*** Especialistas japoneses mostrarán sus técnicas milenarias para restaurar bienes culturales en soporte de papel
 

*** El curso se realiza a partir de hoy y hasta el 22 de noviembre en la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC)


Con una antigüedad milenaria como soporte para registrar conocimientos, acontecimientos, arte y visión del mundo, el papel sigue siendo hoy un material muy importante en la comunicación humana, contenedor del saber universal y reservorio fundamental de nuestro pasado, expresó la doctora Teresa Franco, directora general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), al inaugurar el Curso Internacional de Conservación de Papel en América Latina. Un encuentro con Oriente.

De ahí —prosiguió Franco— la trascendencia del Curso Internacional de Conservación de Papel que hoy inicia en el marco del Programa de Conservación del Patrimonio Cultural en América Latina y el Caribe (LATAM) que impulsa nuestra institución con el Centro Internacional de Estudios de Conservación y Restauración de Bienes Culturales (ICCROM), de la UNESCO, y del cual orgullosamente México es sede.

La directora del INAH también refrendó los principios y misión con que fue creado el Instituto Nacional de Antropología e Historia en 1939, “como organismo del Estado mexicano que protege, conserva, investiga y forma científicos en todas las ramas de la antropología y en la historia, y que difunde la riqueza cultural de nuestro pueblo”.

El encuentro que se realizará a lo largo de las próximas dos semanas a partir de hoy en la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC) participan especialistas de Japón, entre los que se encuentran Wataru Kawanobe, director de Cooperación Internacional del Instituto Nacional de Investigación sobre Bienes Culturales; los profesores Masato Kato, Atsushi Ogasawara y Kyoko Kusunoki del mismo instituto, así como los profesores Florencia Gear de Argentina y Luis Crespo de España, quienes entrarán en diálogo con los expertos mexicanos.

La directora del INAH resaltó la importancia de que especialistas de Japón ofrezcan su conocimiento a sus colegas mexicanos, pues “el conocimiento y técnicas japonesas en la conservación de papel son reconocidas mundialmente por su calidad y factura. Por eso hemos retomado la experiencia del Curso Internacional de Conservación de Papel Japonés, que desde 1992 realiza en conjunto el Instituto Nacional de Investigación sobre Bienes Culturales de Tokio con el ICCROM, para aplicarlo con modificaciones relevantes en nuestra región”.

Añadió que con ello, el INAH está innovando en el desarrollo de técnicas particulares para la conservación de nuestro patrimonio cultural, adaptando el saber y la tradición oriental a las fibras de los diversos papeles que se han creado y utilizado en nuestra región latinoamericana y del Caribe”.

Durante el curso los restauradores aprenderán y experimentarán con distintos materiales, herramientas y técnicas a preparar y a aplicar los adhesivos de almidón de trigo “shin’nori”, de almidón envejecido “furunori” y de alga marina “funori”, así como distintos tipos de almidón de América Latina y métodos de cocción; la manufactura del minogami y la variedad y características del papel japonés Washi; y técnicas de injerto y laminado.

Con este curso internacional, indicó Franco, los especialistas mexicanos sabrán cómo conservar mejor el patrimonio oriental que forma parte de colecciones del INAH, como son por ejemplo los Kakemonos que se encuentran en el Museo Nacional de las Culturas.

En ese sentido, Marie Vander, coordinadora del curso, señaló que la participación de los especialistas japoneses es fundamental porque ellos trabajan el papel desde tiempos milenarios y sus técnicas de elaboración las retoman para la conservación y restauración de este material.

Explicó que en la CNCPC se han retomado las técnicas japonesas, pero se deben adecuar a los papeles que aquí se tienen como soporte. “Lo que más se ha incorporado en todo el mundo es el papel japonés como soporte auxiliar”.

Vander señaló que a nivel internacional no se puede decir que Japón  está a la vanguardia, pues cada país hace lo que mejor conviene a su patrimonio.

“En aquella nación sus obras están en un mismo papel, mientras que en México y otras partes del mundo se aplica el papel japonés a otros soportes, y aunque no están a la vanguardia sí tienen técnicas milenarias de elaboración de papel. México está a la altura, pues siempre está pendiente de las nuevas técnicas y herramientas y está atento a lo que ocurre en otros países.

En el acto inaugural también estuvieron presentes Stefano De Caro, director general del Centro Internacional de Estudios de Conservación y Restauración de Bienes Culturales (ICCROM); Wataru Kawanobe; director de Cooperación Internacional del Instituto Nacional de Investigación sobre Bienes Culturales de Tokio; César Moheno, secretario técnico del INAH; Valerie Magar, coordinadora nacional de Conservación del Patrimonio Cultural, del INAH.

Por su parte, Wataru Kawanobe; director de Cooperación Internacional del Instituto Nacional de Investigación sobre Bienes Culturales de Tokio, agradeció el interés por la conservación del papel japonés, sus propiedades, hechura, caligrafía y pintura.

Destacó que en el curso para América Latina se verán  técnicas tradicionales de conservación de papel en Japón y su aplicación internacional, y contará con la participación de conservadores expertos, quienes ofrecerán sus conocimientos, información y técnicas avanzadas que serán de gran beneficio para sus proyectos de restauración.

Finalmente, Stefano De Caro, del ICCROM, mencionó que su experiencia con las técnicas de conservación de papel japonés comenzó en la década de los noventa del siglo pasado, y a América Latina llegaron mediante programas de preservación y conservación de este material y posiblemente en un futuro se extenderá a otras regiones del mundo.

Atención a medios de comunicación

 

  Arturo Méndez

 

Suli Kairos Huerta Figueroa
Directora de Medios de Comunicación

Foto del día

Joya del Barroco