"La Conquista a sangre y fuego", con imágenes de códices y otras piezas históricas.

En Museo Nacional de Antropología


CONMEMORAN 490 AÑOS DE LA CAÍDA DE TENOCHTITLAN

*** Este 13 de agosto, fecha en que se recuerda la efeméride, se inaugura la exposición La Conquista a sangre y fuego, compuesta por imágenes de códices y piezas históricas

*** La muestra da cuenta de la visión indígena de la Conquista, para ofrecer otra percepción de los mitos que prevalecen en torno a este momento histórico del país

 
Explorar la visión indígena de la caída de Tenochtitlan en 1521, que quedó plasmada en diversos códices, y adentrarse en nuestra propia historiografía, ayudará a tener otra percepción de los mitos que prevalecen en torno a este momento histórico, del cual este 13 de agosto se conmemoran 490 años, indicó Diana Magaloni, directora del Museo Nacional de Antropología (MNA), recinto donde este sábado se inaugura una exposición alusiva a esta efeméride.

La Conquista a sangre y fuego, es el título de esta muestra integrada por imágenes de códices y piezas históricas, como el estandarte de Hernán Cortés, prestado por el Museo Nacional de Historia, así como la reproducción de un macuahuitl (macana mexica), que ofrecen un recorrido cronológico por los diversos sucesos registrados durante esta etapa de la historia de México.

Láminas con reproducciones digitales de códices, como el Florentino, Atlas de Durán,  Azcatitlan, Historia Tolteca Chichimeca y Telleriano-Remensis, entre otros, forman parte de esta exposición montada en el vestíbulo del Museo de Antropología, y donde también se exhiben objetos representativos del armamento utilizado por los mexicas, acervo que permitirá al público acercarse a este patrimonio histórico, y comprender este suceso desde la mirada indígena.

“Son muchos los códices que hablan de este tema, aunque la mayoría salieron del país entre los siglos XVI y XIX. El Florentino, por ejemplo, fue escrito en 1555 y constituye la única historia narrada de la Conquista, la única crónica entera de la guerra, porque en casi todos estos documentos sólo se abordan algunas batallas fundamentales, como la matanza de Cholula y la Batalla de Tóxcatl o del Templo Mayor.

“Los acontecimientos narrados en la historiografía indígena se interpretan bajo la conjunción de la historia y el cosmos, donde las eras cósmicas estaban en la estructura del pensamiento mesoamericano, de tal manera que la llegada de los españoles fue entendida bajo esta visión, como el cambio de era”, explicó Diana Magaloni.

La directora del MNA abundó que el Códice Florentino incluye voces de quienes pelearon la guerra, de acuerdo con la traducción al español del texto en náhuatl; “lo que nos permite conocer la óptica indígena de la Conquista, la cual trasciende el mito de la superioridad española y de que unos cuantos hombres conquistaron Tenochtitlan.

“El propósito académico, reflexivo y de difusión, que tiene el Museo de Antropología, es que podamos revisar este tema como mexicanos, explorar y entender esa versión indígena, respecto de esta parte de nuestra historia”, aseveró Magaloni Kerpel.

Por su parte, Francisco González Hermosillo, investigador de la Dirección de Estudios Históricos y curador de la exposición, señaló que el propósito de la muestra es mostrar un “friso cronológico” del proceso de Conquista española, a través de un conjunto de 51 láminas y 25 objetos.

“La exposición arranca con la llegada de los barcos a Veracruz, las primeras incursiones de los ibéricos en los señoríos totonacas de la Costa del Golfo, el ascenso hacia el Altiplano y el enfrentamiento con las grandes sociedades militares indígenas, primero con los tlaxcaltecas y después los cholultecas, con quienes se libraron cruentas batallas.

Estas luchas sangrientas, dijo, fueron una advertencia que cundió en toda Mesoamérica, de lo que le podía suceder a todos los señoríos que no se sometieran pacíficamente. De este modo, llegaron a Tenochtitlan, donde se produjo el gran desenlace en 1521. La caída de la urbe mexica marcó la incorporación de Mesoamérica a la Corona española.

“El recorrido continúa con la revisión de la vida cotidiana de los indígenas en los primeros momentos después de la toma de Tenochtitlan. Se muestran imágenes del Códice de Huexotzinco —que data de 1531—, las cuales ya no habla de la guerra, sino de las situaciones derivadas de la imposición española a la sociedad indígena. En este documento se plantean las protestas de la gente ante los tribunales de la Nueva España, contra el excesivo y desmedido tributo exigido por el conquistador Nuño de Guzmán.

