Imprimir

Una nueva temporada de trabajo será emprendida este año, acordaron autoridades de la Subdirección de Arqueología Subacuática del INAH y del Ministerio de Cultura de España. Foto SAS-INAH.

 

*** Una nueva temporada de trabajo será emprendida este año, acordaron autoridades de la Subdirección de Arqueología Subacuática del INAH y del Ministerio de Cultura y Deporte de España

 

*** En ambos países se presentará una exposición relativa al Juncal; asimismo, se realizará en Acapulco un congreso internacional sobre la ruta del Galeón de Manila


 

 

 

Madrid, Esp.- La búsqueda de Nuestra Señora del Juncal, un colosal navío con más de 300 personas a bordo que naufragó en 1631 dentro de aguas de la entonces Nueva España, recibirá un nuevo aliciente este 2020 cuando una nueva temporada de trabajo de campo, la cual integrará a arqueólogos subacuáticos mexicanos y españoles, se haga a la búsqueda de sus vestigios.

 

Así se acordó este día en una reunión de trabajo encabezada por Roberto Junco Sánchez, titular de la Subdirección de Arqueología Subacuática (SAS) del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH); y Román Fernández-Baca Casares, director general de Bellas Artes del Ministerio de Cultura y Deporte de España.

 

La nueva exploración, contemplada para la primavera o el verano del presente año y la cual durará 10 días, será cofinanciada por México y España y contará con la participación de especialistas adscritos a la SAS y al Museo Nacional de Arqueología Subacuática (ARQVA) de la nación ibérica.

 

El diálogo establecido, comenta Roberto Junco, no sólo da continuidad a la última temporada de campo que, en 2012 y a bordo del buque oceanográfico Justo Sierra de la UNAM, llevó a cabo el INAH en el Golfo de México, para localizar el Nuestra Señora del Juncal, y de la cual se detectaron numerosas anomalías magnéticas que podrían responder a la presencia de cañones u otros elementos metálicos del barco, sino que representa un notable esfuerzo de cooperación binacional.

 

“Si bien, de encontrarse el pecio, éste sería legalmente propiedad de España, en realidad el Juncal es un patrimonio cultural compartido, según quedó establecido en un Memorándum de Entendimiento, firmado por México y España en 2014”.

 

Cabe destacar que, a fin de dar a conocer entre el público la historia del Juncal y de la Nueva España de 1630-1631, otro compromiso abordado durante la reunión, celebrada en el Ministerio de Cultura y Deporte, es la organización de una magna exposición temporal acerca de Nuestra Señora del Juncal.

 

Dicha muestra visitará ambos países y tendrá como primera sede el Archivo General de Indias, en Sevilla. Está por definirse si, de forma previa a su traslado a México, la instalación podría llegar también a la Casa de México en España, ubicada en Madrid.

 

Fortalecen cooperación académica

 

La junta de trabajo entre la SAS y el Ministerio de Cultura y Deporte de España, en la cual también se contó con la participación de Elisa de Cabo de la Vega y de María Agúndez Leria, subdirectora general y consejera técnica, respectivamente, de Protección del Patrimonio Histórico de España, así como de Iván Negueruela Martínez, director del Museo ARQVA, generó igualmente compromisos de carácter académico.

 

Uno de ellos es realizar, hacia octubre o noviembre, un encuentro internacional de arqueología subacuática enfocado a la ruta comercial del Galeón de Manila o Nao de China.

 

En este foro, cuya sede será Acapulco, Guerrero, se reunirán expertos vinculados con la historia, la recuperación arqueológica y cultural en general de aquella importante ruta oceánica, la cual unió durante siglos a tres continentes, por lo que en el encuentro se podrán dar cita académicos de México, España, Filipinas, Japón, Estados Unidos, Perú, Panamá y otras naciones.

 

De acuerdo con Junco, otras iniciativas que fueron planteadas y recibidas favorablemente por las autoridades culturales españolas, se encaminan a la posibilidad de gestionar becas para que estudiantes mexicanos cursen másteres de arqueología subacuática, o bien, puedan asistir a congresos y actividades académicas con sede en aquella nación, una de las cuales sería la 19 Reunión de Ciencia Náutica que organiza la Universidad Pablo de Olavide.

 

Con este diálogo, México y España reafirman su voluntad compartida en materia de protección al patrimonio arqueológico sumergido, enmarcada en los principios establecidos por la Convención de la UNESCO de Patrimonio Arqueológico Subacuático, que ambos países han suscrito y defendido.

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (20200207_boletin_036.pdf)Boletín 36[Descargar]