Recorrido cultural por los inmuebles que fueron testigos de la Santa Inquisición, en la Ciudad de México. 


Un recorrido cultural por los lugares que fueron testigo de los juicios y penas que imponía la Santa Inquisición en la Nueva España para castigar la herejía, la poligamia y la literatura prohibida, es el que organiza el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y en el que público podrá profundizar sobre el tema y desmitificar algunas ideas sobre las “atrocidades” efectuadas por el Tribunal del Santo Oficio.

La visita guiada por el etnohistoriador Armando Ruiz Aguilar, tendrá lugar el próximo 21 de febrero, donde se abundará sobre la serie de medidas que impuso la Corona Española a través de la Santa Inquisición, a partir de 1571 y hasta 1820, como la prisión, los azotes, la soga y la hoguera.

Las historias del Tribunal del Santo Oficio –actual sede del Museo de la Medicina Mexicana de la UNAM–, la cárcel en Santo Domingo, la Cruz Verde y el Quemadero de San Diego –hoy Alameda Central– volverán a tener vida a través de este paseo por las calles del Centro Histórico de la Ciudad de México, como parte de las actividades del programa de Turismo Cultural del INAH.

La visita por los inmuebles significativos donde hubo actividad de la Santa Inquisición, iniciará en la Plaza de Santo Domingo que estuvo rodeada del Tribunal, la cárcel y el Templo de Santo Domingo del siglo XVI.

El Templo de Santo Domingo, de fachada estilo barroco, es un recinto dedicado a la Asunción y alberga 11 altares dedicadas a santos, mártires y vírgenes.

En el edificio que ocupa la Escuela y Museo de la Medicina Mexicana, el especialista del INAH hablará de la obra y del suicidio del poeta Manuel Acuña, “estudiante de medicina que, ante la negativa de Rosario de ser su novia, se quitó la vida. Hace años, en ese sitio estuvo el consulado de Chile y Pablo Neruda hizo recorridos por esa zona, también hablaremos de ello”.

Durante el recorrido, se mostrarán fotografías y litografías de los inmuebles en distintas épocas que permitirán tener una idea clara de cómo han cambiado estos espacios históricos. Además se leerán algunos documentos de fray Juan de Zumarraga, quien ejerció el cargo de inquisidor apostólico y se encargó de notificar los juicios de la Inquisición.

“Por ejemplo, se castigaba la poligamia, pero los indios estaban acostumbrados a ella, por lo que la Inquisición trató de acotarla al inicio de la evangelización, porque no podían ser herejes sin que primero hayan sido evangelizados”, explicó Ruiz Aguilar.

El paseo cultural incluye una parada en lo que alguna vez fue el Quemadero de San Diego –ahora Alameda Central– para hablar de las penas públicas que imponía el Tribunal del Santo Oficio.

El objetivo del recorrido llamado Baco y Clío por la ruta de la Inquisición –haciendo referencia al dios del vino y a la musa de la historia– es conocer el funcionamiento de la Santa Inquisición durante la Colonia, las diferencias de su desarrollo entre Europa y América, las penas que se imponían y cómo ha cambiado la imagen urbana del Centro Histórico de la Ciudad de México.

“Las personas interesadas en el tema tendrán una idea general de lo que fue la Inquisición, se mencionarán las referencias bibliográficas para profundizar y también servirá para ver qué es verdad, si hubo tantas atrocidades en el Tribunal de la Inquisición, el tipo de torturas, etc.”, mencionó el etnohistoriador.

El recorrido se realizará el próximo 21 de febrero a las 12 horas, además del 21 y 28 de marzo, horario por confirmar. Mayores informes sobre el recorrido a los teléfonos 55 53 23 65 y 55 53 38 22 o en las oficinas de Turismo Cultural del INAH, ubicadas en el Museo Nacional de Antropología, en Paseo de la Reforma y Gandhi.

Atención a medios de comunicación

 

  Arturo Méndez

 

Suli Kairos Huerta Figueroa
Directora de Medios de Comunicación

Foto del día

Muralla de serpientes, Tenayuca, Estado de México