A su vez, Bertina Olmedo, curadora de la Sala Mexica del MNA, comentó que el interés de mostrar el armamento mexica en la exposición, es dilucidar el mito de que los indígenas sólo pelearon con palos y obsidianas. “No es así, los mexicas tenían un armamento muy bien adaptado, eficaz; eran guerreros muy capaces porque los preparaban desde pequeños, todos los niños iban a la escuela de guerra”.

En este sentido, dijo La Conquista a sangre y fuego incluye la reproducción de un chimalli, que es un escudo de plumas prestado por el Museo Nacional de Historia “Castillo de Chapultepec”, así como de armaduras españolas de metal, y otros objetos que los mexicas utilizaban para la pesca y la cacería, como el arco y la flecha, que sabían usar a la perfección.

“Fueron armas fundamentales, lo mismo que las lanzas de madera con la punta lanceolada y recubierta de navajas de obsidiana. Asimismo, usaban el macuahuitl, que era como una macana de madera plana, con los lados dotados de navajillas de obsidiana, y que constituía un arma muy poderosa, al igual que el atlatl, un lanzadardos de madera, en el que se colocaba la flecha y se lanzaba con mucha velocidad y a grandes distancias”.

En la muestra destacan además, dos esculturas de guerreros mexicas, representantes de las dos órdenes de mayor prestigio: los guerreros águila y jaguar, y una honda mexica, “armas que aterrorizaban a los españoles”.

Bertina Olmedo comentó que es necesario ver la caída de Tenochtitlan desde diversos ángulos. “Los españoles ganaron porque sitiaron la ciudad, y con ello impidieron la llegada de alimentos; por enfermedades traídas por los conquistadores, que se propagaron de forma brutal entre los indígenas, y porque se desató una especie de guerra civil en la que muchos pueblos nativos se pusieron en contra de los mexicas”.

Al respecto, Diana Magaloni mencionó que como preámbulo de la toma de la capital tenochca, en mayo de 1520 se registró la Matanza de Tóxcatl o del Templo Mayor, en un momento en el que los mexicas estaban desarmados porque celebraban la danza de la serpiente en honor a Huitzolopochtli y Tezcatlipoca.

“Mientras la gente estaba danzando, los españoles rodearon la urbe y entraron montados a caballo, para matar a hombres, mujeres y niños; se corrió la voz del ataque y llegaron los tlatelolcas para defender la ciudad, con este apoyo, en una semana los indígenas lograron derrotar a más de 300 hombres que habían llegado con Cortés. Ocurre entonces lo que se conoce parcialmente como ‘La noche triste’, cuando lo que deberíamos recordar es la Batalla de Tóxcatl.

“A partir de ahí, surge entre los españoles la estrategia de sitiar la ciudad y al cabo de un año, en la misma fecha, entran de nuevo. Si no sabemos esto, ni tenemos presente la Batalla de Tóxcatl y lo valiente que fueron los guerreros, no podremos tener una cabal comprensión del suceso”, subrayó Magaloni.

La Conquista a sangre y fuego se inaugura este sábado 13 de agosto, a las 12:00 horas, en el espacio conocido como la Media Luna del MNA. La muestra estará acompañada de un ciclo de conferencias, en el que participarán Diana Magaloni, Francisco González-Hermosillo, Luis Barjau, Salvador Rueda y Bertina Olmedo; todos los jueves, del 18 de agosto al 15 de septiembre, a las 12:00 horas.

También se presentará un ciclo de cine-debate, con la proyección de las películas La otra conquista, Cabeza de Vaca. El conquistador conquistado, Aguirre. La ira de Dios, Eréndira Ikikunari. La indómita y La misión; se proyectarán los sábados del 13 de agosto al 10 de septiembre, a las 13:00 horas.

La exposición permanecerá en exhibición hasta el 17 de septiembre, y podrá verse de martes a domingo, de las 9:00 a las 19:00 horas. Entrada gratuita. El MNA se ubica en Reforma y Gandhi, Bosque de Chapultepec.
 

Atención a medios de comunicación

 

Gabriel Ulises Leyva Rendon

ulises_leyva@inah.gob.mx

Director de Medios de Comunicación


  Arturo Méndez

Atención a medios de comunicación

 

Foto del día

Panteón Jardín. Ciudad de México