Significado

Se denominó como Teopantecuanitlán debido a una reunión que tuvieron los pobladores vecinos del sitio para decidir éste. En náhuatl es traducido como “El lugar del templo de los dioses jaguares”.

 

Importancia Cultural

El sitio se localiza a 8 km, de la confluencia de los ríos Mezcala y Amacuzac. Su importancia radica en ser el único asentamiento con arquitectura monumental de estilo olmeca en el estado Guerrero.

A partir de las investigaciones en el sitio por parte de las arqueólogas Guadalupe Martínez Donjuan, Christine Niederberger y Rosa María Reina Robles, se pudo conocer una extensa secuencia ocupacional, siendo el periodo Preclásico el que mejor se conoce; el cual se divide en 3 etapas a lo largo de 800 años. Tales fechas se tienen calibradas por carbono 14.

La primera etapa corresponde a los años 1400 a. C. al 900 a. C. La segunda abarca de 900 a. C al 800 a. C y la última es la tercera del 800 a. C. al 600 a. C. A estos periodos le sigue un asentamiento Clásico y posiblemente Epiclásico, estos no han sido estudiados todavía, por lo que desconocemos las características culturales que los caracterizan.

Se ha propuesto que Teopantecuanitlán ocupó un importante papel en el acopio, manufactura y redistribución de productos suntuarios, cuya materia prima procedían de las tierras costeras y tropicales de Guerrero, las cuales circulaban hacia la cuenca de México, destacando los trabajos en concha marina para manufacturar ornamentos.

El sitio arqueológico sobresale por el área religiosa monumental caracterizada por el recinto, donde se encuentra un “Juego de Pelota Ritual”, ubicado en un patio hundido y custodiado por 4 esculturas de estilo Olmeca, que posiblemente estén representando a 4 dioses felinos. Éstos se encuentran sobre los muros oriente y poniente, que delimitan dicho patio, donde se encuentra el “Juego de Pelota Ritual”. Esta posición se cree que debió tener algún tipo de relación con fenómenos astronómicos, como el equinoccio, aspecto que nos indica el manejo de un calendario que estaría enfocado principalmente a registrar el ciclo agrícola.

También llaman la atención la gran cantidad de escultura que se encuentra dispersa por la plaza que antecede al área del Recinto al Norte. Aquí podemos identificar claramente las representaciones de una escultura de rana, y un fragmento de una pequeña cabeza al estilo Olmeca.

 

Acceso

Se encuentra al norte de Tlalcozotitlán, extendiéndose entre los ríos Amacuzac y Mezcala lo cual significa que este sitio arqueológico está ubicado en la porción norte de la región de la Montaña y corresponde al municipio de Copalillo.

Para arribar al sitio es necesario tomar la Autopista No. 95 (México-Acapulco) y, posteriormente, tomar la desviación hacia el oriente que conduce a Paso Morelos. A partir de este poblado se debe continuar sobre la carretera que traslada, en dirección sur, a los poblados de Tuzantlán, Apanguito, Atenango del Río y Copalillo, consecutivamente. Al llegar a este último poblado es necesario tomar el camino de terracería que conduce a Tlalcozotitlán y transitar sobre éste aproximadamente 20 kilómetros hasta arribar al sitio.

 

Servicios disponibles en la zona: La zona posee recepción, baños secos-ecológicos y estacionamiento.

 

Horario: Lunes a Domingo de 09:00 a 17:00 horas

 

Recomendaciones: Se recomienda llevar zapatos cómodos, sombrero o gorra y abundantes líquidos para realizar el recorrido.

 

Contacto: Centro INAH Guerrero 747 4 71 71 21 y 4 72 00 35

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.