Teotihuacan fue un experimento prodigioso en toda Mesoamérica”, así lo subraya la arqueóloga Linda Rosa Manzanilla Naim. Foto: Linda Manzanilla.

 

*** La arqueóloga Linda Manzanilla coordina y está a cargo de la ponencia inaugural de la actividad, la cual se llevará a cabo en El Colegio Nacional, los días 24 y 25 de febrero

 

*** “El Palacio de Xalla en Teotihuacan. Una posible sede de poder” reunirá a expertos del INAH y la UNAM; ahondarán en la vida diaria, la importancia político-simbólica y el abrupto final de esta antigua residencia de elite


 

 

“Teotihuacan fue un experimento prodigioso en toda Mesoamérica”, así lo subraya la arqueóloga Linda Rosa Manzanilla Naim al hablar de cómo, mientras en las grandes capitales mayas o zapotecas del periodo Clásico (150 a 650 d. C.) reinaban dinastías de forma unilateral y por medio de estructuras de poder hereditarias, en la ciudad de las pirámides del Sol y de la Luna, regía un cogobierno basado no en individuos, sino en grupos sociales, el cual deliberaba y tomaba acción sobre colectividades mayores.

 

A fin de exponer el funcionamiento de ese modelo de autoridad compartida, y también para dar a conocer los más recientes hallazgos arqueológicos y científicos que se han hecho en uno de los conjuntos palaciegos donde, se teoriza, residían dos de los cuatro cogobernantes que tuvo la urbe precolombina, los próximos 24 y 25 de febrero, se llevará a cabo el simposio “El Palacio de Xalla en Teotihuacan. Una posible sede de poder”.

           

En este evento académico, cuya sede será El Colegio Nacional, se darán cita especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), cuyos conocimientos y disciplinas se han sumado a la investigación del Palacio de Xalla.

 

Allí se ofrecerán detalles de los elementos que sustentan la hipótesis de Manzanilla Naim, acerca del papel que Xalla tuvo en el control político y simbólico de uno de los cuatro distritos en los que estaba dividida la que fuera “una de las más grandes ciudades del mundo preindustrial”.

 

Entre esos elementos, expone la académica del Instituto de Investigaciones Antropológicas (IIA) de la UNAM, se encuentra la propia ubicación y disposición arquitectónica del palacio: cerca de las dos pirámides, como muestra de su relevancia, pero a la vez aislado de la Calzada de los Muertos y del tránsito cotidiano de Teotihuacan, como signo de exclusividad.

 

Xalla, además, “guarda vestigios de un paso de ronda, lo que quiere decir que tuvo una guardia permanente”, así como espacios domésticos de elite, cuatro ‘oficinas’ de deliberación que rodean a una plaza y un altar central e, incluso un espacio anexo que alojaba a diversos artesanos (pintores, carpinteros, lapidarios, entre otros) cuya labor estaba reservada para los habitantes del palacio.

 

En el simposio, investigadores como Emiliano Melgar y Adrián Velázquez, adscritos al Museo del Templo Mayor (MTM); Norma Valentín, del Laboratorio de Arqueozoología del INAH, y Edgar Rosales, curador de la Sala Teotihuacan del Museo Nacional de Antropología, abordarán temas como los análisis de arqueología experimental hechos sobre la lapidaria de Xalla, los restos de concha y fauna, así como la materialidad y los simbolismos de las figurillas que han sido colectadas.

 

Un aspecto en particular, el cual abordará Edgar Rosales, es el relativo a la mica, mineral apreciado por las antiguas elites debido al color áureo que produce, el cual era obtenido directamente por emisarios teotihuacanos en la capital zapoteca de Monte Albán.

 

“Xalla es el sitio de Teotihuacan con el más grande acopio registrado de un solo mineral”, comenta la arqueóloga Manzanilla al hablar de los 37 kilogramos de mica que ha documentado en el palacio, y que contrastan con las pequeñas cuentas, en gramos, que ella ha registrado en barrios populares como Teopancaxco.

 

Otros temas del simposio, como los que expondrán Ana María Soler y Laura Beramendi, se concentrarán en los fechamientos arqueomagnéticos y radiocarbónicos que, respectivamente, han conducido el par de científicas de la UNAM en los remanentes de pisos y vigas de madera quemados del palacio, producto de la revuelta popular que puso fin al esplendor de Teotihuacan.

 

Nuevos datos, producto de exámenes en laboratorio que precisan la fecha en que ocurrió ese alzamiento, serán dados a conocer a la par de las hipótesis que se han generado recientemente sobre lo sucedido en la Ciudad de los Dioses en los años inmediatos a su declive.

 

El simposio “El Palacio de Xalla en Teotihuacan” será de acceso libre al público, con sede en El Colegio Nacional (Donceles 104, Centro Histórico de la Ciudad de México), y contará con transmisión en vivo mediante las plataformas web de esta misma institución. Su programa ya está disponible para consulta.

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (20200221_boletin_060.pdf)Boletín 60[Descargar]

Atención a medios de comunicación

 

Gabriel Ulises Leyva Rendon

Director de Medios de Comunicación


Arturo Méndez

Atención a medios de comunicación

arturo_mendez@inah.gob.mx

artest26@yahoo.com.mx

Ext. 417511

 

Foto del día

Xpuhil, Campeche