Fachada. Museo Regional de Guadalajara. Foto Héctor Montaño INAH.

 

 

 

*** El recinto será sometido a procesos de intervención arquitectónica, la creación de nuevos guiones museológico y museográfico, así como equipamiento

*** Como adelanto se abrió la Sala El Museo de Ayer;  la nueva museografía dejará de ser monotemática e incluirá piezas derivadas de nuevos estudios en el Occidente de México

 

El Museo Regional de Guadalajara (MRG) inicia los preparativos para la celebración de su centenario en 2018, con un proyecto integral de restructuración que incluye la intervención de sus espacios arquitectónicos, la creación de nuevos guiones museológico y museográfico, así como el equipamiento de sus almacenes y catalogación de sus  colecciones.

El espacio, que forma parte de la red de museos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), ubicado en un antiguo edificio del centro histórico de la capital jalisciense, tendrá una propuesta acorde con el siglo XXI que incluirá herramientas sonoras, videos y mecanismos táctiles que se sumarán a la museografía tradicional, lo que le dará una nueva experiencia al visitante.
 

Para la puesta al día de los espacios y sus contenidos, la directora del recinto, Martelva Gómez Pineda, formuló en 2014 el proyecto “Museo Regional de Guadalajara hacia el Centenario 1918-2018”, que abarca cuatro líneas de acción: el inmueble, la colección, la investigación y la museografía. 

Como parte de la reestructuración, recientemente se inauguró la Sala El Museo de Ayer, que es una muestra de lo que será el proyecto de renovación del discurso museológico y de la conservación a la que serán sometidos el inmueble y la colección.

 


En este nuevo espacio se abordará la historia del museo desde su apertura a principios del siglo XX, su misión, los hombres que lo forjaron y su desarrollo hasta la década de los setenta del siglo pasado, detalló el investigador Otto Schöndube, curador de las salas de arqueología.

Entre las piezas que se incluyen en la sala sobresalen los bustos de Ixca Farías y Guadalupe Zuno, personajes que contribuyeron a la formación del recinto museístico; obras de arte contemporáneo, entre ellas una pintura de Diego Rivera, así como piezas arqueológicas de la región de Occidente y documentos históricos.  

Martelva Gómez expresó que para la formulación de los nuevos guiones que tendrá el MRG se han desarrollado tres coloquios interdisciplinarios, en los que especialistas en antropología, arqueología, historia y etnohistoria, así como del área de curaduría del museo presentaron algunas propuestas que serán la base para el discurso renovado.

Las propuestas museográficas plantean presentar una visión del desarrollo histórico cultural de Jalisco, no por especialidades como era anteriormente, sino mediante grandes salas diseñadas con una línea del tiempo que comenzará en la época contemporánea, seguirá en el siglo XX, la época decimonónica y concluirá en el periodo virreinal.

Las salas no serán monotemáticas, sino que enlazarán las diversas disciplinas y se integrarán piezas que son producto de las nuevas investigaciones en el Occidente de México.

El proceso histórico cultural será más integral, explicó Adriana Cruz, investigadora y responsable de la curaduría de las salas de pintura. Se tiene contemplado vincular la arqueología, la historia y la pintura en una lectura que ofrezca un panorama de lo que ha sido el devenir de Jalisco.

Es un privilegio poder participar en esta reestructuración, donde cada uno de los investigadores han aportado sus ideas para construir una nueva forma de presentar las colecciones”.

Gladys Abascal, curadora de las salas etnográficas, refirió que “el museo busca conjuntar las identidades jaliscienses. El objetivo es poner énfasis en lo local, para lo cual se prepara la Sala Qué lindo es Jalisco, que mostrará las cinco regiones del estado (Valles, Altos, Sur, Costa y Norte) y cómo se desarrollaron.

De forma paralela, el Departamento de Restauración del MRG atiende las obras que tenían más de cuatro décadas expuestas.

Graciela Abascal, curadora de las salas de historia, comentó que será un gran reto lograr la reestructuración para 2018  cuando se celebrarán los 100 años del museo, considerado el más importante del Occidente.

El museo, fundado en 1918 por Juan Ixca Farías y Álvarez del Castillo (1873-1948), cuenta con un acervo aproximado de 38 mil números de inventario, lo que habla de una de las colecciones más ricas al interior del país. Resguarda objetos paleontológicos, arqueológicos, históricos y etnográficos. Su pinacoteca alberga 850 obras de los siglos XVII al XX.

En 2006, se equipó el almacén de colecciones y actualmente se trabaja en su catalogación e inscripción en el Registro Público de Monumentos y Zonas Arqueológicos.

Los primeros trabajos de reestructuración del MRG se efectuaron en 2014, en el patio principal del inmueble construido en el siglo XVIII, donde se inició la modernización de la infraestructura eléctrica e hidráulica, misma que continuará este año; también se sustituyeron los pisos, se pintaron los muros y se hizo un nuevo núcleo de sanitarios. Posteriormente, se colocará un sistema de seguridad, servicio de Internet y se renovarán los aplanados, plafones y pisos de  las salas de exposiciones.

El recinto mantendrá abiertas siete de sus catorce salas: Mamut, Historia II, Etnografía I y II, Los Murillo, así como las dedicadas a las exposiciones temporales, mientras que la Sala de Arqueología y la Tumba de Tiro ocuparán una sola área.

El edificio que alberga al Museo Regional de Guadalajara fue construido en el siglo XVII para ser sede del Seminario Conciliar de San José. La construcción del inmueble colonial comenzó el 9 de julio de 1616. El claustro principal tiene columnas estilo toscano y portadas barrocas bajo los corredores; su frontispicio se compone de columnas corintias sobre basamentos en su primer cuerpo, rematado con perillones y el segundo está flanqueado por columnas salomónicas corolíticas.

Al estallar la Guerra de Independencia, la edificación se ocupó como cuartel militar y un año después como prisión. Tras la expedición de las Leyes de Reforma, en 1857, se convirtió en biblioteca. Durante la época porfirista fue liceo para varones.

El 10 de noviembre de 1918, a instancias de Ixca Farías y Jorge Enciso (1879-1969), se transformó en el Museo de Bellas Artes, Etnología e Instrucción de Bellas Artes. En 1923, pasó a ser el Museo del Estado, que hoy se conoce como Museo Regional de Guadalajara.


 

 

 

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (20160801_boletin _199.pdf)Descarga[Boletín 199]