Jorge Agostoni.

*** Sin duda, fue uno de los personajes más destacados en la construcción del lenguaje museográfico mexicano

*** Su larga trayectoria en decenas de museos en México y en el extranjero lo hicieron merecedor de dos premios Covarrubias, entre otros galardones


Arquitecto de profesión, museólogo y museógrafo, Jorge Agostoni fue sin duda uno de los personajes más destacados en la construcción del lenguaje museográfico mexicano.

Sus primeras incursiones en la museografía se dan entre 1963 y 1964, cuando recién egresado de la Escuela de Arquitectura, de la Universidad Nacional Autónoma de México, trabaja en las salas del Museo Nacional de Antropología. Posteriormente, laboró junto con Mario Vázquez y Jorge Angulo en la primera museografía del Museo Nacional de las Culturas —una apuesta arriesgada tanto por el diálogo planteado con el inmueble de Moneda en que estuviera el Museo Nacional, como por las innovadoras propuestas curatoriales de Julio César Olivé y Beatriz Barba.

Su larga trayectoria en decenas de museos en México y en el extranjero, lo hicieron merecedor de dos premios Covarrubias: planeación y proyecto del Museo Nacional de Arte en 2001 y Museo de Historia Mexicana en Monterrey, Nuevo León, en 1996. También fue condecorado con la Medalla de Plata de las bienales de Arquitectura Mexicana IV y VII, por su trabajo en el Museo de las Culturas del Norte, en Paquimé, Chihuahua, y por el Museo del Telégrafo, en la Ciudad de México.

Jorge Agostoni, quien hoy falleció, se desempeñó tanto en el ámbito público como privado. Fue director de Planeación e Instalación de Museos en el Instituto Nacional de Antropología e Historia, de 1973 a 1977, y posteriormente fundó la compañía Museográfica, S.C. A lo largo de su carrera desarrolló proyectos tanto arquitectónicos como museográficos, además del trabajo docente que mantuvo activo a lo largo de toda su vida con conferencias y cursos sobre arquitectura y museografía.

Tuvo también una relación activa con el espíritu olímpico, debido a que conceptualizó y diseñó el Museo Olímpico, en Lausana, Suiza. Este proyecto lo hizo merecedor del Premio Museo Europeo del Año, otorgado por el Consejo de Europa y la Orden Olímpica, condecoración otorgada en 1995 por el Comité Olímpico Internacional; reconocimientos que dan cuenta de una relación que iniciara en 1967, cuando coordinó y diseñó dos eventos internacionales del Programa Cultural de los Juegos de la XIX Olimpiada, celebrada en México.

Entre su vasta trayectoria podemos mencionar su trabajo en los museos regionales de Guadalajara, Puebla y Cuauhnáhuac, en Cuernavaca; así como los museos Guillermo Spratling, en Taxco, Guerrero; el de las Misiones en Loreto, Puebla, y el Museo Mixteco. Recientemente había trabajado los proyectos museográficos del Nacional de la Revolución, de Arte Popular, Historia Natural y el Museo del Tequila y el Mezcal, por mencionar algunos.

La contribución de Jorge Agostoni a la práctica museográfica, a la docencia y a la conceptualización de espacios museales es, sin duda, decisiva para el legado de una tradición museográfica que ha caracterizado a nuestro país por su inventiva, su capacidad de adaptación y por la habilidad de desarrollar diálogos entre los espacios, las colecciones, los lenguajes formales y los discursos curatoriales.

Archivos adjuntos:
Descargar este archivo (20150911_boletin_235.pdf)Descarga[Boletín 235]

Atención a medios de comunicación

 

  Arturo Méndez

 

Suli Kairos Huerta Figueroa
Directora de Medios de Comunicación

Foto del día

Joya del Barroco