La zona arqueológica es de las más importantes dentro de la reserva protegida en Quintana Roo. 

 

Pocos son los sitios prehispánicos de México en los que además de poder admirar sus antiguos templos también se puede disfrutar de un entorno natural singular, en el que se combinan la exuberante vegetación y el azul turquesa del Mar Caribe. Tal es el caso de la Zona Arqueológica de Muyil, antigua ciudad maya que se ubica a tan sólo 20 minutos de Tulum y a hora y media de Cancún.

Se trata de uno de los 20 sitios arqueológicos más importantes por su tamaño y cantidad de vestigios arquitectónicos, detectados dentro de la Reserva de la Biosfera de Sian Ka´an, en el estado de Quintana Roo, y que resulta muy atractivo visitar en estas vacaciones de Semana Santa.

Muyil, cuyo nombre procede del vocativo de una de las dos lagunas adyacentes (Muyil y Chunyaxché), representa uno de los sitios ambientalmente mejor conservados de la reserva protegida, hecho que lo hace un lugar atractivo para los interesados en conocer nuestra historia y convivir con la naturaleza.

El recorrido por el asentamiento maya —que alcanzó su mayor desarrollo en el Posclásico Tardío (1200/1250 al momento del contacto con los españoles 1500-1521)— inicia en el área conocida como Grupo de la Entrada, donde se observa el primer conjunto de construcciones como basamentos piramidales, templos, altares y plataformas.

Aquí llama la atención el pequeño edificio denominado por los arqueólogos como Estructura 7H3, que consiste en un templo doble con un adoratorio interior y en el que a pesar de tener más de 750 años de antigüedad, aún se pueden ver restos de estuco y pintura mural con tonalidades en rojo, negro y el característico azul maya.

Al seguir adentrándose por las veredas rodeadas de la abundante vegetación selvática, el asombro llega en el momento en que uno se topa con un templo de 17 metros de altura conocido como El Castillo y en cuya cima tiene un templo que asemeja a una torreta, lo que lo convierten en una estructura atípica para la región.

“Es la estructura de mayor importancia y altura en Muyil, cuyo edificio que está en la cúspide es de forma circular. No se sabe con exactitud cual fue su función, posiblemente se erigió para representar a la ceiba, el árbol sagrado de los antiguos mayas y cuyo tronco tiene espinas. Esta especie de torreta contaba con piedras salientes y que pudieron haber representado las púas de ese árbol”, comenta Carmen Trejo Alvarado, arqueóloga del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta), en Quintana Roo.

El Castillo cuenta con dos altares, en uno de los cuales en 2002, arqueólogos del INAH encontraron una ofrenda consistente en pequeñas cuentas pero en gran cantidad, hechas en piedra verde, concha y caracol. “Este hallazgo ha sido relevante si tomamos en cuenta que por la humedad de la región no es posible encontrar restos de esqueletos que nos pudieran aportar datos sobre los antiguos habitantes de este sitio”, refiere la investigadora.

Otro de los elementos que hace obligada la contemplación de este antiguo edificio maya es un friso estucado que se encuentra en la parte de atrás, que contiene la representación en relieve de dos garzas caminando en sentido opuesto.

El siguiente paraje en la visita por Muyil se da en el denominado Templo 8,  una construcción que descansa sobre un basamento piramidal de 20 por 15 metros, y que cuenta con dos accesos. “El espacio está delimitado por una albarrada de poca altura, esto indicaba que era un espacio de acceso restringido como fue el caso de sacerdotes”, refiere la arqueóloga Trejo.

Esta pequeña edificación es uno de los tantos ejemplos del estilo arquitectónico que se desarrolló en la región entre los años 1200 – 1500, denominado Costa Oriental y que consistió en estructuras con techo abovedado, accesos formado por columnas o pilares, y en ocasiones contaban con adoratorio interior.

Durante los trabajos de restauración del Templo 8, los especialistas del INAH dejaron a la vista una subestructura y una escalera que hay al interior del mismo, con la finalidad de que el público pueda apreciar la parte nuclear de un edificio prehispánico.

Si se sigue avanzando por el sendero se podrá observar que al centro de los conjuntos arquitectónicos sobresalen plataformas cívicas cuadradas con una escalera de cada lado, en alusión a los cuatro puntos cardinales, y por las cuales subían los personajes de alto rango para dar algún mensaje a la población.

De acuerdo con la arqueóloga Carmen Trejo, en la época prehispánica Muyil jugó un papel importante en la ruta comercial costera, pues si bien se ubica a escasos 12 kilómetros del Mar Caribe, su actividad económica se desarrolló por medio del par de lagunas colindantes.

“Como el sitio está tierra adentro, su conexión con el Caribe se dio a través de las dos lagunas, lo que permitía el acceso y salida de mercancías, participando así en la red de distribución con otros pueblos”, explica.

Por otra parte, desde 1986, año en que se decretó a la Reserva de la Biosfera de Sian Ka´an, el INAH y las autoridades ambientales han mantenido un trabajo conjunto tendiente a la protección y preservación del ecosistema, incluida la zona arqueológica, toda vez que ambos elementos representan un binomio, donde la naturaleza es parte de la belleza del sitio prehispánico y viceversa.

La visita a Muyil no podría concluir sin antes ir a la laguna que da nombre a la zona arqueológica y que se ubica a tan sólo un kilómetro de distancia. Ahí, se cuenta con un mirador al cual se puede subir y se tiene una vista panorámica de la laguna y su conexión con el Mar Caribe.

Es un espectáculo natural, donde el agua tranquila y transparente de la laguna de Muyil, se une con la del fuerte y azulado oleaje del mar abierto. También hay un embarcadero en el que los pobladores ofrecen paseos en lancha y que no hay que dejar de disfrutar.

¿Cómo llegar?

Muyil se encuentra a 22 kilómetros de Tulum y a 150 de Cancún, se llega por la carretera federal número 307.

Está abierto los 365 días del año, en horario de 8 a 17 horas. El costo es de 29 pesos y los domingos la entrada es gratuita para el público nacional. Quedan exentos de pago los menores de 13 años de edad, personas con discapacidad y de la tercera edad, así como estudiantes y maestros con credencial vigente.

Atención a medios de comunicación

 

  Arturo Méndez

 

Suli Kairos Huerta Figueroa
Directora de Medios de Comunicación

Foto del día

Coyolxauhqui