Imprimir

El titular del instituto, Diego Prieto, llamó a que este instrumento promueva una mejor gestión y cuidado de las ciudades. Foto: Melitón Tapia, INAH.

 

*** El titular del Instituto, Diego Prieto, llamó a que este instrumento promueva una mejor gestión y cuidado de las ciudades Patrimonio Mundial y los centros históricos de México

 

*** El acuerdo rememoró el 32 aniversario de la declaratoria del Centro Histórico de la Ciudad de México y de Xochimilco como Patrimonio Mundial


 

 

Por medio de su director general, Diego Prieto Hernández, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) acompañó, como testigo de honor, la firma de un Convenio Marco de Colaboración entre el Gobierno de la Ciudad de México y la oficina de representación en nuestro país de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

 

Reunido en el Antiguo Colegio de San Ildefonso con la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, y el titular de la Oficina de la UNESCO en México, Frédéric Vacheron, el antropólogo Diego Prieto comentó que el nuevo acuerdo, signado en el marco de la Primera Cumbre de Centros Históricos de México, se materializará en beneficios para todos los que “habitan y disfrutan, animan y defienden” a las múltiples ciudades históricas de la nación mexicana.

 

De este modo, añadió, reunir en foros especializados como la cumbre referida, a presidentes municipales y alcaldes provenientes de la vasta geografía nacional, contribuye a identificar desafíos, encontrar soluciones y delinear proyectos que garanticen mejores estándares de conservación, gestión y manejo de los bienes culturales bajo resguardo del INAH, los gobiernos y la sociedad en general.

 

En coincidencia con lo expresado por funcionarios como el embajador de España en México, Juan López Doriga; el secretario de Cultura de la Ciudad de México, Alfonso Suárez del Real; la coordinadora de la Autoridad del Centro Histórico de la Ciudad de México, Dunia Ludlow; y los alcaldes de Querétaro y Zacatecas, Luis Nava y Ulises Mejía, respectivamente, el titular del INAH hizo hincapié en que los centros históricos deben garantizar, entre otros aspectos: su habitabilidad, sus servicios públicos, su seguridad, su medioambiente y la preservación de su patrimonio edificado.

 

“Los centros históricos son hitos en torno a los cuales se fundan las ciudades, y en donde acontecieron y acontecen sucesos políticos, sociales, comerciales y religiosos de primer orden. Condensan importantes edificaciones históricas, pero también son símbolos de tradición y convivencia para las poblaciones urbanas”.

 

Prieto Hernández expresó que el INAH, a lo largo de los 80 años de existencia, ha tenido el honor de acompañar todas y cada una de las propuestas nacionales que han derivado en 35 inscripciones dentro de la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO, cifra que incluye el reconocimiento, por parte de este órgano internacional, de 10 ciudades históricas: Campeche, Zacatecas, Oaxaca, Puebla, Guanajuato y Querétaro, entre otras, que posicionan a nuestro país como la cuarta nación con mayores inscripciones en este rubro.

 

El convenio suscrito por la UNESCO y el Gobierno de la CDMX, permitirá, entre otras acciones: el acompañamiento, por parte del órgano internacional, a programas locales como el denominado Pilares; la sistematización de buenas prácticas en materia educativa y de desarrollos sostenible; impulsar los derechos culturales de los habitantes de la capital; y consolidar la participación de la urbe en las redes de Ciudades Creativas y Ciudades del Aprendizaje, que maneja la UNESCO.

 

Cabe destacar que la firma del acuerdo rememoró también el 32 aniversario de la declaratoria, ocurrida el 11 de septiembre de 1987, del Centro Histórico de la Ciudad de México y de Xochimilco como Patrimonio Mundial.

 

En aquel momento, declaró el secretario de Cultura de la Ciudad de México, Alfonso Suárez del Real, la capital del país recién se había sobrepuesto a los efectos del terremoto de 1985; sin embargo, la UNESCO reconoció —gracias al apoyo de figuras clave como Miguel León-Portilla y Guillermo Tovar de Teresa— “un valor universal y excepcional fundado en sus casi 700 años de vida urbana ininterrumpida, su paisaje biocultural único y su condición de ciudad de ciudades”.

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (20191211_boletin_545.pdf)Boletín 545[Descargar]