulises_leyva@inah.gob.mx

Director de Medios de Comunicación


  Arturo Méndez

Atención a medios de comunicación

 

Foto del día

La Cineteca Nacional y el antiguo pueblo de Xoco